El crudo repunta un 2% por la explosión en el petrolero iraní

Instalación petrolífera. /R. C.
Instalación petrolífera. / R. C.

El precio del barril de Brent vuelve a superar los 60 dólares en apenas unos minutos quince días después de que se avivaran las tensiones en el Golfo Pérsico por ataques marítimos

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los ataques selectivos contra buques o instalaciones petrolíferas han vuelto a elevar este viernes la tensión en el Golfo Pérsico, clave en el transporte de petróleo, y con ello en los mercados internacionales donde el barril de Brent ha experimentado una súbida subida del 2% en apenas unos minutos desde que comenzara la sesión de esta mañana. A estas horas, el crudo cotiza por encima de lo 60 dólares, después de dos semanas de calma tras los últimos conflictos surgidos en la zona.

El detonante del repunte del crudo ha sido la explosión en un petrolero con bandera iraní propiedad de la compañía National Iranian Oil company (NIOC). Según las informaciones que llegan de la zona, el buque habría sido alcanzado por dos misiles cerca del puerto de Jeddah en Arabia Saudí, como asegura la televisión estatal iraní. Desde el régimen de Teherán responsabilizan a Arabia Saudí de los ataques contra el petrolero.

Estos acontecimientos llegan apenas 15 días después de que se produjera otro conflicto semi-bélico en ese área tan sensible por los ataques lanzados con dronEs contra instalaciones petrolíferas de Arabia Saudí. Entonces, ese Estado culpó de los hechos a Irán, justo en sentido contrario de lo que habría ocurrido esta mañana. Entonces, el petróleo repuntó más de un 15% en lo que fue la mayor subida de su precio en una sola jornada desde la primera Guerra del Golfo, en 1991, llegando a rozar los 70 dólares.

En las tres últimas semanas, el precio del crudo se ha ido relajando a medida que lo ha hecho el conflicto entre los países implicados en estos ataques esporádicos. De hecho, el barril de Brent llegó a caer hasta los 56 dólares a principios de mes, y se había mantenido entre esa referencia y los 58 dólares hasta este jueves.

Ese contexto había permitido hasta ahora que el precio de los combustibles también se mantuviera estable: en el entorno de los 1,24 euros por litro, en el caso del diésel; y en los 1,33 euros para la gasolina de 95 octanos. Habrá que esperar al inicio de la próxima semana para comprobar el efecto de esta nueva crisis energética en los surtidores.

En la que ocurrió a mediados de septiembre, la mera tensión que genera todo este tipo de conflictos en un mercado tan volátil como el del crudo provocó que los carteles de las estaciones de servicio incrementase los precios en las jornadas posteriores. No lo hicieron de forma radical, pero sí puede iniciarse una tendencia que iría contra el bolsillo de los ciudadanos.

El popularmente conocido como 'efecto cohete' supone que los precios de los combustibles se disparan para el consumidor final nada más registrarse una subida de las materias primas, como hoy ocurre con el Brent; y que, al contrario, no ban tanto como lo hace el petróleo cuando se modera en los mercados internacionales. La patronal de las petroleras (AOP) insiste, cada vez que surgen estas voces, en que las estadísticas no muestran esta realidad; que el coste de la materia prima no supone ni siquiera un tercio de cada litro de combustible, y que el resto de coste son cargas como los impuestos.