Maragall propone un pacto de investidura en Barcelona a Colau y JxCat

Ernest Maragall.

El candidato de Esquerra toma la iniciativa para tratar de frenar las especulaciones sobre un acuerdo alternativo entre Colau, PSC y Valls

CRISTIAN REINOBarcelona

La batalla de Barcelona se prolongará hasta el 15 de junio, el día del plenario del Ayuntamiento de la capital catalana que elegirá al próximo alcalde de la ciudad. Dos días después de los comicios municipales, que dieron como resultado un empate a diez concejales entre Ernest Maragall (ERC) y Ada Colau (Comunes), el candidato de Esquerra tomó este martes la iniciativa para formar gobierno.

Maragall, que ganó en número de votos a Colau, anunció que se reunirá este miércoles con Colau y Elsa Artadi (JxCat) y les propondrá un pacto de investidura. Un acuerdo a tres muy complicado porque Colau y Artadi se excluyen mutuamente. La dirigente nacionalista es partidaria de un pacto 100% independentista, es decir solo de ERC y JxCat, mientras que la actual alcaldesa aboga por una alianza a tres entre ERC, Comunes y el PSC, aunque los socialistas no están por la labor. «Ni investiremos a un alcalde independentista ni formaremos parte de una coalición en la que haya independentistas», dijo este martes Jaume Collboni (PSC). Los socialistas, eso sí, están dispuestos a hacer lo que «haga falta» para lograr un «gobierno progresista y estable».

Maragall considera que el resultado de las urnas le «legitima» para ser el próximo alcalde. El republicano empezó este martes a mover ficha para acallar, en parte, las especulaciones sobre un posible acuerdo entre Colau y el PSC, apoyado desde fuera por Manuel Valls, que permitiría a la actual alcaldesa mantener la vara de mando. Colau, en la noche electoral, dio la impresión de que no estaba dispuesta a dar la batalla. Sin embargo, un día después y ya en frío, no descartó nada. Desde su entorno, incluso hicieron circular la idea de que la exactivista antidesahucios pudiera dar un paso al lado para que su número dos, el sociólogo Joan Subirats, pudiera acceder a la alcaldía con los votos de los socialistas y de Manuel Valls. El exprimer ministro francés ha sido muy beligerante durante la campaña contra el independentismo pero también con los «populistas de izquierdas». Ciudadanos dijo este martes que no ve un eventual respaldo de Valls a un candidato de los Comunes, pero todo puede pasar de aquí al 15 de junio. Y es que, por ejemplo, Valls ha amenazado con romper con Ciudadanos si vuelve a aliarse con Vox en el resto de España. Si el exsocialista rompe amarras con la formación naranja, el concurso a favor de Colau, Subirats o incluso Collboni de al menos tres de sus concejales ya sería más fácil.

Maragall, que tiene que ir con cuidado porque su decisión en Barcelona tendrá consecuencias para el Govern y para las próximas elecciones catalanas, rechazó este martes todo este tipo de movimientos alternativos a su candidatura. Dijo que no son más que «ruido» y «especulaciones». Salieron del entorno de Colau, pero un acuerdo que pudiera incluir a Valls podría llegar a romper a los comunes, divididos entre quienes abogan por acercarse a Esquerra y quienes apuestan por alejarse. Una de las más fieles a Colau, Gala Pin, concejal de Ciutat Vella, calificó de «locos» un pacto con el exprimer ministro francés.