Pablo Fernández: «La única forma de cambiar las cosas es gobernar, y para ello tenemos que ser la fuerza de una mayoría social»

Pablo Fernández, durante la entrevista en leonoticias. / Sandra Santos

Asegurando que en la calle «palpamos ese anhelo y ese deseo de cambio», el candidato de Podemos-Equo a la presidencia de la Junta de Castilla y León cifra el éxito de los comicios en entrar en un gobierno «que gire hacia el progreso»

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Pablo Fernández llega con la experiencia de cuatro años al frente del grupo morado en las Cortes de Castilla y León. No ha sido fácil formar parte de la oposición en la última legislatura de Juan Vicente Herrera. Ahora, a pocos días de la cita con las urnas, se presenta como figura clave de la alternativa al PP en la comunidad siendo el candidato a la presidencia por Podemos-Equo. Tiene un objetivo claro más allá de resultados: entrar en el gobierno para cambiar las cosas. Pablo Fernández responde.

-Ya son muchos meses recorriendo Castilla y León, más allá de la campaña. ¿Cómo lo lleva?

-Va muy bien, con mucho ánimo, ilusión y fuerza para propiciar un cambio histórico en Castilla y León después de 32 años de gobierno del PP, que nos ha condenado a la despoblación, a la desigualdad y a la precariedad. Estamos rozando con los dedos el cambio y la garantía para ello es que Podemos-Equo esté en el nuevo gobierno.

-¿Qué le transmite la calle?

-Una de las cuestiones más gratificantes de estar en la calle es la cantidad de gente que nos para dándonos ánimos, si coges un taxi los conductores nos dicen que nos votarán. Lo que palpamos es ese anhelo y ese deseo de cambio y es gratificante.

-En el caso de PP y PSOE parece evidente la inercia que llevan tras las Elecciones Generales. En su caso, ¿en qué momento ve a Podemos?

-Nosotros vamos en tendencia ascendente, en los pasados comicios el principal operador político fue el miedo, muchos prestaron su voto al PSOE ante el temor a la posible irrupción de Vox, pero esa gente se ha vuelto a dar cuenta de que el Partido Socialista vive en un permanente 'baile de la yenca'. En campaña y precampaña da un paso a la izquierda pero después da tres a la derecha. El señor Pedro Sánchez dijo reiteradas veces en campaña que era favorable a un gobierno de coalición con Unidas Podemos, pero en cuanto pasaron las elecciones recibió la llamada de Patricia Botín y desoyó el llamamiento de la militancia, intentando un gobierno de coalición con Ciudadanos o uno en solitario. La gente no es tonta y ve que el PSOE es un partido veleta.

«La gente no es tonta y ve que el PSOE es un partido veleta»

«La gente no es tonta y ve que el PSOE es un partido veleta» situación política

-Salvo el PP, todos los partidos que pasan por aquí hablan de cambio. ¿Sería esperable un cambio de rumbo seguro a partir del 26-M o esto es campaña?

-Nosotros salimos a propiciar y conseguir ese cambio, pero para que haya una transformación hay que implementar políticas diferentes de las que ha realizado la derecha. Es algo palmario que Ciudadanos es un partido de derechas y entendemos que un pacto entre PSOE y ellos lo que pasa es lo que pasó cuando pactaron una subida mísera del salario mínimo. La persona que crea que hay que cambiar el gobierno para cambiar Castilla y León sabe que Podemos-Equo tiene que estar en el gobierno porque no tenemos lastres, no nos debemos a los bancos sino a la gente, por eso gobernaremos para ellos. En esta provincia ha habido partidos como PP, PSOE y Cs han estado envueltos en la Trama Enredadera y gobiernan para los intereses de algunos empresarios.

-Después de las elecciones, ¿el único pacto que cabría es con PSOE e IU?

-Nosotros estaríamos dispuestos a pactar con aquellos partidos que en su programa lleven políticas progresistas. Es cierto que con PP y con Ciudadanos es prácticamente imposible, Ciudadanos tiene políticas económicas más neoliberales todavía que el PP. Con el PSOE nos diferencian muchas cosas, como el centralismo de Valladolid para acabar con la despoblación. Nosotros estamos radicalmente en contra porque defendemos un gobierno sustentando en la igualdad y la equidad, defendiendo inversiones para León porque ha sido la gran maltratada por el PP. Además el PSOE votó con PP y Ciudadanos para que se destinen 1.600 millones de euros a la educación privada y concertada. Aun con diferencias importantes, el PSOE parece el actor político con el que estaríamos dispuestos a sentarnos y negociar para propiciar un cambio de gobierno, también con IU.

-Conocíamos hace escasos días la subvención directa de varios millones a la televisión autonómica por parte de la Junta. ¿Está en su programa replantear este punto?

-Sí, si nosotros estamos en el gobierno será uno de los asuntos que abordemos y afrontemos. Abogamos porque si se está financiando una tele privada con el 90% de dinero público, el paso es hacerla pública del todo para garantizar unas condiciones de trabajo dignas para los trabajadores del medio. No se entiende que sea privada, pertenezca a dos empresarios y el 90% de su presupuesto sea dinero público.

«No se entiende que la televisión autonómica sea privada, pertenezca a dos empresarios y el 90% de su presupuesto sea dinero público»

«No se entiende que la televisión autonómica sea privada, pertenezca a dos empresarios y el 90% de su presupuesto sea dinero público» medios de comunicación

-¿Por qué ocurre esto?

