El nuevo Ordoño se controlará con siete cámaras de seguridad y se reurbanizará para nivelar la calzada a las aceras

Avenida de Ordoño II sin el tránsito de vehículos. / Campillo

El alcalde traslada la normalidad en la zona tras el cierre al tráfico, asegura que la presencia policial se mantendrá los próximos días con carácter informativo y prevé una dotación en los próximos presupuestos para dotar de apariencia peatonal el vial

A. Cubillas
A. CUBILLASLeón

Segundo día de Ordoño II cerrado al tráfico y la normalidad reina en el entorno. Era lo previsto tras el cierre de la avenida durante los ocho meses con motivo de las obras de asfaltado y los estudios de tráfico realizados por el Ayuntamiento.

En cualquier caso, la presencia de la Policía Local al acceso de Ordoño en la plaza de Guzmán se mantendrá en los próximos días con carácter permanente y meramente informativo.

Posteriormente y con la mayor brevedad posible aunque sin fecha aún concreta, está previsto que se instale el control de acceso similar al del casco histórico y que contará con siete cámaras de vigilancia.

Así lo ha señalado este jueves el alcalde de León, José Antonio Diez, que 36 horas después del cierre al tráfico, se muestra satisfecho por la medida. Eso sí, con matices. Diez es consciente de que Ordoño II necesitará una reurbanización para lograr el aspecto de peatonalización.

Así para dotar de una apariencia urbana y peatonal, el Ayuntamiento de León entiende necesaria la reurbanización el vial eso sí, remarcó Diez, con el menor coste posible. Para ello, prevé incluir una partida en los próximos presupuestos.

En este sentido, como primera medida la nivelación entre las acercas y la calzada para lograr una superficie continua a toda la avenida. Eso supondrá, según señaló Diez, un recrecimiento del aglomerado que, en cualquier caso, se alejará del asfaltado convencional.

El reto final, ganar cada vez más espacio para el peatón y dotar vida a Ordoño II, impulsando eventos, encuentros y actividades ciudadanas «que den valor al espacio ganado».

«Es cierto y evidente que hay cuestiones que resolver. Pero no olvidemos que se trata de una situación provisional y que posteriormente habrá que intervenir para modificar la apariciencia que PP y Ciudadanos nos dejaron de carretera», señaló Diez.

Arreglando «chapuzas»

Precisamente, Diez se mostró especialmente crítico con Gemma Villarroel, portavoz de Cs, a la que recordó que su único objetivo es arreglar el «desaguisado y la chapuza» que obligó a realizar al PP.

«No hemos hecho nada que pueda arreglar el desaguisado que ella dejó porque no disponemos de recursos dado que se despilfarraron en una actuación que no valía para nada. Ordoño II se ha cortado sin más. Ahora habrá que estudiar cómo se conecta con el casco histórico y darle un entorno más urbano y peatonal».

Para ello, la intención del equipo de gobierno es impulsar un concurso de ideas para que expertos plasmen sus propuestos que permitan salvar la plaza de Santo Domingo. En cualquier caso, remarcó, por el momento no se ha lanzado aunque se llevará a cabo «con la mayor brevedad posible».

Sin cambios a corto plazo

Por último, Diez aseguró que por el momento no se plantearán cambios a corto plazo, manteniendo abiertas al tráfico las calles de Alfonso V y Gil y Carrasco. En cualquier caso, no descarta cambios del tráfico en el entorno de Ordoño II e incluso crear vías de doble sentido.

«Más adelante, cuando se vaya consiguiendo el fin y el objetivo que se marcan todas las ciudades europeas de sacar el tráfico de su centro y cuando se solventan estas primeras cuestiones, se irán tomando decisiones como posibles cierres o peatonalizaciones de otras vías. Eso se irá viendo según el funcionamiento del tráfico», concluyó Diez.