Alemania aboga por acabar con las negociaciones de adhesión de Turquía a la UE

Concentración de seguidores de Erdogan en Estambul./
Concentración de seguidores de Erdogan en Estambul.

La Unión Europea insta al Gobierno turco a buscar el "mayor consenso nacional" que sea posible para aplicar los cambios

COLPISA / AGENCIASmadrid

Políticos alemanes han abogado este lunes por acabar con las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea, en respuesta al referéndum celebrado el domingo sobre una reforma constitucional que concede poderes ejecutivos al presidente, Recep Tayyip Erdogan.

más información

"La membresía ya no puede ser un objetivo", ha dicho Manfred Weber, líder de la Unión Social Cristiana (CSU), aliado bávaro de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, en declaraciones a la televisión germana ZDF.

El Gobierno alemán ha apelado plr su parte a la responsabilidad de Erdogan, tras el triunfo ajustado en el referéndum a favor de la introducción de un régimen presidencialista en el país, al tiempo que alertó de la profunda división de la sociedad turca.

"El ajustado resultado de la votación demuestra cuán profundamente dividida está la sociedad turca. Eso supone una gran responsabilidad para la jefatura del Estado turco y para el presidente Erdogan personalmente", subrayaron en un comunicado conjunto la canciller alemana, Angela Merkel, y su ministro de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel.

El Ejecutivo alemán espera que "tras una dura campaña electoral, el Gobierno turco busque ahora el diálogo respetuoso con todas las fuerzas políticas y sociales del país", agrega el texto. El pueblo turco había sido convocado para pronunciarse sobre una reforma constitucional, recuerda el comunicado. En ese sentido, el Gobierno alemán "tiene en cuenta el resultado provisional de la votación" y "respeta el derecho" de los ciudadanos turcos "a decidir sobre su propio régimen constitucional". Al mismo tiempo, el comunicado recuerda que la Comisión de Venecia del Consejo de Europa expresó "serias dudas tanto respecto al procedimiento como a los contenidos de esta reforma constitucional".

Sahra Wagenknecht y Cem Oezdemir, dirigentes del Partido de Izquierda y de los Verdes, respectivamente, han reclamado la retirada inmediata de los soldados alemanes de la base aérea de Incirlik, en Turquía, donde participan en la operación internacional contra el Estado Islámico.

Turquía prohibió temporalmente la entrada de legisladores alemanes a esta base aérea en respuesta a una resolución del Parlamento del país europeo que declaraba que la masacre perpetrada en 1915 por el imperio otomano contra los armenios fue un genocidio, algo que Ankara niega.

También han exigido al Gobierno la suspensión inmediata de todos los envíos de armas alemanas a Turquía. "Estamos pidiendo al Gobierno que aclare lo siguiente: si está de parte de la democracia o de parte de la dictadura de Erdogan", ha dicho Wagenknecht a la agencia de noticias DPA. El 'sí' a la modificación de la Carta Magna se ha impuesto por un 51%, según los primeros resultados. La oposición ha anunciado que pedirá el recuento de al menos el 60% de los votos emitidos.

Cautela en Occidente

El resto de países occidentales han mostrado cautela a la espera de que se pronunciara la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que desplegó una misión de observación en Turquía y finalmente ha confirmado en un comunicado que la consulta "no cumplió los estándares" del Consejo de Europa y que el "marco legal" no era el adecuado para "un proceso genuinamente democrático".

El presidente de Francia, François Hollande, ha advertido a Erdogan de que la convocatoria de un referéndum para restaurar la pena de muerte en Turquía supondría "una ruptura con los valores y los compromisos" de su Gobierno con Europa. En un comunicado señaló que el referéndum muestra "la profunda división" de la sociedad de ese país frente a las reformas previstas. Francia se limitó a "tomar nota" del resultado anunciado por las autoridades turcas, que proclamaron la victoria del "sí" con un estrecho margen, al tiempo que constató las protestas de la oposición sobre la neutralidad del recuento.

La Unión Europea instó al Gobierno turco a buscar el "mayor consenso nacional" que sea posible para aplicar los cambios, en un comunicado conjunto del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn.

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, dijo que "en vista de los estrechos resultados", el 'sí' ganó con 51,37%, "los dirigentes turcos deberían considerar los próximos pasos con prudencia". Jagland destacó la importancia de "asegurar la independencia del poder judicial conforme al principio del Estado de derecho inscrito en la Convención Europea de Derechos Humanos". "El Consejo de Europa, del cual Turquía es miembro pleno, está listo para apoyar al país en este proceso", agregó.

El ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, dijo en Twitter que el resultado "muestra cuan dividido está el país, la colaboración con la UE va a ser todavía más compleja".

Un representante de la OTAN dijo que el referéndum constitucional de un miembro como Turquía, "es un asunto del pueblo turco".