Un artefacto explosivo deja 13 heridos leves en Lyon

Los servicios de emergencias atienden a uno de los heridos. / AFP

Fuentes policiales señalan que el artefacto habría sido lanzado desde una bicicleta por un hombre enmascarado que se ha dado a la fuga | Los hechos tuvieron lugar muy cerca de la plaza Bellecour, considerada el corazón de la ciudad

PAULA ROSASParís Corresponsal. París

Una explosión en una calle peatonal del centro de Lyon, causada por un artefacto artesanal, dejó este viernes al menos trece heridos leves, entre ellos una niña de 8 años. La sección antiterrorista de la Fiscalía de París se ha hecho cargo del caso y la sigue buscando a un hombre al que las cámaras de vigilancia de la zona habrían visto depositar el bulto junto a una panadería y cuando la calle estaba llena de gente.

Según los datos aportados por la policía, el hombre tendría entre 30 y 35 años, portaba unas grandes gafas negras que tapaban parte de su cara, vestía un jersey también negro y unas bermudas de color claro y llegó alrededor de las 17:30 en bicicleta a la calle Victor Hugo, del centro de Lyon, una zona de comercios y cafeterías muy concurrida el viernes por la tarde. Allí, frente a una panadería de la cadena 'Brioche Dorée', depositó una maleta que explotaba media hora más tarde.

Los 13 heridos fueron trasladados a diferentes hospitales de la zona, la prefectura de policía acordonaba el lugar y pedía a los ciudadanos que evitaran las calles del sector para facilitar el trabajo de los agentes y los servicios de emergencia. Poco después, ante las sospechas de que podía tratarse de un atentado terrorista, el ministro del Interior, Christophe Castaner, pedía al conjunto de prefectos que reforzaran la vigilancia y la seguridad de los lugares públicos, eventos culturales y deportivos.

Diferentes testigos entrevistados por la prensa francesa hablaban de una «tremenda explosión», y de haber visto luego por el suelo clavos y tornillos que posiblemente llevaba dentro el paquete que explotó y que habrían servido de metralla.

El presidente Emmanuel Macron, que estaba siendo entrevistado en directo en el momento de la explosión, describió el suceso como un «ataque» y el primer ministro, Édouard Philippe, anuló anoche su participación en el último acto de campaña antes de las elecciones europeas del domingo.