Gobiernos europeos, incluido el español, estudian el envío de buques al Pérsico

Un miembro de los Guardianes de la Revolución iraníes camina por una pasarela del buque de bandera británica Stena Impero./REUTERS
Un miembro de los Guardianes de la Revolución iraníes camina por una pasarela del buque de bandera británica Stena Impero. / REUTERS

La fuerza propuesta por Londres después de que Irán apresara el Stena Impero aspiraría a garantizar la libre navegación

ÍÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

Varios Gobiernos europeos analizarán al final de esta semana el envío al golfo Pérsico de una Fuerza Marítima de Protección de la libre navegación en la zona y en especial en el estrecho de Ormuz, tras la captura el pasado viernes por la Guardia Revolucionaria de Irán del petrolero sueco Stena Impero, que navega con bandera del Reino Unido. El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, anunció ese «reforzamiento gradual» de la presencia occidental en el Golfo, en el curso de una declaración en la Cámara de los Comunes en la que puntualizó que el objetivo de esa fuerza sería complementario de planes del Gobierno de Estados Unidos para reforzar también su presencia en la zona, pero que no participa en la política de «máxima presión» a Irán aplicada por Washington.

La intervención de Hunt, quizás la última como jefe de la diplomacia británica pues este martes se conocerá el resultado en la elección de nuevo líder del Partido Conservador, en la que se espera la victoria de su rival, Boris Johnson, acentuó el esfuerzo de Londres de resolver por vías diplomáticas las quejas de Teherán por la detención de su petrolero Grace I en Gibraltar el pasado día 4.

LAS CLAVES

2
millones de barriles de crudo lleva el Grace I, detenido en el Peñón desde el día 4.
Captura del barco iraní.
La oposición preguntó al canciller británico si Gibraltar apresó el buque apetición de Estados Unidos

Hunt explicó que en sus conversaciones con su colega iraní, Javad Zarif, que habrían comenzado el día 14, insistió en que Londres desea liberar el buque si Irán garantiza que no se dirigirá a Siria contraviniendo las sanciones de la Unión Europea al régimen de Bashar el-Asad, pero que el diálogo no ha sido fructífero, porque a su juicio hay otra parte del Gobierno de Teherán que no dialoga y que habría planeado el acto de «piratería de Estado».

La oposición laborista preguntó al ministro si la detención del Grace I se llevó a cabo a petición de Estados Unidos. Hunt puntualizó que no se deben «mezclar» los dos casos y afirmó que Londres «no apoyó (la detención del buque por el Gobierno gibraltareño) por una petición de EE UU», sino porque el Grace I «entró libremente en aguas gibraltareñas» y existe la obligación legal de aplicar las sanciones de la UE.

Despliegue insuficiente

La detención del Grace I se produjo un día después de que el ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, dictase una regulación especial para detallar la aplicación concreta de las sanciones decididas por la UE en 2011. La justificación se basa en que el buque tendría como destino una refinería que se incluye en la lista comunitaria de entidades castigadas con un bloqueo comercial. Washington había informado antes del itinerario del buque a Gobiernos europeos, también al español, y Reino Unido esperó a que abandonase aguas internacionales para proceder a la detención.

Hunt ha mantenido conversaciones con los ministros de Alemania, Francia, Italia, Finlandia, Dinamarca y España para sondear su posición y promover la reunión en la que se analizará el envío de la fuerza naval. Reino Unido tiene en este momento desplegada en aguas del Pérsico una fragata, permanentemente estacionada en Baréin, y ha enviado un destructor, que llegará la próxima semana para reemplazar a la fragata cuando vuelva a puerto para tareas de mantenimiento. Un despligue insuficiente para proteger los dos o tres buques con bandera británica que atraviesan diariamente Ormuz.

Más información: