Corea del Norte dispara dos nuevos misiles de corto alcance

Un surcoreano contempla un misil balístico táctico Scud-B norcoreano que se expone en el Museo Conmemorativo de la Guerra de Corea./EFE
Un surcoreano contempla un misil balístico táctico Scud-B norcoreano que se expone en el Museo Conmemorativo de la Guerra de Corea. / EFE

El Ejército sucoreano, en estado de alerta, trata de determinar el tipo de proyectiles empleados por sus vecinos del norte

EFESeúl

Corea del Norte disparó este viernes dos nuevos proyectiles desde su costa oriental, en lo que constituye su tercer ensayo armamentístico en los últimos ocho días, según informaron fuentes militares surcoreanas.

Los lanzamientos tuvieron lugar a las 2:59 y 3:23 horas, respectivamente, desde la localidad de Yonhung y fueron a parar al Mar de Japón (llamado Mar del Este en las dos Coreas), informó en un comunicado el Estado Mayor Conjunto surcoreano, que está tratando de determinar de qué tipo de misiles se trató. «Estamos siguiendo la situación de cerca en caso de que haya lanzamientos adicionales y manteniendo una postura de alerta», añadió el mando del Ejército surcoreano.

El Gobierno de Seúl presidido por Moon Jae-in convocó una reunión de emergencia para analizar el nuevo test armamentístico del país vecino, que sucede a los lanzamientos de dos misiles balísticos de corto alcance del pasado día 25 y al disparo de dos cohetes desde una lanzadera múltiple este jueves. Los misiles disparados en este último ensayo no alcanzaron aguas territoriales niponas ni su zona económica exclusiva, según dijo un portavoz del Ejecutivo de Japón.

Por el momento se desconoce el tipo de proyectiles lanzados, aunque se cree que podría tratarse de misiles de corto alcance debido a su trayectoria, señalaron fuentes militares estadounidenses a la agencia surcoreana Yonhap.

Esta sucesión de ensayos de proyectiles de Pionyang tiene lugar mientras Washington y el régimen tratan de reactivar sus negociaciones para la desnuclearización de la península de Corea, algo a lo que se comprometieron el dictador norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, en su tercera cumbre celebrada a finales del pasado junio en la frontera intercoreana.