Botín admite que el fichaje de Orcel «no estaba del todo cerrado» cuando lo anunciaron

La presidenta del Santander, Ana Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez. /EFE
La presidenta del Santander, Ana Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez. / EFE

La presidenta del Santander refrenda al consejero, José Antonio Álvarez, en el cargo «de forma indefinida»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, se ha reafirmado hoy públicamente sobre la decisión que tomó la entidad para paralizar el fichaje del ejecutivo italiano Andrea Orcel, procedente de UBS, aunque ha reconocido que fue «difícil», pero, a la vez, «correcta» porque la entidad «ha sido responsable» en la gestión de este fichaje. En cualquier caso, Botín también ha admitido que el anuncio realizado en septiembre del año pasado, que se iba a materializar el 1 de enero, se hizo con unas cifras de remuneración para Orcel que «no estaban del todo cerradas».

Botín ha intentado quitar hierro a esta paralización para que Orcel asumiera el cargo de consejero delegado del Santander -«ni siquiera los inversores me han preguntado por esta cuestión», ha indicado en la rueda de prensa de los resultados anuales- y no ha querido entrar en la posibilidad de que el banquero les pueda demandar por frustrar el fichaje anunciado al recordar que se trata de «detalles confidenciales» propios de la negociación. Botín ha explicado que tuvieron que realizar el anuncio «por cuestiones regulatorias».

En cualquier caso, la presidenta del Santander ha aclarado que el desembarco de ese nuevo ejecutivo no estaba pensado para llevar a cabo «un cambio de estrategia en el banco», sino para «acelerarlo». Y ha aprovechado la presencia del consejero delegado, José Antonio Álvarez, para refrendarle en su cargo. «Va a seguir de manera indefinida», ha aclarado Botín para defender a su 'número dos', a pesar de que «todos hemos pasado por momentos así», al referirse al anuncio de su destitución y posterior confirmación en el cargo. «Es un buen soldado», ha indicado. Por otra parte, no ha querido pronunciarse sobre el caso del supuesto espionaje en BBVA del que se ha limitado a afirmar que es «un gran banco y competidor» al que «respetamos mucho».

El Santander acometerá en los próximos días el inicio de las negociaciones con los sindicatos para llevar a cabo el ERE en la plantilla que se vea afectada por el cierre de oficinas tras la fusión del banco con Popular. Botín ha aclarado que, como en otros procesos similares desarrollados por la corporación en ajustes de plantilla lo harán «de forma responasble», recolocando y «ayudando» a los trabajadores para hacerlo «de forma pactada, sin forzar despidos.

La presidenta del Santander ha vuelto a defender la adquisición del Popular de mediados de 2017, porque si no lo hubieran hecho el coste que habría asumido cada familia española «sería de 3.000 euros», entre los 19 millones de contribuyentes españoles. El erario público tendría que haberse hecho cargo de ese coste.

Gana un 18% más

El Banco Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 7.810 millones de euros en 2018, el 18 % más que un año antes, según ha informado este miércoles la entidad española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En una nota, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha destacado que 2018 «ha sido un año excelente para el Grupo», al completarse «con éxito» su plan estratégico a tres años (2016-2018), y que para lograrlo ha sido «clave» el foco en ganarse la confianza de los clientes y en la transformación digital.

«Gracias a ello, continuamos como uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo entre nuestros competidores», ha dicho Botín, para quien la prioridad de la entidad de aumentar la vinculación de clientes ha sido «fundamental».

Durante 2018, creció en 2,6 millones los clientes vinculados -aquellos que consideran a Santander su entidad principal- mientras que los digitales aumentaron en 6,6 millones, hasta situarse en 32 millones, según el Santander, que ha explicado que casi un tercio de las ventas totales se realizan actualmente a través de canales digitales.

Botín también ha destacado que Latinoamérica sigue siendo un motor importante de crecimiento del Grupo, con buen progreso especialmente en Brasil y México, mientras que en España, la integración de Popular avanza «más rápido de lo previsto».

Según los resultados, en 2018, Europa contribuyó un 52 % al resultado del Grupo y América, un 48 %.

 

Fotos