https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El fin de Feve: vagones con temperaturas de 45º, ausencia de revisores y carencia de mantenimiento

Dos trenes de Feve en Universidad. /
Dos trenes de Feve en Universidad.

Un grupo de pasajeros se negó este viernes a viajar en el tren de las 15:40 horas | La temperatura en el interior «era insoportable» | El deterioro de la compañía crece día a día

J.C. León

Poco o nada queda hoy de la compañía Feve que muchos leoneses conocieron en pleno esplendor. Feve se demorona cada día, y la sensación es que la situación se agrava hasta el punto de que sus usuarios temen «un final inminente».

Las pruebas se acumulan jornada tras jornada y algunas de las situaciones que se generan rozan lo insólito. Este viernes la unidad que debía desplazar a los pasajeros desde León no pudo rodar. Esta vez no era un problema técnico, ni la ausencia de maquinistas sufrida en más de una ocasión. Ahora era el calor.

En el interior de los vagones el termómetro llegaba a los 45º y el problema era que el sistema de refrigeración no funcionaba. «La temperatura era insoportable, así que los pasajeros se negaron a desplazarse en un tren en esas condiciones», asegura uno de los miembros de la compañía.

Pero los problemas no se quedan en el aire acondicionado. En los trenes no hay revisores, por lo que en no pocas ocasiones los pasajeros 'no computan' y el número de usuarios cae de forma alarmante. «Al final será la disculpa que utilicen para anular la compañía», también se advierte. Tampoco hay recambios para los trenes y el desastroso círculo vicioso se completa con la paralización de las obras de integración en León por enésima vez y la anulación de la compra de nuevos trenes por una acción judicial.

La conclusión está clara dentro de la propia Feve, hoy integrada en Renfe: «Estamos muertos».

Los números hablan por sí solos de este desastre. Desde que la estación de Matallana dejara de recibir viajeros el 19 septiembre de 2011 la línea ya ha perdido un 70% de sus viajeros.

En 2011 Feve movilizó a un total de 329.000 pasajeros, según los datos que constan en el registro de la compañía, mientras que en 1016 la cifra descendió hasta los 131.600 viajeros. Ahora podría estar por debajo de los 100.000 viajeros.

Hoy el único punto de optimismo, según se advierte, es confiar en que el nuevo Gobierno presente lo que ya se denomina como un 'plan de rescate'. De no ser así tan sólo quedará «celebrar un funeral».

 

Fotos