Abanca asegura que tiene «holgura» financiera para realizar nuevas adquisiciones

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca. / EFE
Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca. / EFE

El banco presidido por Juan Carlos Escotet, que manifestó su interés por Liberbank meses atrás, estará atento a «futuras oportunidades»

P. L. / L. C. GIJÓN.

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, intentó el asalto a Liberbank en febrero, aunque pocos días después desistió de su objetivo ante la imposibilidad de revisar los libros de la entidad asturiana para confirmar la opa. Pero no era la primera vez que intentaba una integración. El año pasado ya había tratado, sin éxito, de que la negociación fructificara. Sin embargo, fuentes financieras apuntaron que la retirada de Abanca puede ser solo momentánea, así como la posibilidad de que aparezcan nuevos actores entre las entidades medianas llamadas a fusionarse para atender los requerimientos de los supervisores.

El empresario asturvenezolano, máximo accionista de la entidad gallega, declaró la semana pasada, en la presentación de su remodelada sede central en La Coruña, que no se cierra a nuevas adquisiciones. Escotet afirmó que apuesta por un crecimiento «sin prisas y con mucha prudencia». Pero quiso dejar claro que la entidad cuenta con «holgura» financiera para hacer frente a nuevas compras. En este sentido, explicó que Abanca estará atenta a «futuras oportunidades», pero sin desviarse del «crecimiento orgánico». «Cuando tengamos oportunidades, las aprovecharemos», indicó, al tiempo que recalcó que esto no implica una «obsesión» por el tamaño.

Crecimiento inorgánico

No obstante, Escotet reconoció que una mayor envergadura contribuye a la creación de valor, mensaje en el que insiste el Banco de España. Como ejemplos de crecimiento inorgánico, citó las últimas adquisiciones de Abanca: el 100% de Popular Servicios Financieros, la unidad de banca de particulares de Deutsche PCC Portugal y, la más importante, Caixa Geral.