Mel Gibson: «Asturias tiene mucho que ver»

Mel Gibson, esta mañana, en Oviedo. / MARIO ROJAS

El actor visitó los monumentos prerrománicos del Naranco y atendió a sus fans en el hotel

J. C. A. / S. F. / A. R.

Mel Gibson prosigue sus vacaciones por Asturias. Si el sábado decidió desplazarse hasta el oriente para conocer el santuario de Covadonga, ayer optó por quedarse en Oviedo para visitar los monumentos prerrománicos.

La estrella de Hollywood se acercó ayer a conocer las dos joyas del Naranco como cualquier turista más. Lo hizo acompañado de su familia, en una fugaz visita que apenas le tomó un cuarto de hora. Primero paseó en torno a San Miguel de Lillo; después curioseó alrededor de Santa María móvil en mano tomando fotografías. «Tengo algo de prisa, hay mucho que ver en Asturias», comentó a uno de los redactores de este diario a los pies del Aula Regia. Pasaban escasos minutos de las once la mañana y los primeros grupos de turistas copaban las visitas guiadas. «¡Hey, Mr. Gibson!», le gritaron algunos aventurados a la caza de un selfi. No se dio. Rodeó la iglesia, tomó en brazos a una de las niñas de su séquito y regresó al coche para seguir su ruta por el Principado, con escala en Doña Concha para comer.

La presencia del actor en Oviedo ha hecho que numerosos curiosos se acerquen al hotel de la Reconquista para tratar de verle y conseguir un autógrafo o una foto. A las puertas del establecimiento, Mel Gibson atendió a algunos de los fans, como Susana Fonseca, que adelantó la vuelta de sus vacaciones al saber que la estrella de Hollywood se encontraba en la región. El sábado cogió el primer autobús desde Cáceres con destino a Asturias, y ayer a las 9 de la mañana se unió a otros seguidores a las puertas del hotel. Fonseca confesó que es una gran fan de Gibson: «He visto casi todas sus películas». La asturiana consiguió que el actor le firmara un dvd de 'Braveheart' cuando Gibson bajó a la recepción del hotel. Junto a ella se encontraba Luis Galán, nacido en Cantabria pero vecino de Asturias, quien logró también su propósito y se fue a casa con un autógrafo del actor, que sobre las 10.30 abandonó el hotel por el garaje.

Más noticias

La ruta de Gibson por el norte de la península le ha llevado a San Sebastián, Burgos y La Rioja. En Asturias ha confesado su pasión por la figura de don Pelayo. «Me encanta Asturias, es un lugar precioso», ha dejado dicho.