Adif remarca que abrirá la Variante en 2020 «en un desafío técnico sin precedentes»

Imagen de la línea hacia la Variante de Pajares./
Imagen de la línea hacia la Variante de Pajares.

La presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Isabel Pardo de Vera, remarca que se instalará «traviesa polivalente para que el cambio de ancho se pueda afrontar de inmediato si aumentan los tráficos de ancho estándar»

MARCO MENÉNDEZLeón

El Corredor Atlántico, al que estará conectado León y Asturias a través de la variante de Pajares, migrará de las actuales vías en ancho ibérico a las de ancho internacional o europeo.

Pero lo hará de manera paulatina, partiendo de la frontera francesa. Es decir, esa transformación comenzará una vez que esté culminada la denominada 'Y' vasca. Así lo explicó este miércoles el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que presentó los planes que ha diseñado su departamento para este corredor.

En detalle

Lo hizo el ministro socialista apoyado por las explicaciones que dieron el secretario general de Infraestructuras, Javier Izquierdo, y la presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Isabel Pardo de Vera.

Ante un nutrido auditorio, entre los que se encontraban los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, además del consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado, Fernando Lastra, se dieron los detalles de un proyecto que prevé la inversión de 41.447 millones de euros para todo el eje atlántico español, de los que están pendientes de ejecución 16.572.

El problema reconocido por las autoridades es que el ramal noroeste del Corredor Atlántico, es decir, el que afecta a Asturias y Galicia, todavía no ha sido reconocido por las autoridades comunitarias.

Nuevos itinerarios

Según explicó José Luis Ábalos, uno de los retos pendientes es «la culminación del proceso para la aprobación de la inclusión de los nuevos itinerarios en la red básica y la red global». Eso sí, destacó que «hemos conseguido un consenso que nos permite estar satisfechos y confiados».

Ábalos quiso aclarar que «nunca hemos visto al Corredor Atlántico y al Corredor Mediterráneo como realidades independientes ni como adversarios. Responden a una idea de país. No funcionan de una manera aislada, sino insertados en las redes logísticas que caracterizan a una economía moderna».

El ministro reconoció que gran parte de la red por la que transcurren las mercancías está «bastante abandonada» e incluso «corre el riesgo de quedarse obsoleta». Por eso, consideró fundamentales las inversiones previstas para reducir los tiempos de viaje de las mercancías, así como los incidentes y los costes, lo que redundará en una mejor competitividad de las empresas. «Las mercancías tienen que poder ir de los puertos del norte al núcleo de Europa en vías con ancho estándar y electrificadas, sin barreras burocráticas o técnicas», explicó.

Variante de Pajares

Sobre esta 'migración' del ancho ibérico al estándar o europeo, la directora de Adif dio más detalles. Explicó que «el ancho estándar es el objetivo a medio y largo plazo, pero dentro de un marco de racionalidad. La línea de alta velocidad entre Madrid y el País Vasco liberará los tráficos de pasajeros para las mercancías. Será entonces cuando se cambie el ancho, iniciando la migración desde la frontera francesa».

Isabel Pardo de Vera indicó que se podrán ver muy beneficiados los tráficos de automóviles de Galicia y los de productos siderúrgicos que salen de Asturias. Pero para que la región se vea beneficiada en este asunto aún faltan varios pasos importantes.

El principal es la apertura de la Variante de Pajares, que la presidenta de Adif confirmó que se llevará a cabo en 2020, con la apertura de los dos túneles simultáneamente. «Es un desafío técnico sin precedentes», dijo. Añadió que «la idea es que la mejora de la explotación incremente la capacidad. Por eso, instalaremos traviesa polivalente para que el cambio de ancho se pueda afrontar de inmediato si aumentan los tráficos de ancho estándar». Este año culminará la integración ferroviaria de León, con lo que el viaje a Asturias se acortará notablemente, dejando el viaje entre Madrid y Oviedo en tres horas. Pero también se actuará entre Pola de Lena y las principales ciudades asturianas.

Pardo de Vera indicó que se está elaborando el estudio informativo del nudo de Villabona, una obra que costará unos 200 millones de euros y permitirá «reducir los tiempos de viaje y aumentar la capacidad, porque es el que tiene un mayor número de frecuencias». Y es que para el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias las frecuencias son importantes; su presidenta indicó que por la actual rampa de Pajares circulan un total de 33 trenes de mercancías diarios y doce de viajeros.