Fórmula Uno

McLaren se encomienda a Fernando Alonso

Fernando ALonso, en el circuito de Montmeló. /Reuters
Fernando ALonso, en el circuito de Montmeló. / Reuters

El piloto asturiano se convierte en probador y embajador de la escudería, y ayudará al desarrollo del MCL34 y, al menos al principio, del MCL35 de 2020

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROBARCELONA

La presencia de Fernando Alonso vestido con los colores de McLaren en el Circuit de Barcelona-Catalunya no ha pasado desapercibida a nadie. No tanto porque el asturiano esté presente, algo que más o menos se había anunciado, sino por hacerlo vestido como piloto. Quien no se hubiera enterado de que ya no estaba en activo como piloto titular, al verle al lado de Carlos Sainz, podría haber dicho perfectamente que estaba para salir a rodar.

Y, según confirmó el propio equipo, no se habría ido muy lejos. McLaren anunció que el asturiano continuará vinculado a ellos durante todo 2019. Esa labor de asesor, un poco vacua y que no se había concretado, ya tiene nombre y apellidos: Fernando Alonso será el nuevo embajador de la marca en todo el mundo.

Aunque el cargo tiene poco de diplomático y mucho más de actividad en pista, ya que en el propio comunicado la escudería de Woking confirma lo que ya era un secreto a voces: Alonso va a ser parte integrante del equipo de desarrollo del McLaren MCL34 durante este 2019. La firma del acuerdo, que luego especificó Alonso que es sólo por este año, implica que también colaborará en el inicio de la creación del MCL35, el monoplaza que llevará la escudería en 2020 y que tendrá ya la firma completa del prestigioso James Key, el ingeniero con el que quieren llegar a lo más alto de nuevo.

Alonso es consciente de que, por fechas, su aportación al coche de 2020 puede ser determinante. Fue en junio del año pasado cuando empezaron a trabajar en el de esta temporada, cuando identificaron los «problemas, puntos débiles y la errónea filosofía del coche de 2018», según sus propias palabras. «Entonces comenzamos a discutir y a tener reuniones, además del trabajo en el simulador para el coche de 2019, que ahora es una realidad», admite, antes de poner un argumento sobre la mesa que puede ser clave para entender su aportación. «Probablemente no conozcan el trasfondo de los cambios con algunos de los resultados que están logrando, o la filosofía que está detrás de este diseño, así que eso es algo en lo que puedo ayudar», señala.

La labor de Alonso en su nuevo rol con McLaren será mucho más práctica de lo que parece. De entrada, estará en varios de los test que se van a celebrar en esta temporada, al volante del MCL34. La información que puede aportar al equipo, tanto a los técnicos como a los pilotos titulares, será fundamental, ya que muy pocos en la reciente historia de la Fórmula 1 han sido considerados mejores desarrolladores de monoplazas, una de las grandes virtudes de Alonso.

«Dejé de correr en Fórmula 1 el año pasado, pero me veo junto a McLaren durante mucho tiempo, así que estoy encantado de ejercer este nuevo papel»

Es por ello que el español estaba más que encantado. «Dejé de correr en Fórmula 1 el año pasado, pero me veo junto a McLaren durante mucho tiempo, así que estoy encantado de ejercer este nuevo papel y tener la posibilidad de quedarme con ellos y estar involucrado con el equipo, que siento como mi casa. Tenemos las 500 millas de Indianápolis en mayo y estoy deseando que llegue, pero este es sólo la primera de muchas cosas que podemos hacer juntos», afirmaba en declaraciones facilitadas por el equipo.

Maestro Fernando Alonso

Si tan preparado estaba, ¿por qué no rodó, al menos un día, en esta pretemporada? Sencillamente, por respeto. «Los pilotos necesitan aprender cómo reacciona el equipo en escenarios diferentes en una situación de carrera. Creo que es un tiempo muy valioso por ahora, que conozco muchos de esos procedimientos y que les falta tiempo, incluso me sentiría mal. No estoy echando de menos probar, especialmente esta semana», señalaba el bicampeón español.

Más información

Alonso se centrará en ver los toros desde la barrera, tanto en cuanto siempre tendrá algunos momentos en los que se ajustará el casco para volver a subirse a un Fórmula 1. Su prioridad es ganar las 500 millas de Indianápolis y el Mundial de Resistencia (por este orden), pero no oculta que le ilusiona ejercer de maestro para Sainz y Norris, primero, y para De Vries y Sette Cámara, los jóvenes de McLaren, después.

«Me apasiona especialmente apoyar el talento joven, ya sea en mi propio equipo o ayudando a la nueva generación de pilotos de Fórmula 1 en McLaren a sacar todo su potencial. Esto es importante tanto para el equipo como para mí, así que será una parte reconfortante de mi papel», decía el nuevo embajador de McLaren.

El equipo es consciente de lo que puede aportar Alonso y, quién sabe, quizá algún día tienen que volver a tirar de él. «Me voy a mantener en el entorno de la Fórmula 1, por si acaso», decía el español, medio en serio medio en broma.