La UE ya considera a Gibraltar una «colonia»

Calle del centro de Gibraltar./Virginia Carrasco
Calle del centro de Gibraltar. / Virginia Carrasco

La Eurocámara, en plena negociación del 'brexit' se posiciona a favor de España frente a Reino Unido y aceptar incluir en un texto legal esta histórica reivindicación

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOBruselas

Una normativa comunitaria, aparentemente neutra y de buena voluntad, la que exime de visado a los ciudadanos de Reino Unido que tras el 'brexit' viajen a la UE por un periodo no superior a los 90 días, se ha convertido en la primera gran baza para España en su histórica reivindicación sobre Gibraltar. Que este territorio se identifique, aunque sea en una nota a pie de página, como «colonia de la Corona británica» es inédito en un texto legal de la Unión Europea y supone la primera prueba evidente de que a partir de este momento el club estará del lado de España en su disputa de tres siglos sobre el Peñón.

El texto avanzó sustancialmente el miércoles en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) del Parlamento Europeo, donde consiguió el respaldo de 38 votos frente a 8 en contra y 3 abstenciones. Y este jueves lo ha impulsado el pleno de la Eurocámara por 502 votos a favor, 81 en contra y 29 abstenciones, como paso previo a su validación definitiva por los ministros.

Atrás queda un tortuoso recorrido en el que los Veintisiete han rechazado sistemáticamente eliminar la acepción 'colonia' empujando por una tramitación legislativa sin cambios. En un contexto cada vez más enrarecido por el caos político en Londres sobre cómo resolver este divorcio, la legitimidad de la lógica diplomática española, la lógica del 'uno de los nuestros' frente al que se va, no ha evidenciado fisuras.

Incluso se tradujo en un movimiento político sin muchos precedentes en el Parlamento Europeo: que populares y socialistas acabasen sacrificando «por su nacionalidad» a quien durante dos meses ha sido responsable de ese órgano encargado de conducir la negociación, el eurodiputado británico Claude Moraes. Acusado directamente por Madrid de sabotear el reglamento, de bloquearlo durante más de dos meses, Moraes ha rechazado hasta el último minuto calificar a Gibraltar como colonia por entender que «da pie a España para que haga reclamaciones basándose en el derecho internacional».

Y no se equivoca. De entrada sienta el precedente para que el término pueda ser empleado de forma casi mecánica en los documentos oficiales del club. Y «va a ser fundamental para intentar resolver el contencioso sobre este territorio en un escenario post-Brexit», celebra el vicepresidente primero del Grupo Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, Esteban González Pons. La vicepresidenta del Ejecutivo, la socialista, Carmen Calvo, ya planteaba ayer en la Diputación Permanente del Congreso que el Gobierno «seguirá manteniendo la petición justa, amparada por Naciones Unidas, en relación con Gibraltar» (la ONU se refiere al territorio como «pendiente de descolonización»).

Más información