-Porque así lo han querido PP y PSOE, que han pactado desde su creación en 2009 la continuidad de esa fórmula. Nuestro modelo es distinto.

-Junto con Luis Mariano Santos (UPL) son los únicos que se presentan a la presidencia desde León. ¿Qué se puede hacer por esta provincia desde la Junta?

-Falta gobernar, tener la mayoría parlamentaria suficiente para llevar a cabo políticas que revitalicen la provincia. Nuestras medidas se asientan en cinco ejes: una estrategia integral de repoblación, que pasa por generar empleo haciendo de la provincia el epicentro de la transición energética justa, impulsar el I+D+I con el Incibe y la Ciuden, y el radicar aquí una importante industria de transformación, porque está la materia prima.

El segundo punto sería la vivienda, con un parque público de vivienda de alquiler de un 20% del mercado. El tercero iría por impulsar los servicios y la educación pública, con la gratuidad de los libros de texto y programas de conciliación bajando las tasas universitarias al menos un 25%. El cuarto las infraestructuras, fundamentales para León, con el tren como elemento vertebrador, impulsando la Feve y un plan de carreteras secundarias y por último garantizar la cobertura de internet en toda la provincia.

-Como leonés, ¿cómo asume la reivindicación de una autonomía para la Región Leonesa como solución a su situación?

-Con respeto. Hay un sentimiento identitario leonés que tiene fuerza y es indubitable que el oeste de la comunidad ha sido el más perjudicado por las políticas del PP y también lo sería por las políticas futuribles del PSOE. Creo que el nudo gordiano es un cambio de gobierno, con uno que haga que provincias como León, Zamora y Salamanca reciba las inversiones negadas. Las mayores listas de espera están en el Hospital del Bierzo y en el de Salamanca. Más que de una cuestión de replantear la configuración de la comunidad, que podríamos entrar a debatirlo, es un tema del gobierno que ha estado en Castilla y León. Es cuestión de cambiarlo por uno que de un trato equitativo a todas las provincias, contando con aquellas que han recibido un trato lacerante para que reciban mayores inversiones públicas.

«Hay un sentimiento identitario leonés que tiene fuerza y es indudable que el oeste de la comunidad ha sido el más perjudicado por las políticas del PP. Más que replantear la configuración de la comunidad, es cuestión de cambiar el gobierno que ha estado en Castilla y León»

«Hay un sentimiento identitario leonés que tiene fuerza y es indudable que el oeste de la comunidad ha sido el más perjudicado por las políticas del PP. Más que replantear la configuración de la comunidad, es cuestión de cambiar el gobierno que ha estado en Castilla y León» autonomía leonesa

-¿Le pesa no haber conseguido la confluencia? ¿Ir por separado es la mejor fórmula?

-Nosotros lo intentamos y finalmente no se pudo dar el acuerdo y lo lamentamos. De lo que estamos contentos y orgullosos es de haber conseguido la confluencia con Equo, que en las anteriores elecciones fue con IU. Nosotros tenemos un proyecto político transversal, apelamos a la mayoría social porque hay mucha gente que quizá no se denomine de izquierdas pero coincide con nosotros en que es preciso impulsar los servicios públicos, en que es necesario generar empleo de calidad, el apoyo a los autónomos, la reindustrialización… La única forma de cambiar las cosas es gobernar, para lo que tenemos que ser la fuerza de una mayoría social.

-Ahora mismo Podemos tiene diez procuradores. ¿Cuál es ahora la meta?

-La meta es estar en el gobierno autonómico y ser la garantía de que en Castilla y León va a haber un cambio de gobierno.

-Para muchos Castilla y León ha sido un trampolín político a Madrid. ¿Para usted también?

-Quizás sea una rareza en este sentido, pero he tenido varias oportunidades para dar el salto a la política nacional y he decidido quedarme aquí. Mi compromiso está con los castellanos y leoneses y así va a ser.

-¿Cuáles han sido esas oportunidades?

-En el pasado reciente ha habido oportunidades, pero el compromiso estaba aquí. Soy el secretario general de Castilla y León, el portavoz autonómico y es cierto en que hubo momentos en los que pude irme. Pero me quedé porque creo que Podemos-Equo es la alternativa. Esta tierra tiene mucho potencial y futuro, y yo quiero a sus paisanos y paisanas.

«Quizás sea una rareza, pero he tenido varias oportunidades para dar el salto a la política nacional y he decidido quedarme aquí»

«Quizás sea una rareza, pero he tenido varias oportunidades para dar el salto a la política nacional y he decidido quedarme aquí» castilla y león como trampolín político

-Por último, ¿cómo me convence de que estos próximos cuatro años va a merecer la pena no irse de Castilla y León?

-Va a merecer la pena porque vamos a tener un gobierno que no se debe ni a los bancos, ni a las multinacionales, ni a las eléctricas ni a los grandes empresarios. Un gobierno que haga que las personas sean lo primero, que empiece a generar empleo de calidad especialmente para jóvenes y mujeres, que potencie a pymes y autónomos, con políticas de equidad e igualdad. Un gobierno que cree oportunidades, que construya futuro y que garantice una comunidad más justa y mejor en la que poder quedarse y a la que nuestros paisanos puedan volver.