Jerez espera a un Lorenzo bajo la ley del silencio

Jorge Lorenzo. /
Jorge Lorenzo.

El piloto utiliza sus redes sociales y a Yamaha para hablar de Ducati

BORJA GONZÁLEZJerez de la Frontera

Hablar de futuro sin mencionar la palabra Ducati y sin entrar en demasiados detalles. Esta va a ser la delgada línea (roja) sobre la que va a vivir hasta final de año Jorge Lorenzo, después de anunciar que no va a continuar a partir de finales de este año en Yamaha, la única marca con la que ha competido en MotoGP y con la que ha logrado tres títulos de campeón del mundo en la clase reina. En este 2016 los tiempos del mercado se han acelerado.

Se ha pasado de marcar el Gran Premio de la República Checa de agosto como el momento clave del mercado, casi una tradición, a avanzar ese calendario de fichajes a los alrededores de la cita de Francia de mediados de mayo a lo que estamos viviendo este año. Valentino Rossi y Yamaha anunciaron durante la primera prueba del año de Qatar que iban a seguir juntos dos años más, y ahora Yamaha y Ducati han aclarado el futuro de Lorenzo sin que el Mundial haya llegado aún a Europa. Y esto con un paddock que ya habla para todos los pilotos de un futuro que tiene que estar cerrado para este fin de semana o como mucho para la siguiente cita en Le Mans si no se quiere terminar compitiendo en opciones menos apetecibles.

Esta aceleración de los tiempos va a hacer que Lorenzo vaya a tener que morderse la lengua y que tenga que medir bien sus intervenciones para no hablar de lo que no puede hablar, Ducati. Sobre el papel, ese es el motivo por el que mañana Lin Jarvis, máximo responsable de Yamaha, se va a sentar a su lado en la rueda de prensa de oficial previa al Gran Premio de España, para actuar de escudo y defender los intereses de la fábrica japonesa. En primer lugar me gustaría agradecer todos los mensajes recibidos entre ayer y hoy, explicó Lorenzo en un vídeo difundido ayer a través de sus redes sociales, veinte segundos sin citar a Ducati en los que aparece vestido con los colores de uno de sus patrocinadores, la bebida energética Monster. Como sabéis tengo un reto de futuro apasionante, un reto de futuro, pero ahora mismo el presente es Yamaha, Jerez y las 15 carreras que tenemos por delante para intentar conseguir mi cuarto título mundial en MotoGP. Muchas gracias a todos, y especialmente a Yamaha, y nos vemos en Jerez.

"Quiere disfrutar las carreras que quedan"

Un mensaje general completado con algún matiz extra en el comunicado oficial del Movistar Yamaha MotoGP, lo que invita a valorar como positiva la reacción de la marca actual de Lorenzo respecto a su decisión de futuro y que siempre es mejor controlar desde dentro los mensajes-. Como todos sabéis la temporada que viene no estaré con Yamaha, comenta el mallorquín que desliza algunas de las razones de este cambio. Sentía que necesitaba un cambio, un reto nuevo en mi carrera, fijar nuevos objetivos que alcanzar y mantener mi nivel de ambición al máximo. Solo tengo palabras de agradecimiento para la familia Yamaha por todos los momentos que hemos vivido juntos. He logrado mucho más de lo que nunca había soñado. Lo que puede pasar en el futuro es impredecible pero desde aquí en adelante solo quiero disfrutar estas 15 carreras que me quedan con Yamaha para tratar de lograr el campeonato del mundo. Este es ahora mismo mi único objetivo.

Para evitar suspicacias, que siempre hay, Yamaha se anticipó y en el comunicado de anuncio de la separación de caminos con el actual campeón del mundo aclaró que le apoyarán al cien por cien, la idea más sensata si no quieren dejar el título en manos de Marc Márquez y de Honda, teniendo en cuenta que Lorenzo sobre el papel es mejor baza que Rossi.

Faltará por aclarar ahora si le van a dar permiso al mallorquín de estrenar la Ducati después de la carrera de Valencia, una vez que por contrato podrían alargar esto hasta 2017, y también si Lorenzo tratará de llevarse al equipo italiano algunos de los que actualmente trabajan con él en el box Yamaha. Esta será la segunda parte de esta historia.