Semifinal

Feliciano y Granollers confirman la eliminación de España

Feliciano López y Marcel Granollers, durante el dobles. /Reuters
Feliciano López y Marcel Granollers, durante el dobles. / Reuters

La pareja formada por el toledano y el catalán pierde también el punto del dobles y ratifica la despedida en las semifinales de la Davis

ENRIC GARDINER

Feliciano López y Marcel Granollers no pudieron poner la primera piedra para la remontada de España y confirmaron la eliminación en semifinales de la Copa Davis a manos de una Francia intratable y aplastante en el dobles. La pareja formada por Julien Benneteau y Nicolas Mahut se mostró muy superior a la formada por el toledano y el catalán, que llevaba cinco años sin competir en la Davis y se llevó el duelo del 3-0 en tres sets y sin dar apenas opciones (6-0, 6-4 y 7-6).

El fatal desenlace, anticipado en la negra tarde del viernes, con las derrotas de Pablo Carreño y Roberto Bautista, se tornó en pesadilla en el estadio Pierre-Mauroy de Lille, cuando el punto del dobles echó a rodar. Feliciano y Granollers nunca habían competido juntos bajo la bandera de España, pero sí contaban con casi una quincena de partidos en el circuito. Experiencia aparte, el atropello fue de una factura brutal desde el principio.

En un primer set para el olvido, España encajó el segundo rosco de la eliminatoria, ganando sólo cuatro puntos. Un palo enorme para las esperanzas españolas y otra manera de espolear a un Mahut, confirmado como uno de los mejores del mundo en esta especialidad, y a un Benneteau que sabe que la Davis es su última oportunidad de levantar un título. A final de año colgará la raqueta y asumirá las labores de capitán de Copa Federación.

El mazazo despertó un poco a España, que cogió un poco más de ritmo en el segundo parcial, pero fue incapaz de levantarse de la lona más que para asumir un par de ganchos más. El 6-4 para el dúo galo sonó como un réquiem y Feliciano y Granollers llegaron al tercer parcial teniendo que levantar dos sets en contra para tener la oportunidad de una remontada que ya era imposible.

Ni siquiera gozar de un 4-1 a favor sirvió para que la pareja escogida por Sergi Bruguera diera un poco de esperanzas al maltratado equipo español. Los chicos de Yannick Noah siguieron a lo suyo, igualaron el marcador y al tercer punto de partido en el desempate se llevaron una eliminatoria que olía a Marsellesa desde el principio.

España finaliza de esta manera su participación en la Copa Davis tradicional, con la única buena noticia de que está automáticamente clasificada para la fase final de la nueva Davis en 2019, gracias a su condición de semifinalista en esta edición. Francia, por su parte, buscará su undécimo título y despedirse como campeona de una competición de 118 años de historia que morirá el próximo 25 de noviembre, cuando se corone al vencedor.

Contenido Patrocinado

Fotos