Rugby

Samoa y Estados Unidos, choque de trenes y culturas en Anoeta

Los jugadores samoanos ensayan ayer en Anoeta el 'siva tau'./José Mari López
Los jugadores samoanos ensayan ayer en Anoeta el 'siva tau'. / José Mari López

Ambas selecciones inician esta tarde en San Sebastián una gira de tres partidos preparatorios para el Mundial de rugby

BEÑAT ARNAIZSan Sebastián

Samoa y Estados Unidos. La tradición y la naturaleza de jugadores muy físicos contra el sistema de trabajo de creación de jugadores para poner al país en el mapa del rugby mundial. Ambas selecciones inician hoy en Anoeta a las 18.30 horas una gira de tres partidos que sirve de preparación para el Mundial que se jugará el próximo año en Japón entre el 20 de septiembre y el 2 de noviembre.

El estadio donostiarra acoge la segunda cita entre países tras hacerlo hace dos años entre los propios norteamericanos y Tonga, encuentro en el que los oceánicos ganaron 20-17. En dos años los Eagles han mejorado su ranking mundial en dos puestos –del 17º al 15º que ocupan a día de hoy–. Samoa se encuentra en decimosexto lugar, pero son los favoritos para llevarse el partido por tradición a este deporte y por contundencia física. Se espera un partido igualado entre dos conjuntos que destacan por tener grandes delanteras con jugadores habituados a la alta competición en ligas muy fuertes.

Todos los integrantes del conjunto samoano juegan en ligas extranjeras. En su país natal, que no llegan a los doscientos mil habitantes, no tienen competiciones de nivel y los jugadores están obligados a emigar si quieren continuar su carrera en el rugby.

Estados Unidos sí que tiene potencial y recursos para tener una liga de nivel propia, y en eso están los últimos años, a pesar de que la mayoría de los jugadores siguen jugando en Europa. El capitán del equipo Blaine Scully transmitía la importancia sobre este aspecto en la previa del partido: «Lo que los atletas queremos es desafiarnos a nosotros mismos continuamente y tener las mejores oportunidades para hacerlo. En Estados Unidos tenemos una nueva liga que va a permitir que haya cada vez más jugadores seleccionables. No queremos tener veinte jugadores jugando al máximo nivel, queremos tener cientos. Ahora mismo la selección es un ejemplo y un camino a seguir para todos esos deportistas, que no tienen por qué ser profesionales, para crecer como jugadores y crear un país con tradición de rugby».

Una gira de tres partidos

Los Eagles buscan en esta gira de tres partidos que también les llevará a Rumanía y a Irlanda confirmar el crecimiento demostrado en los últimos meses. Con el sudafricano Gary Gold en el banquillo los estadounidenses perdieron su primer partido el pasado domingo ante los Maori All Blacks en Chicago. Esta racha triunfal incluye una victoria ante Escocia, la número siete del mundo, el pasado junio. Un triunfo histórico para Estados Unidos. Gold incidía en la importancia de estos partidos de preparación. «Las próximas tres semanas van a ser un tremendo desafío para nosotros. Estamos preparados para jugar contra equipos como Samoa, Rumanía y finalmente Irlanda. Es lo que realmente queremos. Estamos excitados de ver hasta dónde podemos llegar.

A estas alturas de la preparación, ganar o perder es importante, pero no es lo más. Se trata de mejorar y conseguir que seamos respetados en el mundo del rugby». Por parte de Samoa, para ellos es más fácil reunirse en Europa porque la mayoría de ellos juegan en las ligas de Inglaterra y Francia y reduce mucho los costes de desplazamiento. Tras el partido de hoy, la semana que viene volarán a Georgia para enfrentarse a la selección nacional georgiana y vuelven a Madrid para jugar el 24 de noviembre ante España.

Contenido Patrocinado

Fotos