Atletismo

Saúl Ordóñez ya piensa en Glasgow tras cerrar un 2018 «increíble»

Saúl Ordóñez, a la derecha./RFEA
Saúl Ordóñez, a la derecha. / RFEA

Considera que ha cerrado un año «mágico» de la mejor manera posible: con un oro en el Europeo de Tillburg

EFE

El plusmarquista nacional de 800 metros, Saúl Ordóñez, ya tiene «la mirada puesta» en los Europeos en pista cubierta de Glasgow (Reino Unido) del mes de marzo próximo, tras cerrar un 2018 «increíble» con el oro por equipos en relevos mixtos el europeo de Cross de Tilburg (Holanda).

El oro

El atleta berciano completó con este nuevo éxito un crecimiento exponencial que inició con el sorpresivo bronce mundialista en Birmingham (Inglaterra) en 800 metros, donde después logró la plusmarca nacional, aunque no pudo culminarlo con una nueva medalla en el europeo de Berlín.

«Es cierto que ha sido un gran año y cerrarlo con la medalla de oro supone una motivación extra para la temporada de pista cubierta en la que tengo puestas las máximas esperanzas», afirmó.

En todo caso, el atleta berciano pese a ser consciente de que «el listón está muy alto, sobre todo por las medallas logradas», se conformaría con estar en las mismas marcas de la temporada pasada «porque eso supondría poder volver a aspirar a realizar un buen papel en todas las competiciones».

Ordóñez valoró su participación en el europeo de cross en el que realizó la primera posta en el cuarteto español «cumpliendo con lo esperado, aunque quizá se podía haber estado más cerca del atleta francés, pero entró dentro de lo previsto, porque también se había hablado que entregar el testigo en segundo lugar tampoco era mala estrategia para no exponerse y seguir la rueda de otros rivales».

Para el atleta de Salentinos la experiencia fue «muy positiva», a pesar de acusar el esfuerzo «por aguantar el ácido láctico en un circuito donde el barro hace que te pesen más las piernas», afirmó.

La medalla de oro lograda con el equipo español entraba, según Saúl Ordóñez, «entre las aspiraciones, después de haber sido bronce este mismo equipo el pasado año, pero para lograr lo máximo se tienen que dar de cara todas las circunstancias, algo que sí pasó porque había rivales poderosos como Francia o Bélgica».

Antes de centrarse en la temporada de pista cubierta, el discípulo de Uriel Reguero disputará en el mes de enero de 2019 una nueva prueba de relevos representando a Europa en tierras británicas.