León se rinde a la tradición taurina en la corrida de rejones

Un momento de la corrida de rejones. /J.C.
Un momento de la corrida de rejones. / J.C.

La Plaza de Toros de la capital registra la media entrada para ver las faenas de Joao Moura, Pablo Hermoso y Manuel Manzanares

LEONOTICIASLeón

La Plaza de Toros de León volvió a recoger el sentir taurino de la ciudad con el primero de los festejos organizados para las Fiestas de San Juan y San Pedro.

En esta ocasión, la corrida de rejones abría fuego en el albero leonés con Joao Moura (hijo), Pablo Hermoso y Manuel Manzanares como protagonistas.

Grande era la expectación en el público capitalino por ver las conocidas y reconocidas maneras del que es el torero a caballo más importante de la historia del rejoneo, Manuel Manzanares.

Pero la decepción no fue pequeña. No hubo vistosismo en la faena de Manzanares con un toro que tampoco ayudó. Terminó cayendo de muerte y marró con el descabello recibiendo cariñosas palmas.

Todo lo contrario le sucedió a Moura. Fue su tarde. El segundo fue buen toro, lo que le permitió poner lo que tenía, luciéndose al cavaleiro, sobretodo en las cortas. Acabó pidiendo dos extra, descabello y rejón trasero y se llevó la oreja.

Pablo Hermoso de Mendoza, por su parte, hizo una larga faena, pero supo cambiar talante con las banderillas en las que se gustó. Tres rejones de muerte no bastaron y tiró de descabello con el sonar de un aviso, sonora pitada la que se llevó con el toro vivo.

Si duda el lector, seguía siendo la tarde de Moura. Faena compacta y de riesgo, dejó las banderillas en un palmo. Se pidió la oreja que tardó en conceder el presidente por miedo a dar una segunda.

La faena de Pablo Hermoso de Mendoza pasó por ser correcta, en una Plaza que ya espera la corrida de toros con la que culminará el domingo de fiestas.

Temas

Toros