León ha vivido tres mociones de censura esta legislatura, en la que sólo una fue infructuosa

Jorge Pérez, alcalde de Villaquilambre./Campillo
Jorge Pérez, alcalde de Villaquilambre. / Campillo

Dos municipios leoneses, Villaquilambre (PSOE) y Chozas de Abajo (UPL) sufrieron cambios en el equipo de Gobierno en estos cuatro años de mandato de un total de diez relevos en toda la comunidad | Santa Marina del Rey y su alcalde socialista resistieron la moción de censura

ICAL

Una decena de municipios de Castilla y León ha cambiado de alcalde en esta legislatura, 2015-2019, a través de mociones de censura, aunque se registraron 13, lo que representa menos del uno por ciento de los 2.248 existentes en la Comunidad. Los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, presentan el mismo balance de cuatro alcaldías perdidas y otras dos ganadas, aunque la más importante se registró en la Diputación de Ávila por una escisión en el Partido Popular.

A dos meses de las elecciones, Jesús Manuel Sánchez Cabrera anunció su baja en el PP para ser candidato a la Alcaldía de la formación 'Por Ávila'. La moción de censura contra él prosperó con el voto a favor de los diputados populares y el único representante de UPyD, que ha llevado a la presidencia provincial a Carlos García, que era vicepresidente primero de la institución.

Los socialistas han conseguido, en la recta final de la legislatura la Alcaldía de Villaquilambre. El popular Manuel García, procurador en las Cortes, investigado por el caso Enredadera, perdió el bastón de mando a favor de Jorge Pérez. Cubo del Vino y Quintanilla de Onésimo son dos localidades en las que se han alzado con sus consistorios, a la vez que han mantenido el de Santa Marina del Rey. En éste último, el alcalde socialista, arropado por los vecinos, venció la moción de Cs, PP y UPL.

Por su parte, los populares arrebataron a los socialistas la «emblemática» de Quintanar de la Sierra, donde gobernaron durante años y el pequeño pueblo soriano de Ciria. La 'popular' Montserrat Ibañez, apoyada por AQUI Asamblea Quintanar, desbancó a la socialista Yasmina Lozano. El Partido Popular mantiene el pequeño pueblo de Vita (Ávila), pero perdió las plazas de Macotera Galindo Perahuy, ambas en Salamanca.

La formación naranja salió de un ayuntamiento importante, como Villarcayo (Burgos), donde Miguel de Lucio quedó relegado por Adrián Serna (Iniciativa Merindades), apoyado por el PP. Sin embargo, con respaldo popular consiguió la alcaldía Alberto Sanz en Valdestillas, perdida por el PSOE, mientras que con el PSOE llegó a la de Quintanilla de Onésimo, aunque el alcalde de esta localidad es ahora el socialista Carlos del Barrio por la rotación acordada. Unión del Pueblo Leonés consiguió arrebatar al PSOE el consistorio leonés de Chozas de Abajo.

Del total de mociones de censura, Burgos, León y Salamanca contabilizan tres; Valladolid, dos; Ávila, Soria y Zamora, una. Únicamente las provincias de Palencia y Segovia se quedan fuera de este mapa, en el que donde más movimientos se han registrado es en la provincia burgalesa. Junto a las tres mociones cerradas hubo amagos en otras tantas, incluida la capital, en la que Ciudadanos se echó atrás, en Aranda de Duero o en Modubar de la Emparedada.

En Condado de Treviño fue su alcalde, Ernesto Argote, quien renunció y le sustituyó Elena Ramírez. Pero el caso más polémico se fraguó en el pequeño municipio de Fuentelcésped, cercano a Aranda de Duero. Tres concejales del PP, apoyados por uno del PSOE, presentaron una moción contra el alcalde 'popular' Marcos Alcalde. Salió adelante, pero un juzgado de Burgos anuló la votación y sigue en el cargo su titular.

En Zaratán (Valladolid), fracasó la moción de censura contra la alcaldesa popular, Susana Suárez. Fue presentada en enero de 2017 por los cuatro grupos de la oposición, pero contó con seis votos a favor y siete en contra. Uno de los concejales firmantes, el no adscrito Reinerio Braña, se echó atrás «después de haber mantenido durante estos días muchos contactos con vecinos y asociaciones del pueblo». La concejala socialista Alejandra Fernández, propuesta a la Alcaldía, aseguró que su grupo y los demás de la oposición se sentían «traicionados».

Valdestillas (Valladolid) vivió momentos de tensión en el debate de la moción de censura. Fue en el tercer pleno en el que salió adelante ya que las dos anteriores se suspendieron por la protesta de los vecinos, en apoyo del alcalde, y tuvo que intervenir la Guardia Civil. Al final, el socialista Jesús Román salió del cargo para el que se eligió a Alberto Sanz, con apoyo del PP.

Del mismo partido

Uno de los casos más llamativos se produjo en la localidad abulense de Vita, con 99 habitantes. Las elecciones de mayo de 2015 depararon dos concejales al PP, Emilio Hernando (43 votos) y Antonio Martín (42 votos), y uno del PSOE, Audacio García (30 votos). Hubo una moción de censura apoyada por el edil socialista para que Martín arrebatará el cargo a su compañero. El socialista denunció amenazas tras ese respaldo. El alcalde sigue siendo Emilio Hernando.

La Unión del Pueblo Leonés consiguió una alcaldía. Es la de Chozas de Abajo. El leonesista Ángel Santos, único edil en el consistorio, asumió el gobierno municipal el pasado mes de septiembre. El socialista Santiago Jorge -cinco representantes- fue relevado gracias al respaldo de los cuatro concejales del Partido Popular y del único de Ciudadanos.

En Cubo del Vino (Zamora), la moción de censura firmada por PSOE y Ciudadanos sentó en la alcaldía al socialista Juan Ramón García, que ya fuera alcalde de este municipio en la pasada legislatura, en detrimento del popular Basilio Leal.

Por último, la Agrupación de Electores Vecinos por Macotera y el PSOE apoyaron la moción contra el alcalde del PP, Jacinto García, y el concejal de la primera formación, Francisco Blázquez, accedió a la alcaldía. El 'popular' Victoriano López fue relevado en Galindo Perahuy (Salamanca) por el representantes de la Agrupación de Electores Francisco Jesús Rodríguez, con votos de PSOE e independientes. Más curioso es el caso salmantino de Zamayón, donde Ángel del Arco (PSOE) sustituyó a Felipe Corral, también socialista. El edil de Ciudadanos dio la alcaldía al primero.