https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Casa Goyo de León: el esplendor del pasado

Imagen de la Casa Goyo ya rehabilitada./
Imagen de la Casa Goyo ya rehabilitada.

El emblemático edificio de la capital finalizado en 1925, que ya muestra su rehabilitación exterior, fue el primero en tener ascensor en la ciudad de León

LEONOTICIAS

El esplendor del pasado se deja ver en el centro de León. Lo hace, desde hace días, a través de la 'casa Goyo', cuya rehabilitación exterior ya ha finalizado.

Ubicada en pleno corazón de la ciudad, en la Plaza de Santo Domingo, se trata de un inmueble que recuerda al León más señorial. La 'Casa Goyo' debe su nombre a Gregorio Fernández el hombre que encargó a Manuel de Cárdenas en 1920 el proyecto de un edificio destinado a viviendas.

El edificio fue finalizado hacia el año 1925 y se proyectó con ocho plantas en total lo que le convirtió en el edificio más alto de la ciudad en esos momentos, después de la Catedral.

Éste fue el primer inmueble de León que incorporó un ascensor en su proyecto para así evitar la tediosa tarea de subir escaleras. Este primer ascensor supuso para los leoneses todo un atractivo y no fueron pocos los vecinos de la ciudad que se acercaron para intentar comprobar el funcionamiento de un mecanismo que se había dejado ver por primera vez en Madrid 40 años antes.

Por situación, en plena plaza de Santo Domingo, magnitud e instalaciones, la casa Goyo fue en el momento de su construcción, el edificio residencial más emblemático y avanzado de la ciudad.

Hoy, tras su última rehabilitación, recupera una parte importante del lustre que casi un siglo atrás le convirtió en el emblema inmobiliario de la ciudad.

Mesón del Pico

La ubicación que se escogió para situar el edificio fue el solar que ocupó hasta entonces el Mesón del Pico, entonces propiedad de José Unzueta Vizcaíno.

Se trataba de un mesón que alojamiento a carreteros, arrieros y ganaderos de paso por la ciudad o que acudían a las ferias de ganados que se celebraron hasta 1917 en el lugar que hoy ocupa el Instituto Juan de la Encina y que ocupó en su día en Instituto General y Tecnico Padre Isla.

La conocida popularmente como 'casa Goyo', en referencia a la identidad de su promotor, culmina la actividad de Manuel de Cárdenas durante la década de los años veinte, centrada en las magnas edificaciones residenciales que consagran el traslado, desde la ciudad antigua al nuevo Ensanche, por parte de las clases adineradas locales.