Opositores de Educación Física denuncian «numerosas irregularidades» en la prueba celebrada en León

Momento previo al inicio de las pruebas en León./
Momento previo al inicio de las pruebas en León.

709 personas participaron del examen, que se dividía en dos pruebas físicas y otra teórica, para conseguir alguna de las 35 plazas convocadas por la Junta de Castilla y León

LEONOTICIAS

«Desde el colectivo de opositores afectados por esta situación denunciamos la misma para acabar con estos corralitos y abogar por la transparencia». Así concluye la denuncia lanzada por un grupo de personas que se sienten perjudicados tras la última convocatoria de oposiciones lanzada por la Junta de Castilla y León.

El pasado 23 de junio, la capital leonesa acogía dicha prueba a la que se presentaron 709 opositores de Educación Física, que fueron divididos en siete tribunales, y que aspiraban a una de las 35 plazas de secundaria.

Sin embargo, dicho proceso, y según apuntan desde un colectivo, «ha estado marcado por numerosas irregularidades que han afectado a todos los aspirantes».

La primera prueba constaba de dos partes: desarrollo de un tema escrito y dos pruebas físicas y tres de habilidad deportiva. En el segundo apartado llegaron los problemas.

«En las pruebas físicas de agilidad y resistencia existían unos baremos objetivos con tiempo y puntuación, pero la primera de ellas se realizó en una pista cuyo firme estaba en mal estado y la segunda ha habido desigualdad en las condiciones de realización, dado que algunos opositores tuvieron que correr en las horas centrales del día», reclaman estas personas que participaron de la prueba. Además, en las de habilidad, los aspirantes «no tenían claro qué instrumentos de calificación se utilizaron».

Pero lo tuvieron aquellos examinados que aportaban certificados médicos relacionados con embarazos, lesiones o limitación de actividad física a los que «no se les ha cedido una adaptación y no han podido realizar dichas pruebas en igualdad».

El 'cupo máximo'

Para superar la primera prueba era imprescindible obtener una calificación positiva en ambas partes pero, manifiestan, «se aplicó un cupo máximo de aprobados, que fue de 20 opositores».

La segunda parte de la oposición celebrada en León fue realizada ya en el mes de julio y consistía en demostrar las cualidades docentes de cada uno. «La sorpresa ha sido que en cada tribunal han aprobado exactamente el mismo número de personas: seis; y los suspendidos han recibido una nota muy similar».

La denuncia finaliza aseverando que establecer un cupo máximo de aprobados vulnera los principios legales de independencia y objetividad de los órganos de selección, algo reflejado en al convocatoria de las oposiciones y en el Estatuto Básico del Empleado Público. Y todo ello ha llevado al colectivo a exponer su queja de forma pública.

Contenido Patrocinado

Fotos