Embutidos Rodríguez levanta su nueva fábrica para recuperar el «cien por cien» de la actividad en junio

Embutidos Rodríguez levanta su nueva fábrica para recuperar el «cien por cien» de la actividad en junio

La empresa cárnica inicia la reconstrucción de las salas de despiece, matadero y congelado que se vieron afectados por el virsulento fuego del pasado 21 de mayo y ya se puede ver el esqueleto de la nueva factoría

A. CUBILLAS

Con la herida del pasado aún abierta, Embutidos Rodríguez encara el futuro con optimismo. El mismo que hoy por hoy se materializa en el esqueleto de la estructura de lo que será la nueva planta de Embutidos Rodríguez en la localidad de Soto de la Vega.

La empresa cárnica se encuentra en la que actualidad inmersa en el proceso de desescombro y en la reconstrucción de la nueva factoría, concretamente de las salas de despiece, matadero y congelado que se vieron afectados por el virulento fuego del pasado 21 de mayo.

En una primera fase, los trabajos se centran en la estructura de lo que sería la nave principal de la factoría así como su cimentación. Unas obras que se encaran con la necesidad de reactivar la planta al completo con la máxima celeridad para cuento antes recuperar el cien por cien de la actividad. Un objetivo que la compañía prevé que se alcanzarán a finales del próximo mes de mayo.

La previsión es que en torno al mes de junio empecemos a trabajar, señaló Isaac Rodríguez, propietario de la factoría, que además remarcó las facilidades que tanto Ayuntamiento de Soto de la Vega como Junta de Castilla y León han mostrado para acelerar los trámites e iniciar cuanto antes los trabajos de reconstrucción.

Una reconstrucción que sería sinónimo de la recuperación plena del empleo que se llevará a cabo de forma progresiva. En la actualidad, la actividad de la planta se limita a las líneas de embutido, secado y curado con una plantilla en función a la producción, pero que supera el centenar de trabajadores.

Asimismo, el objetivo de la compañía es retomar la relación que mantenía con medio millar de ganaderos locales, principalmente de Castilla y León. A la espera, la compañía se ha visto obligado a comprar la materia prima para la fabricación del embutido en diferentes puntos del país, como Zamora, Madrid o Cataluña.

Volveremos a trabajar con todos los ganaderos con un volumen que se irá incrementando hasta alcanzar el nivel que teníamos antes del incendio, señaló Rodríguez, que insiste en que el empleo, tanto de ganaderos como cooperativistas es una prioridad para la compañía.

«Ir a más»

Cuando el fuego devoró Embutidos Rodríguez la empresa facturaba 130 millones de euros y ofrecía una alta penetración en el mercado internacional. Más de la facturación de esta compañía se centraba en Japón y Corea del Sur así como en toda la Comunidad Económica Europea con la exportación cárnica mientras que la exportación de embutido se centra en el mercado nacional.

Hoy la realidad es bien diferente. Se ha perdido 'peso' y objetivos como la entrada en el mercado Chino no han podido cerrarse. Sin embargo la meta pasa por alcanzar y superar esos mismos números. Vamos a retomar toda la actividad que teníamos e incluso ir a más. Una vez que has asumido el golpe ves las cosas desde otro punto de vista y con el objetivo de empezar a trabajar cuanto antes.

Un mensaje de aliento y esperanza, de futuro, el mismo que se empieza a dibujar en Soto de la Vega, en el mismo solar del que el fuego se adueñó en la tarde del sábado 21 de mayo, acabando con las esperanzas de toda una comarca. Esperanzas que ahora toman aire.

 

Fotos