La AIReF calcula que los 'viernes sociales' suman 920 millones al déficit

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero./Efe
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / Efe

Aún así mejora una décima su estimación de 2019 al -2,1% porque las medidas de gasto tienen un impacto 3.700 millones inferior al previsto en los Presupuestos fallidos

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Los 'viernes sociales' que el Gobierno de Sánchez lleva celebrando desde la convocatoria de elecciones llenos de medidas aprobadas por real decreto tienen un coste de 920 millones de euros, según los cálculos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). La cifra se obtiene de sumar el pago de las cuotas de Seguridad Social a las cuidadoras de personas dependientes (315 millones), la ampliación del permiso de paternidad de 5 a 8 semanas (225 millones), la recuperación del subsidio para parados de más de 52 años (242 millones) y el ingreso mínimo vital para familias con hijos a cargo (138 millones).

Pese a esta batería de gasto, el organismo encargado de vigilar las cuentas públicas asegura que el déficit de las administraciones públicas bajará este año una décima respecto a sus estimaciones de enero, hasta situarse en el 2,1%, cinco décimas menos que al cierre de 2018. Esta leve mejora se debe a que los gastos serían 3.700 millones de euros inferiores a lo previsto en el proyecto de Presupuestos para 2019.

En este sentido, las cuentas de la AIReF señalan que ha sido mejor para la economía que los Presupuestos fueran rechazados y se prorrogaran los del año anterior, al estimar que el resultado neto es positivo porque los 920 millones es un gasto mucho menor que el previsto cuando se presentaron las cuentas públicas. Esto compensa que con la falta de Presupuestos tampoco se cumpla la previsión de ingresos por la falta de nuevos impuestos.

La buena noticia se tuerce al recordar que el objetivo de déficit remitido a Bruselas para 2019 es del 1,3%, aunque tanto organismos como el propio Gobierno sepan que es inalcanzable. Así, esta misma semana la ministra de Economía, Nadia Calviño, aseguraba que el Ejecutivo iba a hacer «lo máximo posible» por llegar a un déficit en 2019 del 2%, siete décimas por encima del objetivo -unos 8.000 millones de euros más- ya que el Senado tumbó su nueva senda de estabilidad que marcaba el 1,8%.

Más allá de la mejora en la partida de gastos y a los ingresos por el ciclo económico, el organismo explica en su informe otros dos motivos por los que el déficit se reducirá más de lo previsto: un mejor comportamiento en la recaudación por cotizaciones sociales y mayores fondos estructurales que provienen del gasto nulo en inversiones, sobre todo del sector ferroviario que en las cuentas contenían un aumento del 20%.

Aumenta el gasto en pensiones

Desgranando los datos por administraciones, las comunidades autónomas serán las que cumplirán con el objetivo de déficit del 0,1% del PIB, pero solo en caso de que se actualicen las entregas a cuenta con el mes adicional de IVA de 2017. En cuanto a la Administración Central, la AIReF estima que el rechazo del proyecto de los PGE reducirá el aumento del gasto del 4,1% al 1,4%, pero triplicará su objetivo de déficit del 0,3% hasta el 1%.

En el ámbito de la Seguridad Social mejora una décima las previsiones de déficit hasta el 1,4% del PIB por unos datos más favorables de lo esperado el año pasado por la buena evolución de las cotizaciones. Aún así, se queda unos 6.000 millones de euros más allá del «improbable» objetivo para 2019, del 0,9%.

En el plano de las pensiones, el crecimiento inercial del gasto está en el 4,4% pero hay que añadir el 1,4% por el impacto de las medidas que han entrado en vigor como el aumento de las de viudedad (impacto de 1.000 millones de euros), la compensación en las pensiones por la desviación del IPC de 2018 (260 millones) y la revalorización de las mínimas y no contributivas un 3% (325 millones).

Más información