Este domingo entra en vigor la norma de fichar en el trabajo que deberán aplicar las 30.000 empresas leonesas

Sistema de control horario. /
Sistema de control horario.

La Fele acusa al Gobierno de aplicar una medida electoralista, que no ha tenido en cuenta ni el tamaño ni el sector y advierte que las pymes y micropymes, que representan el 95% del tejido empresarial leonés, serán las más perjudicadas | Más del 50% de las horas extras no se abonan al trabajador

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Cinco de cada diez horas extra trabajadas en León durante el 2018 ni fueron retribuidas ni compensadas con tiempo de descanso. Concretamente, el 53% de las horas que van más allá de la jornada laboral de los leoneses se consideran opacas, es decir, ni se abonan ni cotizan.

Son los datos que se extraen del Instituto Nacional de Estadística, que apunta a que durante el ejercicio anterior los trabajadores realizaron semanalmente 35.000 horas extras, de las que sólo fueron retribuidas 16.600.

Una práctica a la que quiere poner coto el Gobierno a través de la aplicación del real decreto de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral que obligará a las empresas a registrar diariamente la jornada laboral.

Una medida que entrará en vigor este 12 de mayo y que enfrenta a las 30.000 empresas leonesas -28.500 pymes o micropymes-a una semana decisiva, obligadas a instalar un sistema que permita llevar un registro sobre la jornada de sus empleados y referenciar diariamente el horario concreto de inicio y de final del trabajo de todos los integrantes de la plantilla.

Claves

El incumplimiento del registro de la jornada dará lugar a sanciones al modificarse la Ley de infracciones en el Orden Social. Se impondrán multas de entre 626 y 6.250 euros para las empresas.

El control horario, llamado también control de presencia, tendrá que registrar las horas que ha trabajado cada uno de los empleados, y cómo han sido repartidas a lo largo de la jornada

El conteo incluirá las horas comprendidas entre la entrada y la salida del lugar de trabajo, así como las horas extraordinarias y las que no se han realizado.

El autónomo no necesita cumplimentarla pero, al igual que el resto, sí debe conservar el registro durante cuatro años, y estará a disposición del trabajador, de los representantes de los trabajadores y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

El principal objetivo es poner coto al absentismo laboral, dejar constancia de las horas extras trabajadas así como evidenciar que los descansos no sean inferiores a las 12 horas entre final e inicio de jornada.

En el caso de que se detecte que la jornada laboral es superior a la pactada, puede llegar a forzar ampliaciones de plantilla. En caso de infracción, suponen una prueba de cargo ante la Inspección y ante los juzgados de lo Social.

Una medida que tiene como finalidad acabar con el fraude a la Seguridad Social y a los trabajadores pero que, si bien, ha despertado inquietud, recelo e inseguridad en el seno del tejido empresarial leonés, en un 95% compuesto por pymes o micropymes.

Así lo apunta Enrique Suárez, secretario general adjunto de FELE, que señala que la medida más eficaz en materia sociolaboral hubiera sido llegar a un acuerdo con los agentes sociales y no aplicar vía decreto-ley una normativa que, a su juicio, puede fragmentar la confianza entre la empresa y el trabajador.

«Existe mucha inquietud entre los empresarios porque exige llevar un control exhaustivo de la actividad diaria del trabajador, cuando en las pymes la relación está basada en la confianza», apunta Suárez, que entiende que la medida está más pensada para sistemas industriales frente a una provincia con una gran preponderancia del sector servicios, «marcado por la flexibilidad del horario».

Pymes y micropymes, las grandes perjudicadas

Porque, a su juicio, el principal problema es que el Gobierno ha legislado sin tener en cuenta ni el sector ni el tamaño de las empresas. «La pyme y la micropyme van a sufrir las consecuencias de una medida electoralista que no ha sabido enmendar las opiniones de los agentes sociales».

En este sentido, desde la Fele abogan por que cada empresa, con sus trabajadores o representante legales, estudien la fórmula para implementar este sistema de control, que supondrá una importante inversión tecnológica, principalmente en el caso del trabajo itinerante o el teletrabajo.

Jornada informativa

Frente a ello, la Federación Leonesa de Empresarios ha organizado una jornada informativa el próximo 16 de mayo en el salón de actos de Santa Nonia para intentar resolver dudas así como sensibilizar a la Inspección de Trabajo de la situación de las pymes.

«Es una medida positiva en cuanto va dirigida a evitar el fraude con la Seguridad Social pero no se ha articulado un sistema eficaz que dé cumplimiento a la normativa», remarca Suárez, que advierte que la normativa es desproporcionada y no sea justa a la realidad empresarial.