Más de la mitad de las empresas leonesas prevé una recesión en los próximos cinco años

Más de la mitad de las empresas leonesas prevé una recesión en los próximos cinco años

Los empresarios se protegen reduciendo costes y asegurando los pagos de sus clientes, aunque España está entre los cinco países europeos con previsiones menos negativas sobre una posible recesión económica

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La desaceleración económica, el descenso de las exportaciones y los mayores riesgos de deuda a futuro son tres de los factores que marcan el devenir de las empresas leonesas en 2019. El nuevo Informe Europeo de Pagos elaborado por 'Intrum', compañía líder en gestión de créditos y activos, apunta que el 52% de las empresas castellano y leonesas encuestadas ve posible que se produzca una recesión en los próximos 5 años.

Este porcentaje, que supera la mitad del tejido empresarial de Castilla y León, se sitúa ocho puntos por encima del promedio español (44%) y coloca a las empresas castellano y leonesas entre las 3 regiones que actualmente tienen peores previsiones sobre la situación económica del país, al mismo nivel que las gallegas.

Cautela y protección ante impagos, claves ante una desaceleración

'Intrum' también ha querido conocer cómo reaccionan las empresas ante la ralentización de la economía en la eurozona y qué medidas de protección emplean para mantener su competitividad en el mercado.

Para afrontar esta incertidumbre, el 26% de las empresas de Castilla y León opta, en primer lugar, por establecer un plan de reducción de costes. Una cifra 12 puntos inferior a la media española (38%) que sitúa a esta comunidad entre las regiones menos partidarias de realizar recortes para hacer frente a una desaceleración económica.

No obstante, la bajada de costes no siempre va unida a un descenso de la contratación de nuevos empleados. En la Castilla y León, sólo el 7% de las organizaciones planea reaccionar a la desaceleración económica con una caída del reclutamiento.

La precaución a la hora de endeudarse es una de las máximas que tan solo adopta el 5% de las organizaciones castellano y leonesas para prevenir su negocio de la desaceleración económica, porcentaje muy inferior a la media nacional (30%).

Sin embargo, para asegurar su futuro, según refleja el Informe de Pagos de Intrum, las compañías castellano y leonesas no solo eligen la prevención, sino que también aseguran el pago de sus clientes. Máxime cuando, en el último año, las pérdidas por impago han alcanzado el 1,3% de sus ingresos anuales, cuatro décimas menos que la media española (1,7%).

En cuanto a las medidas para evitar pérdidas, el 17% de las empresas castellano y leonesas toman medidas para garantizar los pagos de sus clientes y así salvaguardar su negocio ante una posible crisis financiera, tres puntos menos que el promedio español (20%).

Incrementar las ventas, una salida para el 5% de las compañías castellano y leonesas

Otro aspecto que ha querido analizar 'Intrum' es el porcentaje de empresas que buscan ser competentes en un mercado debilitado incrementando sus ventas.

Una fórmula en la que se encuentran diferencias entre la media castellano y leonesa y la española, pues las empresas de la comunidad son las que menos apuestan por esta medida. Tan solo un 5% lo contempla, frente al 16% de compañías españolas.

España, entre los cinco países europeos con previsiones menos negativas

Entre las casi 12.000 organizaciones entrevistadas pertenecientes a 29 países, las empresas españolas se sitúan entre los cinco países más optimistas frente a la idea de una recesión, al mismo nivel que Francia.

En el extremo opuesto se encuentra Grecia, donde el 93% de las organizaciones está preocupada por la recesión económica, bien porque considere que su país ya está inmerso en ese proceso, o bien porque cree que lo estará en los próximos años.

En la misma línea se encuentran las empresas italianas (84%), especialmente después de que, según el Instituto Nacional de Estadística (Istat), en enero de 2019 el país entrase oficialmente en recesión por tercera vez. Una situación, que, a pesar de haber sido ya superada por Portugal, continua sin calar en las empresas lusas, pues 8 de cada 10 siguen pensando que habrá una recesión a corto plazo.