Los Verdes ya son el segundo partido más apoyado en Alemania

Angela Mekel, ayer en Bruselas./Reuters
Angela Mekel, ayer en Bruselas. / Reuters

Las encuestas sitúan a los ecologistas por delante del histórico SPD, al que incluso superan los ultras de AfD mientras la Unión de Merkel sigue en caída

JUAN CARLOS BARRENABerlín

En Baviera son desde el domingo la segunda fuerza política y en una semana podrían convertirse incluso en la primera en las legislativas del Estado federado de Hesse. Desde ayer, Los Verdes son además los que emergen con más fuerza a nivel nacional en Alemania. Se están convirtiendo en una seria amenaza para las dos formaciones tradicionales que hasta ahora tenían el control y forman la gran coalición de Gobierno en Berlín: la Unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) que dirige la canciller federal, Angela Merkel, y los socialdemócratas (SPD).

Las dos grandes cadenas públicas de televisión germanas, ARD y ZDF, publicaron ayer simultáneamente sendas encuestas de intención de voto que conceden a los ecologistas un 19% y un 20% de apoyo popular en unos eventuales comicios generales anticipados. Estas cifras los sitúan por primera vez en segundo lugar del espectro político en todo el país, solo por detrás de los conservadores de Merkel, pero con una apreciable ventaja prente al SPD, que en los dos sondeos solo alcanza un 14% de sufragios potenciales.

Frente a la imparable alza de Los Verdes, la caída continua de los conservadores de la Unión y el SPD, que nunca hasta ahora habían llegado a niveles tan bajos en los ya tradicionales sondeos de ARD y ZDF. Especialmente dramático es el desplome de los socialdemócratas, que no solo se han visto superado por Los Verdes sino también por los ultranacionalistas de la Alternativa para Alemania (AfD), que obtienen en las dos encuestas un 16% de apoyos.

Con esas cifras la gran coalición estaría ahora muy lejos de contar con mayoría absoluta en el Bundestag, donde solo una unión de conservadores, verdes y liberales sumaría escaños suficientes para nombrar un Ejecutivo. No es esa, sin embargo, la ideal para el pueblo alemán. La encuesta de ZDF pregunta además qué alianza cuenta con el mayor beneplácito y el único modelo que suma más apoyos que rechazos es el que combina solo a conservadores con ecologistas. Un 42% de los alemanes lo desea y un 37% lo rechaza, mientras a un 19% le da igual.

Los precedentes

Esa combinación funciona en la región de Hesse desde 2013 con un primer ministro de la CDU y Los Verdes como socios menores, pero también a la inversa en el Estado federado de Baden Württemberg, donde los ecologistas controlan la jefatura de Gobierno con los cristianodemócratas como apoyo desde 2011.

Los Verdes ya gobernaron en Alemania entre 1998 y 2005 como socios del SPD a las órdenes del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder. El ecologista Joschka Fischer fue ministro de Exteriores. Y estuvieron a punto de hacerlo con Merkel tras los comicios generales del pasado otoño, pero la posibilidad de una coalición tripartita fracasó cuando los liberales decidieron dejar las negociaciones por sentirse perjudicados, lo que obligó al SPD a aceptar de nuevo un matrimonio forzoso con los conservadores.

Y en la medida en que la gran coalición pierde respaldo, aumenta la popularidad de Los Verdes, que captan electores de todos los sectores, desde votantes tradicionales de izquierda decepcionados con el SPD a conservadores espantados con la táctica de algunos sectores de la Unión de dar bandazos hacia la derecha radical para tratar de frenar el ascenso de AfD. Tampoco estos últimos se libran del zarpazo verde ya que se alimentan en buena parte del voto protesta. Y ahora muchos consideran que los ecologistas son una alternativa con más opciones de cambio.

Contenido Patrocinado

Fotos