Madrid Nuevo Norte, se aprueba la mayor operación urbanística tras 26 años de bloqueo

Recreación virtual del proyecto. / Efe

El macroproyecto incluye la construcción de 10.500 viviendas y prevé la creación de más de 240.000 empleos en su desarrollo, que se prolongará durante 25 años

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

Después de 26 años de bloqueo, el Ayuntamiento de Madrid aprobó este lunes por unanimidad el proyecto urbanístico más grande de España, Madrid Nuevo Norte, más conocido como Operación Chamartín. El mayor proyecto urbanístico de España y uno de los más grandes de Europa prevé la construcción de 10.500 viviendas -4.000 de ellas públicas-, un nuevo distrito financiero en el norte de la capital y la reforma de la estación de trenes de Chamartín.

Todos los grupos municipales dieron el visto bueno a que el magroproyecto vea la luz, pero no será de un día para otro. Este plan que contará con una superficie de 3 millones de metros cuadrados y 5,6 kilómetros de longitud, comenzará a urbanizarse en la segunda mitad de 2021, pero todo indica a que pasarán al menos diez años hasta que se construyan los primeros edificios de viviendas y oficinas, según la memoria del expediente urbanístico.

Por ello, se trata de un proyecto a largo plazo cuyas cifras irán concretándose con el tiempo. Se prevé que su desarrollo se prolongue 25 años, en los cuales se necesitarán unos 240.000 nuevos puestos de trabajo, directos e indirectos. La inversión para este periodo será de 7.100 millones, según las cifras del Ayuntamiento de Madrid.

Zona de Madrid donde se construirá el proyecto.
Zona de Madrid donde se construirá el proyecto. / Efe

Eso sí, no se pueden descartar problemas legales a pesar de haberse aprobado por unanimidad. Y es que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid admitió a trámite en diciembre de 2018 un recurso de Ecologistas en Acción y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm), con su aprobación inicial. Además, al ser una modificación del planeamiento general de 1997 es necesario el visto bueno de la Comunidad de Madrid para su aprobación definitiva, pero no supondrá un problema, según lo previsto.

Nuevo distrito financiero

El proyecto que nació en 1993 dibujará en el norte de Madrid un nuevo distrito financiero en los terrenos que rodean la estación ferroviaria de Chamartín, mientras que las viviendas estarán al norte, en el barrio de Fuencarral. Al norte de la M-30 se situará la mayor parte de la bolsa de vivienda, aunque se integrará actividad económica mixta, con el objetivo, como destaca la promotora Distrito Castellana Norte (DCN), de evitar el modelo de 'ciudad dormitorio'. Y en la zona de Fuencarral-Las Tablas habrá un uso del espacio sobre todo terciario, con solo un 35% de terreno destinado a viviendas, para rematar la actividad económica del eje de la A-1, que alberga Telefónica o BBVA.

A nivel empresarial, el proyecto incluye la construcción de la torre más alta de España, de 70 plantas y 300 metros de altura, junto a otras dos de tamaño similar a las del Parque Empresarial de las Cuatro Torres (250 metros), que quedarán enfrente.

Esta zona quedará peatonal junto al Hopital La Paz porque el Paseo de la Castellana se soterrará a partir de la calle Sinesio Delgado a través de un túnel que llegará hasta Fuencarral, mientras que al nuevo distrito financiero también se llegará por un subterráneo, el de Agustín de Foxá.

Pero no todo serán casas y oficinas. Lo que actualmente son vías al norte de la estación de Chamartín tienen previsto que se conviertan en un gran parque de 13 hectáreas que cubrirán los raíles, según informó DCN. De esta forma, se conectará de una forma medioambientalmente sostenible todo el proyecto de norte a sur.

Reparto de costes

¿Y quién pagará este macroproyecto? El Ayuntamiento, la promotora y el Ministerio de Fomento firmaron un protocolo el pasado mes de abril -aún con Manuela Carmena al frente del consistorio- para fijar el reparto de los costes de las actuaciones. La capital asume el cubrimiento de la Castellana y su conexión con el Monte del Pardo y la mejora del nudo norte y el de Fuencarral, mientras que Adif se encarga de remodelar Chamartín y de las estaciones de Cercanías en Fuencarral, además de cubrir las vías, en total unos 307 millones de euros, según la memoria.

Por su parte, la promotora DCN asume el coste del retranqueo de la infraestructura del Canal de Isabel II (80 millones) y la prolongación de la línea 10 de Metro, aunque hasta un tope de 141 millones.