El 'impeachment', un proceso incierto

La portavoz de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a su llegada este miércoles al Capitolio./REUTERS
La portavoz de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a su llegada este miércoles al Capitolio. / REUTERS

El Congreso de EE UU solo ha emprendido el camino para destituir a un mandatario en tres ocasiones y no existen reglas para desarrollarlo

MERCEDES GALLEGOCorresponsal. Nueva York

No hay hoja de ruta. El Congreso de EE UU solo ha iniciado el proceso de 'impeachment' para destituir a un presidente en tres ocasiones a lo largo de la historia. La primera, hace más de siglo y medio, a Andrew Johnson en 1868. La segunda, a Richard Nixon en 1974, pero ni siquiera se llevó a cabo, al dimitir el presidente. Y en la tercera -a Bill Clinton en 1998-, «el Senado se fue inventando las reglas a medida que avanzaba el proceso», dijo el abogado del ex presidente Gregory Craig.

La Constitución no las especifica, ni la portavoz del Congreso Nancy Pelosi las había decidido cuando anunció el martes que ponía en marcha el proceso. La única decisión que había tomado era la de no crear un comité especial que formule los cargos contra el presidente, sino dejarlo en manos de los seis comités permanentes de la Cámara Baja que ya investigan al mandatario por un ramillete de delitos potenciales, desde obstrucción a la justicia hasta conflictos de intereses.

LA CLAVE:

214 diputados a favor.
El proceso podría salir adelante en la Cámara Baja. En el Senado los republicanos son mayoría

Pelosi había tanteado previamente a los miembros de su partido sobre la posibilidad de nombrar un comité especial que estudiase los cargos antes de presentárselos al Comité Judicial, que es el que tendría que presentarlos formalmente a la Cámara Baja para su votación. Dada su resistencia a iniciar el proceso del 'impeachment', que consideraba «demasiado divisivo» para el país, los miembros de su partido reaccionaron con indignación ante la posibilidad de dejarlo en manos de un selecto grupo de su elección, por temor a que lo utilizara para ralentizar el proceso.

En las dos ocasiones previas, la Cámara Baja había votado iniciar las investigaciones, pero esta vez la portavoz del Congreso ha considerado que esa etapa ya está sobreseída con las investigaciones abiertas en esos seis comités, a los que el martes concedió «el paraguas del 'impeachment'» para facilitar su trabajo. Eso acelerará significativamente las investigaciones, que hasta ahora habían tropezado con el obstruccionismo de la Casa Blanca, porque ya no tendrán que ir a los tribunales para obtener los documentos.

Antes de fin de año

No hay plazos, pero los legisladores esperan que «en las próximas semanas» terminen esas investigaciones y redacten los posibles cargos que justificarían la votación del 'impeachment' por parte de la Cámara Baja «ciertamente antes de final de año», dijo este miércoles el congresista Jimmy Panetta, que instó a sus colegas a seguir trabajando durante las dos semanas de receso que se avecinan.

EN SU CONTEXTO:

6
comités permanentes de la Cámara de Representantes que ya investigan al presidente por un ramillete de delitos potenciales tendrán en sus manos el proceso de formular los cargos contra él, en vez de crearse un comité especial para este cometido.
Cuestión de semanas.
No hay plazos para que los comités presenten su acusación conjunta. Se habla de «semanas», aunque nadie espera que se supere el mes de diciembre. El Congreso tiene dos semanas de vacaciones a partir de este viernes, por lo que se ha pedido a sus miembros que 'valoren' seguir trabajando en esas fechas. El texto acusatorio se votará en la Cámara de Representantes.
Paso al Senado.
Se da por hecha la aprobación de la petición de un 'impeachment' en la Cámara Baja, la de los representantes, por lo que el proceso pasaría a la Cámara Alta. Mientras la de representantes es de mayoría demócrata, la de senadores está dominada por los republicanos. Por este motivo, pocos esperan un vuelco milagroso de su intención de respaldar al presidente.
SIn reglas.
En realidad el Congreso es 'novato' en este proceso. La Constitución no especifica reglas de procedimiento y los tres precedentes habidos en la historia del país no dan muchas pistas. El primero fue a Andrew Johnson en 1868. El segundo, a Richard Nixon en 1974, aunque dimitió y no se llevó a cabo. El tercero, a Bill Clinton en 1998, en el que fue exonerado.

Con todo, Trump podría ser juzgado por cualquiera de las acusaciones que salgan de las investigaciones en curso. Según las cuentas de MSNBC, al menos 214 diputados estarían ya a favor de retirarle del cargo sólo por la llamada a Ucrania, por lo que faltarían cuatro para aprobar el 'impeachment'.

Eso obligaría a iniciar el juicio político en el Senado, bajo la tutela del jefe del Tribunal Supremo juez John Roberts. Allí es donde se prevé que Trump salga airoso, porque se necesitaría mayoría absoluta para condenarle y destituirle. Su partido tiene más de la mitad de los escaños y, hasta ahora, solo un senador, Mitt Romney, dice estar «profundamente perturbado» por la llamada al líder ucraniano.

Más información: