La Bolsa registra la mayor caída en dos años por miedo a una desaceleración

Bolsa de Madrid. /Efe
Bolsa de Madrid. / Efe

Ha sufrido un descenso del 2,77 %, que le ha llevado a perder la cota de los 9.000 puntos

CRISTINA VALLEJOMadrid

Las pérdidas fueron de menos a más conforme fueron pasando las horas. El selectivo español arrancó la jornada rondando los 9.150 puntos y al cierre daba un último cambio en los 8.912,2 puntos, lo que supone un retroceso del 2,77%. El selectivo español no caía más de un 2% desde el pasado 30 de julio cuando se dejó casi un 2,5%. La anterior caída semejante a la de hoy tuvo lugar el 6 de diciembre, cuando bajó un 2,75%. Pero sólo el 4 de octubre de 2017 el indicador sufrió un descenso superior al de hoy (de un 2,85%).

El Ftse 100 fue el peor índice del día en Europa, con un recorte del 3,23%. También el Cac 40 francés se dejó más de un 3%. El Ftse Mib de Milán perdió un 2,87% y el Dax alemán, un 2,76%. El PSI-20 de Lisboa fue el índice que menos cayó: retrocedió un 1,35%.

Sólo dos valores del Ibex-35 cerraron la sesión en verde: MásMóvil y Acciona, que ganaron un 0,18% y un 0,16%, respectivamente. Entre los mejores, pero ya en rojo, sólo dos valores, Grifols y Colonial, bajaron menos de un punto porcentual.

En rojo, ArcelorMittal fue el peor, con un descenso del 5,87%. Después se colocaron Amadeus, Santander y ACS, los tres con pérdidas de más de un 4%. Viscofán y BBVA perdieron alrededor de un 3,85%. Ferrovial, Naturgy, Mediaset e Inditex también se dejaron más de un 3%. Casi ese porcentaje retrocedió CaixaBank. Telefónica y Repsol perdieron más de un 2%.

Malos datos de Estados Unidos otra vez

La venta de acciones se aceleró, sobre todo, con la publicación del informe de empleo de Estados Unidos que elabora la agencia privada ADP. Según sus cálculos, durante el mes de septiembre se crearon 135.000 nuevos puestos de trabajo, por debajo de los 140.000 estimados por los analistas. Además, la cifra del mes de agosto se revisó a la baja, desde los 195.000 hasta los 157.000 nuevos empleos. Éste es un aperitivo del informe oficial que se publicará el viernes. Los analistas prevén que la tasa de paro se haya mantenido en el 3,7% en septiembre con la creación de 148.000 nuevos puestos de trabajo en la economía no agrícola.

El decepcionante dato del mercado de trabajo estadounidense sigue al del sector industrial americano que se conoció en la jornada de ayer y que también tuvo un efecto demoledor en los mercados de renta variable, al marcar su nivel más bajo en una década. La preocupación sobre la sostenibilidad del ciclo se extiende a Estados Unidos, cuando hasta el momento parecía circunscrita al Viejo Continente, muy especialmente a Alemania. Otro ingrediente de los males que pesan sobre la primera economía del mundo lo puso la industria automovilística, sus ventas y sus márgenes.

En Wall Street, los principales indicadores sufrían relevantes recortes al cierre de la sesión europea

Así las cosas, en Wall Street, los principales indicadores sufrían relevantes recortes al cierre de la sesión europea. El Nasdaq se dejaba alrededor de un 1,5%, mientras que el Dow Jones retrocedía un 1,6% y el S&P 500, un 1,7%. En el Dow Jones únicamente dos valores se salvaban de las pérdidas: Johnson & Johnson y UnitedHealth.

Aunque a los temores económicos hay que sumar la preocupación respecto a que finalmente haya un 'brexit' sin acuerdo, dada la determinación que muestra el primer ministro, Boris Johnson, por que se materialice el día 31 de octubre, tal y como está planeado, aunque no le sea posible llegar a un pacto con Bruselas. En la jornada de hoy Johnson presentó una nueva propuesta de acuerdo a la Unión Europea que es muy diferente a la que pactó Theresa May, sobre todo respecto a Irlanda y su frontera, y la respuesta de Bruselas es que el proyecto le parece «problemático».

Como asuntos pendientes, además, la semana que viene se prevé que se retomen las conversaciones entre Estados Unidos y China sobre la guerra comercial. Y el proceso para la destitución de Donald Trump sigue en marcha: a él ha echado la culpa el presidente de las fuertes caídas bursátiles de hoy.

Dueda, divisas y materias primas

En el mercado de deuda, comportamiento completamente dispar a uno y a otro lado del Atlántico. Así, la rentabilidad del bono americano a diez años caía desde el 1,64% hasta el 1,60%, lo cual es coherente con las malas noticias económicas. Pero en Europa los rendimientos subían, en principio, contra toda lógica. El interés del título alemán a diez años pasaba del -0,57% al -0,55%. Y la rentabilidad del bono español subía del 0,14% al 0,16%, mientras que la de su comparable italiano pasaba del 0,85% al 0,89%.

Pero es que en el mercado de divisas, el euro también ganaba posiciones frente al billete verde. La moneda única se apreciaba un 0,20% respecto al dólar. Con ello, el tipo de cambio se situaba en 1,095 unidades. Por la mañana, estuvo en peligro la cota de 1,09, pero el informe de empleo americano provocó caídas en el billete verde. Éste no se debilitó sólo respecto a la divisa comunitaria. También perdió fuerza respecto al conjunto de principales monedas del mundo.

El mercado puede estar apostando por una bajada de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal en el mes de octubre. Un dato al que habrá que prestar atención para medir esta probabilidad es el de actividad del sector servicios que se publicará mañana, para ver hasta qué punto el deterioro de la industria se contagia al tercer sector. En todo caso, si antes de los datos industriales de ayer la probabilidad de una bajada de tipos en octubre estaba por debajo del 50%, ahora está cerca del 80%.

En el activo en el que sí hubo coherencia fue en el petróleo: malas noticias económicas suelen provocar descensos en su precio. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, encadenaba su cuarta sesión consecutiva de pérdidas, para situarse en los 57,80 dólares, otro mínimo desde agosto.

En cambio, el oro hizo valer su carácter de refugio y captó dinero. Al cierre de la sesión europea, el precio de la onza se anotaba un 1,35%, hasta rozar los 1.500.

Junto al oro, también subió el yen japonés, que se apreciaba alrededor de un 0,44% frente al dólar.

CLAVES DE LA SESIÓN:

-El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 2,77%, para dar un último cambio en los 8.912,20 puntos. Fue el peor día para el Ibex-35 desde el 4 de octubre de 2017.

-MásMóvil y Acciona fueron los únicos valores del Ibex-35 que cerraron en verde. ArcelorMittal fue el peor, que recortó un 5,87%.

-Los malos datos americanos provocaron que el tipo de cambio entre el euro y el dólar pasara de poner en riesgo la cota de 1,09 unidades a terminar el día sobre 1,095 unidades.