https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El obispo de León celebra su medio siglo de sacerdocio llamando al «compromiso por la vocación»

Solemne acto en la Catedral de León./
Solemne acto en la Catedral de León.

Durante dicho celebración, Julián López ha ordenado a un nuevo diácono y a cinco presbíteros en la Catedral

Leonoticias Diario digital
LEONOTICIAS DIARIO DIGITALLeón

«Servid con amor y con alegría». En esta invitación que realizaba esta mañana en la Catedral el obispo de León, Julián López, se condensaba el mensaje de la celebración con la que se ha puesto el broche al Año Pastoral Diocesano Vocacional que ha venido celebrando toda la Iglesia de León a lo largo del curso pastoral que hoy concluye. Una jornada de culminación para una convocatoria que, según el obispo Julián López, «ha tratado de despertar y estimular en todos la urgencia de las vocaciones y de esta misma celebración debería brotar en nosotros esta misma convicción».

Trabajo vocacional

«Nuestra vocación es algo grande porque supone una especial gracia divina» subrayó el obispo de León, para señalar a continuación que «merece la pena, que aunque acaba el curso pastoral, debemos seguir profundizando y comprometiéndonos mucho más a fondo en esta tarea». Y en ese sentido, López Martín señaló que, «después de haber sembrado una inquietud y haber hecho crecer entre nosotros la conciencia del problema pastoral que nos aflige», se hace ahora más necesario que nunca «pasar a la acción y salir de nuestros miedos y nuestra atonía y ponernos a trabajar en este campo de las vocaciones en el que la clave sigue estando en el testimonio personal, en la atención constante a los jóvenes y a los niños y en la renovación de nuestras actitudes apostólicas, sin olvidar la oración y la inmersión en la Palabra de Dios».

Esta llamada a dar continuidad en la Diócesis a las prioridades del trabajo que se ha desarrollado en el Año Pastoral Diocesano Vocacional que ahora concluye y que quiso subrayar en su homilía en obispo Julián López, estuvo acompañada por un mensaje especial para el nuevo presbítero, Manuel Ramón Mariño Toubes, y los cinco nuevos diáconos transitorios con vista al presbiterado, Erick Martín Chirinos Quispe, Davor Lucio Coca la Torre y David Merini, del seminario Redemptoris Mater Virgen del Camino, y Jeremías García de la Iglesia del Seminario Conciliar San Froilán, junto con Juan José Lanero Fernández, ordenado también hoy en su caso como quinto diácono permanente de la Diócesis, «por haber experimentado el amor de Cristo y por dar una respuesta generosa a la llamada de Dios».

50 aniversario

Además, en esta histórica celebración de hoy sábado día 30 el obispo de León ha conmemorado el 50 aniversario de su propia ordenación presbiteral, que tenía lugar el día 30 de junio de 1968 en la Catedral de Zamora. Una efeméride que ha dado pie al obispo Julián López a hacer suyas en la homilía «unas palabras del Papa Pablo VI, que será próximamente canonizado, el Papa de mi juventud en el Seminario y de mis primero años de ministerio a quien tuve la gracia de conocer y saludar personalmente, y que pronunció el 17 de mayo de 1970, Domingo de Pentecostés, el mismo día en que él celebraba la bodas de oro de su propia ordenación sacerdotal: 'Cincuenta años no han bastado para borrar la memoria de aquel hermoso y sencillo episodio de mi humilde historia personal; realmente, ser sacerdote es algo grande; ¡Gracias a ti, oh Padre, que sin mirar mi pequeñez me dirigiste tu llamada para que yo, tímido e inexperto estuviese más cerca de ti, y me salió del corazón esta respuesta: ¡In nomie tuo! , en tu nombre Señor, hágase según tu Palabra».

Y todo en una jornada que ha puesto el broche al Año Pastoral Diocesano Vocacional que se ha venido celebrando a lo largo del curso que ahora termina y que, con el lema «Venid y veréis», ha pretendido, según el objetivo que fijaba el obispo en el Decreto de convocatoria del Año Vocacional, «recordar a los fieles la importancia del ministerio presbiteral ante la urgencia pastoral que vive la Diócesis de León, un deber grave y urgente para que entre todos logremos una nueva y verdadera cultura vocacional».

 

Fotos