24 horas de Daytona

Mazda se presenta como el rival a batir de Alonso en Daytona

El Cadillac de Alonso en Daytona./IMSA WeatherTech Sportscar Championship
El Cadillac de Alonso en Daytona. / IMSA WeatherTech Sportscar Championship

El equipo de Alonso acaba sexto en la clasificación de 'boxes' y con buenas sensaciones generales del fin de semana de test

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Fernando Alonso advertía antes de este fin de semana, que ha supuesto sus primeros días de trabajo después de su jubilación de la Fórmula 1: va a Daytona a por la victoria. El equipo Wayne Taylor Racing y su Cadillac son una combinación perfecta para lograrlo, si bien no va a ser un reto fácil.

Aunque Alonso y sus compañeros no son ni mucho menos novatos en este tipo de carreras como las 24 horas de Daytona, a diferencia de lo que pasa en el WEC aquí sí tendrá rivales muy duros que batir. La prueba que abre el calendario del IMSA (Campeonato Estadounidense de Resistencia) es todo un reto de habilidad y pericia de los competidores, como han demostrado durante todo el fin de semana conocido como 'ROAR Before', cuando se disputan las series de entrenamientos libres (siete sesiones cortas, sólo una de ellas nocturna) y la clasificación. Esta es un tanto especial, ya que la que se disputa este fin de semana sólo sirve para la colocación en 'boxes', un factor que no es tan determinante pero sí importante para conseguir ciertos matices durante la carrera. No será hasta el martes 22 cuando se dispute la real, la que marque la 'pole' definitiva para la carrera que arranca el 26 de enero.

De este primer fin de semana de test oficiales en Daytona se pueden sacar varias conclusiones. La primera es que aunque Alonso se encuentra en un equipo con opciones a victoria y cuenta con un coche que puede dominar en la categoría DPi (equivalente a los LMP1 en los que compite con Toyota en el WEC), los hombres de Mazda no se lo pondrán fácil. Tanto el número 77 pilotado por Oliver Jarvis, Nunez, Timo Bernhard y René Rast (que fue el más rápido de la clasificación) como sus hermanos del equipo Mazda Team Joest con el prototipo 55 (Bomarito, Tincknell y Pla) demostraron que están en condiciones de ser muy rápidos a una vuelta, tanto que pueden poner en complicaciones tanto a los Cadillac (entre los que se encuentra el Wayne Taylor Racing en el que está alistado Alonso junto a Kobayashi, Jordan Taylor y Renger Van der Zande) como a los Acura y sobre todo a los Nissan, que parecen un punto inferiores.

Las buenas noticias para las aspiraciones de Cadillac y de Alonso es que la superioridad mostrada por Mazda no es muy alta. Aunque en los tiempos se puede ver que hay más de un segundo entre el tiempo conseguido por Jarvis con el 77 y el Cadillac 10 pilotado por Van der Zande (que es, junto a Taylor, el más experimentado), las opciones de victoria son muy altas, aunque no será una tarea fácil. La sensación generalizada es que aún pueden afinar un poco más y que en una carrera de 24 horas como la de Daytona pueden dar el 'do' de pecho frente a los potentes Mazda.

Jordan Taylor, el 'Cicerone' más cachondo de Alonso

Para Alonso, su segunda participación en las 24 horas de Daytona marcará un antes y un después. La sensación para el español es que compite sin más presión que la de demostrar que sigue siendo un piloto del más alto nivel, y que lo mismo que es capaz de ganar en el Mundial de Resistencia puede hacer carreras sueltas como esta con la misma competitividad. Además, ha caído de pie en el Wayne Taylor Racing: desde el principio se ha encontrado totalmente integrado y hasta se permite el lujo de participar en las bromas del equipo.

Mucha culpa de ello la tiene Jordan Taylor. El estadounidense es uno de los pilotos con más sentido del humor y del espectáculo que hay en el automovilismo. Con sobrada experiencia en carreras como las 24 horas de Le Mans (ha sido compañero del español Antonio García en Corvette, por ejemplo), se convirtió hace tiempo en uno de los más apreciados por la afición merced a sus continuas bromas, vídeos humorísticos en redes y en general el cachondeo con el que se toma cada fin de semana.

Prueba de ello es que tiene hasta un 'alter ego', Rodney Sandstorm, que es una mezcla entre un aficionado al automovilismo estadounidense prototípico y un 'freak' al más puro estilo 'Fortnite'. Hasta tal punto ha llegado su conexión con Alonso y Kobayashi que les grabó imitando su ya popular 'Want it like it talk it'. Sólo hay que pasarse por su cuenta de Twitter para comprobar que Alonso es capaz de sonreír y reírse mucho más ahora que hace unos meses.

 

Fotos