La Bolsa castiga a Sabadell y CaixaBank al no convencerle sus cuentas

La Bolsa castiga a Sabadell y CaixaBank al no convencerle sus cuentas
EFE

El beneficio del banco presidido por Oliú cae un 54% por la filial TSB y la limpieza del balance, y Gortázar anticipa un año «difícil» para el sector

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El mercado bursátil vivió este viernes una de las peores jornadas de los últimos meses por el retroceso sufrido por la banca, en general, y Sabadell y CaixaBank, en particular. Las acciones del primero de los bancos retrocedieron más de un 9% hasta situarse en los 0,9 euros por título, el valor más bajo que ha tenido la compañía, y la mitad del que registraba hace 12 meses.

Sabadell ha sido el único entre los grandes bancos españoles cuyo beneficio ha retrocedido en 2018. Lo ha hecho un 54,2% hasta situarse en los 328 millones de euros tras completar la integración de la filial británica TSB y culminar la limpieza de balance. Ambas variables han supuesto un impacto superior a los 637 millones de euros. Aunque el negocio puramente bancario (margen de intereses y comisiones netas) ha registrado un incremento anual cercano al 3%.

RESULTADOS

328
millones de euros es el beneficio obtenido por Sabadell, un 54% menos que en el ejercicio previo.
1.985
millones de euros ganó CaixaBank en 2018, un 18% más, por la aportación de BPI y su negocio 'core'.

El presidente del Sabadell, Josep Oliú, ha reconocido que el proceso de migración tecnológica del británico TSB ha supuesto un impacto para el grupo bancario, aunque ya lo han solucionado. «Pensábamos que iba a ser un paseo militar y al final ha sido una batalla, aunque la hemos ganado», reconocía este viernes.

Por su parte, las acciones de CaixaBank cayeron este viernes un 7,2% situándose al borde de los 7 euros por título. No es su valor histórico bursátil más bajo, pero ha sufrido la mayor minusvalía en un solo día desde que Reino Unido votara a favor del 'brexit', en junio de 2016. Los inversores consideran que los resultados presentados por la entidad están por debajo de sus expectativas.

En concreto, CaixaBank ganó el año pasado 1.985 millones de euros, un 17,8 % más que el ejercicio. Lo hizo gracias al crecimiento de los ingresos del negocio puramenta bancario, la mayor aportación del portugués BPI y la reducción de las dotaciones. A pesar de este incremento del resultado, la entidad no ha cumplido las expectativas de los inversores, que preveían que superara los 2.000 millones.

El consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, señaló este viernes en Valencia, consciente de que la acción caía ya con fuerza, que «el mercado valora expectativas, y lo que nos preocupa es crear valor y crecimiento en el largo plazo». En cualquier caso, reconoció que «sigue habiendo fuertes inercias de gasto, que los tipos de interés no suben y que el sector bancario está en una situación difícil». De hecho, prevé que el resultado de este año 2019 sea «un poco peor» por el contexto.

Con todos los resultados sobre la mesa, los seis grandes bancos españoles ganaron 16.676 millones de euros, un 22,4% más que en 2017. Se trata del sexto ejercicio consecutivo en el que estas entidades mejoran sus resultados.

Más información:

 

Fotos