Iberdrola gana más de 3.000 millones por primera vez en su historia

El presidente de Ibedrola, Ignacio Galán, en la junta de accionistas. /R. C.
El presidente de Ibedrola, Ignacio Galán, en la junta de accionistas. / R. C.

La compañía, que mejora en todas sus áreas de negocio, propondrá la reelección de Galán como presidente en la junta del 29 de marzo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El beneficio anual de Iberdrola de 2018 se ha situado en los 3.014 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,5% con respecto a los resultados del ejercicio anterior. Por primera vez en su historia, la compañía presidida por Ignacio Galán ha conseguido registrar unas ganancias que superan la barrera de los 3.000 millones de euros.

El resultado de la energética, con presencia en numerosos países desde España a Reino Unido, sus dos principales pilares de negocio, se ha asentado precisamente en el buen comportamiento de todas sus actividades así como enel impacto de la venta de parte de sus activos en Reino Unido. El pasado mes de octubre, Iberdrola consumó la venta de Scottish Power Generation, sus activos de generación convencional en el Reino Unido, al grupo Drax por 702 millones de libras (unos 777,6 millones de euros)

La corporación ha realizado inversiones por un valor cercano a los 20.000 millones realizadas en los últimos cuatro años, la expansión internacional, la normalización de las condiciones operativas en España y la buena marcha de todos los negocios, como señala la propia compañía. Además, la mejora se logró pese al efecto divisa y el menor impacto de extraordinarios.

El negocio de Redes generó un resultado de explotación de 4.915 millones, el 16,2 % más; el de Renovables, de 2.444,7 millones, el 39,3 % más, impulsado por una mayor producción y la mayor capacidad instalada; y el de Generación, de 2.038,4 millones, el 39,3 % más, por la normalización de las condiciones en el mercado minorista de Reino Unido, la mayor capacidad disponible en México y la mayor demanda en España. Asimismo, la compañía llevó a cabo desinversiones por valor de 1.112,9 millones de euros, frente a los 309,2 millones contabilizados en 2017.

El presidente, Ignacio Galán, ha señalado que »estos resultados ponen de manifiesto el éxito de un modelo sostenible y nos animan a seguir trabajando por la transición hacia una economía baja en carbono. La lucha contra el cambio climático es una oportunidad». Para este año, la firma estima que el mayor peso de los activos regulados de redes, la nueva capacidad instalada y las mejoras en la eficiencia permiten esperar que el aumento del beneficio y ebitda se situará «en la parte media de la primera decena».

Estas cuentas anuales serán sometidas a votación el 29 de marzo en la junta de accionistas que tendrá lugar en Bilbao. Será el momento en el que los accionistas votarán la reelección de Galán como como consejero ejecutivo, con lo que el directivo, que el próximo mes de septiembre cumplirá 69 años, estará al frente de la compañía energética hasta 2023. De esta forma, el presidente liderará el desarrollo del plan estratégico previsto hasta 2022.

El año pasado, el presidente de Iberdrola ya mostró a los grandes inversores institucionales su compromiso para renovar en el cargo por un nuevo mandato, con lo que pilotaría así al completo el nuevo plan estratégico 2018-2022 del grupo.

El último nombramiento de Galán como consejero ejecutivo de Iberdrola tuvo lugar en marzo de 2015, por lo que su renovación por un nuevo mandato de cuatro años debía producirse este año. El empresario de origen salmantino fue nombrado en 2001 vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Iberdrola. Desde 2006 es el presidente y CEO del grupo.

Los accionistas también votarán el nombramiento de Sara de la Rica, catedrática de Economía de la Universidad del País Vasco y actual directora de la Fundación ISEAK, como nueva consejera independiente. Con su incorporación al consejo de administración, Iberdrola se convertirá en la compañía líder del Ibex 35 por porcentaje de mujeres en su órgano rector, con un 42,8% de consejeras sobre un total de 14 miembros.

El grupo energético prácticamente duplicará la media de porcentaje de mujeres en los consejos de administración del selectivo español -un 22% según el estudio de PwC Women to Watch-, superando ampliamente la recomendación del Código de Buen Gobierno de la CNMV para 2020 (30%) y la de la Comisión Europea (40% para ese mismo año).

Además, Iberdrola refuerza su presencia de independientes en su órgano rector con la recalificación de Xabier Sagredo de 'otro externo' a 'independiente', acordada este martes por el consejo de administración, contando 10 de los 14 miembros (el 71,4%) con esta categoría. La renovación de este órgano incluirá la salida de Ángel Acebes, que era consejero de la eléctrica desde 2012, y cuyo mandato expiraba este año.

Otras de las propuestas a la junta serán la aplicación del resultado y de distribución del dividendo correspondiente al ejercicio 2018, cuyo pago complementario se llevará a cabo en el marco del sistema de dividendo opcional 'Iberdrola Retribución Flexible', así como la aprobación de dos aumentos de capital relacionados con este programa.