Una Semana Santa con menos nuevos empleos

Un camarero sirve el desayuno en una terraza./B. Castillo
Un camarero sirve el desayuno en una terraza. / B. Castillo

Se firmarán casi 160.000 contratos, un 4% más que el año pasado, pero esta cifra es la segunda más baja desde hace cinco años, según datos de Adecco

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

El crecimiento del empleo durante esta Semana Santa no será tan potente como el de años anteriores. Según cifras de Adecco, a pesar de que se prevé que se firmen casi 160.000 contratos -un 4,2% más que en 2018 en términos interanuales-, se trata de la segunda menor subida de los últimos cinco años y queda lejos de las cifras de 2014, 2015 y 2016 con subidas que fueron del 11% al 23%.

La desaleceración económica se estaría reflejando así en el mercado laboral, tal y como reflejaban los datos de otro informe de Randstad la semana pasada, aunque en su caso estiman un crecimiento ligeramente más positivo con un crecimiento del 7% y casi 199.000 contratos nuevos.

Cataluña será la comunidad que lidere este ligero crecimiento del empleo en Semana Santa, con una previsión del +6,5%, seguido de muy cerca por Galicia, con un +6,4%. También por encima de la media estarán, según las estimaciones de Adecco, la Comunidad de Madrid (6%), Castilla y León (5,8%), Andalucía (5,6%) y Cantabria (5%). A nivel total, en Cataluña se prevé que se creen 29.000 empleos, 22.700 en Madrid, en murcia 21.700, en Andalucía 18.400 y 18.000 en la Comunidad Valenciana.

Un año más los contratos que más se firmarán serán del ámbito del turismo, liderados por la hostelería y restauración (+9%) y seguidos del sector de aeropuertos (+8%). Los perfiles con más demanda en Semana Santa serán los de camarero, cocinero, ayudante de cocina, recepcionista, dependiente, teleoperador, comercial, vendedor, azafato de tierra y operario, entre otros.

Como ya ocurre desde hace algunos años, el conocimiento de idiomas es el requisito más valorado en las ofertas de empleo para este período. Es inglés es a menudo insuficiente y se exige un segundo, e incluso, un tercer idioma, sobre todo en aquellas zonas más atractivas para los turistas extranjeros.

Más información