El 'cluster' de la construcción plantea rehabilitar un total de 12.944 viviendas en la provincia

El Plan Acción 3R plantea 35 medidas con un impacto de casi 29.000 empleos en toda la Comunidad | En cinco años comprometerá una inversión de 1.600 millones

AGENCIAS

Más de 64.000 viviendas se podrían rehabilitar en los próximos cinco años en la Comunidad, lo que obligaría a movilizar más de 1.600 millones de euros y generaría 28.850 empleos. Éste el objetivo del Plan de Rehabilitación Sostenible de Castilla y León, que presentaron el presidente y el director general de la Agrupación Empresarial Innovadora de Construcción Eficiente (Aeice), el cluster Habitat y Construcción Eficiente, Alejandro Miranda y Enrique Cobreros.

Se trata de una estrategia, que contempla cinco ejes, con 15 programas, 35 medidas y 95 acciones concretas, que requieren de un presupuesto total de 21,23 millones de euros para el periodo 2016-2020. El Plan Acción 3R pretende dar respuesta al reto de la rehabilitación y de la sostenibilidad y la eficiencia energética y parte del Plan de Rehabilitación Integral de Castilla y León (Pricyl) y la Estrategia de Regeneración Urbana de la Comunidad, así como de la estrategia nacional en esta materia.

Asimismo, el Plan del cluster de la construcción de Castilla y León, que presentó a la sociedad este miércoles en una jornada en la sede en Valladolid de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, estima que el 6,5 por ciento de las viviendas principales de la Comunidad (1.067.995) se deberían rehabilitar, por tanto, 64.108 hasta 2020. Además, calcula que la actuación por vivienda sería de 25.000 euros, que se distribuye entre un 30 por ciento de ayudas públicas y un 70, del propietario.

En ese sentido, la intervención sobre el parque de 64.000 viviendas permitiría alcanzar un volumen de ahorro energético del 23 por ciento con respecto a 2012. Acción 3R propone un calendario para afrontar las actuaciones previstas con 5.219 viviendas este año; 7.693 en 2017; 10.257 en 2018; 15.386 en 2019 y 25.643 en 2020. De esta forma, en la provincia de Ávila se actuaría sobre 4.171; en Burgos, sobre 9.383; en León, sobre 12.944; en Palencia, sobre 4.474; en Salamanca, sobre 8.939; en Segovia, sobre 3.835; en Soria, sobre 2.435; en Valladolid, sobre 13.050, y en Zamora, sobre 4.876.

Las inversiones para afrontar las intervenciones previstas en el plan, que suman 1.602 millones, se distribuyen entre 480,8 millones de ayudas públicas, el 30 por ciento; 320,5 de ahorro privado, y 801,3 millones de financiación de préstamos a un periodo de 15 a 20 años. Así, para este año, el desarrollo de Acción 3R movilizará 128,6 millones; el próximo, 192,3; en 2018, 256,4; en 2019, 384,6, y en 2020, 641 millones.

Igualmente, el cluster estima que se generan 18 empleos por cada millón de euros invertidos en obras de rehabilitación, por lo que este año y el próximo, se podría favorecer la creación de 2.308 y 3.462 empleos; 4.616, en 2018; 6.924, en 2019, y de 11.539, en 2020. El Plan reconoce que estas obras no se convertirán en la tabla de salvación del sector de la construcción, pero destaca que acercará su actividad al volumen de los países del entorno europeo.

Cinco ejes

El primer eje del Plan se centra en la capacitación de los agentes y en el fortalecimiento del sector de la rehabilitación en Castilla y León para establecer los cimientos que permitan desplegar esta actividad. Requerirá de 888.000 euros para acciones formativas y la promoción del modelo ESE. El segundo pilar, dedicado a la activación y dinamización de la demanda, requerirá de 1,7 millones, para poner el foco en el cliente, el propietario que pueda rehabilitar su vivienda o edificio. Para ello, tratará de eliminar las barreras existentes y transmitirá los beneficios que aporta la actuación.

El tercer eje, que tiene un presupuesto de 6,13 millones, define la estrategia para incentivar fiscalmente las actuaciones de rehabilitación, obtener recursos económicos que contribuyan a su promoción y ayuda, involucrando también a las entidades financieras y de gestión de riesgos, imprescindibles para poner en el mercado productos en condiciones de tipos y plazos que hagan viable la rehabilitación. Además, los ejes cuatro y cinco, abordan modelos y garantías y la integración e innovación, respectivamente.

Están orientados a la transformación de edificios existentes en edificios de calidad. El eje cuatro, que dispone de 11,38 millones, se centra en la garantía de incremento de calidad en los edificios rehabilitados asegurándose de cumplir este criterio, para así generar fiabilidad y confianza en estas actuaciones y en el sector en general. Por su parte, el eje cinco propone con 1,12 millones la evolución a partir de la integración en redes de conocimiento sobre actuaciones semejantes en distintos ámbitos geográficos y el fomento de la innovación aplicada al sector para tener así un desarrollo lo más rápido posible y, por tanto, una rehabilitación capaz de crecer en calidad y prestaciones.