Ciudadanos se desinfla y se despide del 'sorpasso' al PP

Los candidatos de Ciudadanos a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid, Ignacio Aguado y Begoña Villacís./EFE
Los candidatos de Ciudadanos a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid, Ignacio Aguado y Begoña Villacís. / EFE

La formación liberal no consolida el resultado del 28-A y salva los muebles gracias al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Ni 'sorpasso' al PP ni liderar ningún gobierno autonómico. Ciudadanos no ha logrado consolidar los resultados de hace un mes, donde ascendió de cuarta a tercera fuerza del arco parlamentario y se quedó a 0,81 puntos de los populares. La formación liberal crece con respecto a 2015 pero la idea de que Albert Rivera es el «líder de la oposición» pierde fuerza. Ciudadanos presentó las elecciones municipales y autonómicas como una segunda vuelta del 28-A con el objetivo principal de adelantar al PP y erigirse como la voz más nítida y contundente de la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez. Pero Rivera y su círculo tendrán que esperar al menos otro ciclo electoral.

Ciudadanos ha conseguido tan solo 108 alcaldías de las 2.148 a las que presentó candidaturas. Ninguna de ellas en capitales de provincia. Aunque podrá entrar en los consistorios de Zaragoza, Las Palmas, Ávila, Almería León y Murcia de la mano del PP. «Hemos subido un 80% el número de concejales en toda España y duplicado el número de diputados autonómicos», remarcó Rivera con los números en la mano. La formación ha pasado de 1527 concejales a 2787 y de 109 parlamentarios autonómicos a 144 (sin contar Navarra).

Pese a que lo resultados no eran los esperados, el líder naranja defendió anoche que su formación ha ganado músculo territorial, después de que hace cuatro años llegaron a estos comicios casi sin experiencia y con la única intención de poner un pie, y empezar a ser decisivos –como ocurrió en Andalucía– en la formación de gobiernos municipales y autonómicos.

Los naranjas tienen la llave del Gobierno en Castilla y León y en Aragón, donde pueden sumar con PP y PSOE

Los liberales confiaban en repetir este domingo como mínimo los resultados del pasado abril donde superaron en votos al PP en seis de las diez ciudades más pobladas de España (Barcelona, Valencia, Zaragoza, Málaga, Palma de Mallorca y Las Palmas de Gran Canaria) y en tres de la cinco comunidades en las que ayer su sacaron las urnas a la calle: Baleares, Aragón y Madrid. Pero tampoco cumplieron su expectativas. Ciudadanos salvó los muebles gracias a que tendrá la llave del Gobierno en Castilla y León y Aragón -donde puede pactar a izquierda y a derecha- y a que el PP en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid ha tenido mejores resultados de los esperados. «Cada vez que se abren las urnas hay una ola naranja que no deja de crecer. Vamos a gobernar en Madrid», remarcó Rivera.

En su batalla particular por la hegemonía del centro derecha, el líder naranja priorizó las elecciones municipales y autonómicas de Madrid, donde el partido liberal se mostró más fuerte el 28 de abril. Rivera acompañó en la última semana de campaña a los candidatos Begoña Villacís e Ignacio Aguado, dejando claro su prioridad sobre otros frentes. «Somos el único partido que crece en Madrid y eso sólo se debe al esfuerzo y al trabajo», remarcó Villacís.

Siete eurodiputados

En Europa el partido liberal se aleja también de los resultados esperados. Ha pasado de los dos escaños actuales a siete convirtiéndose así en la tercera fuerza de la Eurocámara, con el 12,2% de los votos. Pero solo suma un eurodiputado más con respecto a las elecciones de 2014 si contamos los escaños obtenidos entonces por UPyD (4) -que en estas elecciones se presentó en la lista con los liberales- y Ciudadanos (2). «Hemos crecido. Venimos con ganas e ilusión. Vamos a Europa a cambiar las cosas y a hacer reformas», remarcó su cabeza de lista Luis Garicano.

Los último sondeos le situaban algo mejor del resultado obtenido, en una horquilla de entre ocho y diez diputados. Los comicios europeos los ha ganado el PSOE con veinte escaños, seguido del PP, con doce.