Expertos de los Museos Vaticanos para la reconstrucción de Notre Dame

Escombros sobre el altar mayor de Notre Dame./AFP
Escombros sobre el altar mayor de Notre Dame. / AFP

La Santa Sede se muestra dispuesta a enviar a técnicos para contribuir en la rehabilitación del templo, «un símbolo de la cristiandad en Francia y en el mundo

DARIO MENORRoma

El incendio de la catedral de Notre Dame de París provocó «conmoción y tristeza» en el Vaticano, según se apresuró a informar la Sala de Prensa de la Santa Sede en la noche del lunes cuando las llamas todavía no habían sido apagadas en este templo gótico que consideró «un símbolo de la cristiandad en Francia y en el mundo». Este martes el papa Francisco envió un mensaje al arzobispo de París, Michel Aupetit, en el que manifestó su deseo de que el edificio pueda volver a ser cuanto antes «un patrimonio arquitectónico y espiritual de París, Francia y la humanidad» y recupere así su condición de «hermoso espacio en el corazón de la ciudad, signo de la fe de quienes lo construyeron».

El Vaticano quiere echar una mano para tratar de conseguir ese objetivo. El cardenal italiano Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, se mostró dispuesto a que expertos en restauración de los Museos Vaticanos viajen a Francia para contribuir a la rehabilitación de Notre Dame. «La Santa Sede puede ofrecer una contribución con apoyo técnico. El personal de los Museos Vaticanos tiene competencias de alta calidad reconocidas en todo el mundo. Podríamos estar presentes en algunos aspectos específicos», comentó el purpurado italiano en una comparecencia ante los medios.

Ravasi descartó en cambio la posibilidad de que el Vaticano vaya a realizar una aportación económica para sufragar las obras de restauración del templo tras el incendio. «Desde el punto de vista financiero pienso que Francia puede ser autosuficiente», dijo el presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, recordando que la catedral es propiedad del Estado galo y que para entrar a ella había que pagar una entrada, por lo que debería existir un fondo para afrontar eventuales emergencias.

Benedicto XVI fue el último Papa que visitó Notre Dame. Fue en septiembre de 2008 durante su viaje a Francia con motivo del 150 aniversario de las apariciones de Lourdes, cuando celebró unas vísperas y mantuvo un multitudinario encuentro con jóvenes en este templo. El Papa alemán recordó entonces que fue Alejandro III (siglo XII) quien puso la primera piedra de la catedral y que también la visitaron Pío VII (obispo de Roma a principios del XIX) y san Juan Pablo II, quien lo hizo en 1980.