El Corte Inglés se adentra en el negocio de la promoción y construcción

Centro comercial de El Corte Inglés. /R. C.
Centro comercial de El Corte Inglés. / R. C.

Pone en marcha una división inmobiliaria tanto para necesidades propias como para otros clientes

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Corte Inglés va a ampliar su abanico de negocios adentrándose en el campo de la construcción, la promoción y la gestión de activos inmobiliarios a través de un nuevo área, tal y como ha anunciado el grupo, una de las corporaciones con mayor número de activos estratégicos repartidos en los principales puntos neurálgicos de las ciudades. Se trata de un nuevo operador del grupo que no se limitará a dar servicios a sus propias filiales, sino que también tendrá como clientes a empresas externas.

El grupo justifica esta novedosa decisión recordando que es «una de las empresas con mayor patrimonio inmobiliario de España, cuenta con una amplia experiencia en el desarrollo y construcción de proyectos inmobiliarios, principalmente de centros comerciales, pero también de otro tipo de activos desarrollados para terceros». La corporación ha tomado esta decisión de crear un área inmobiliaria específica a pesar de las «numerosas ofertas» que ha recibido en los últimos meses para hacerse con el pastel de inmuebles con los que cuenta en toda la geografía.

La nueva división se denomina El Corte Inglés Real Estate, y en ella se integrarán todas las áreas que ya tenía puestas en marcha la empresa presidida por Marta Álvarez: estaban relacionadas con la actividad puramente inmobiliaria y aprovechará la experiencia de sus equipos de construcción, arquitectura, ingeniería, proyectos y obras, interiorismo o decoración.

De esta forma, El Corte Inglés fusiona tres divisiones autónomas hasta ahora: Obras y Construcciones, Explotación y Gestión de Activos Inmobiliarios, y El Corte Inglés Empresas. La primera de ellas cuenta con un equipo de arquitectos, ingenieros y profesionales especializados en la construcción de centros comerciales; la segunda está enfocada a la compraventa de todo tipo de activos inmobiliarios, así como a su gestión y explotación; y la tercera dirigida a clientes externos, especializada en la creación y renovación de hoteles y oficinas con trabajos encaminados a todo tipo de reformas, instalaciones y equipamientos. Además, dispone de un estudio propio de interiorismo y decoración.

La operación se enmarca dentro de la estrategia diseñada por el consejero delegado del grupo, Víctor del Pozo, para generar un mayor valor añadido a los inmuebles y mejorar su rentabilidad. De hecho, El Corte Inglés se había adentrado en los últimos meses a varias operaciones de venta de activos no estratégicos, unos trabajos que ahora se enmarcan dentro de las funciones de la nueva división Real Estate. Así «se conseguirá aportar mayor valor añadido y rentabilidad a cada uno de los inmuebles».

Al frente de esta nueva unidad de negocio estará como primer ejecutivo Javier Catena, que cuenta con una amplia experiencia y reconocimiento en el mercado inmobiliario. Catena se incorporó a El Corte Inglés el pasado mes de marzo.