Rugby

Más emoción imposible

Un momento del encuentro de rugby amistoso entre las selecciones de Samoa (azul) y Estados Unidos (blanco)./EFE
Un momento del encuentro de rugby amistoso entre las selecciones de Samoa (azul) y Estados Unidos (blanco). / EFE

Estados Unidos se impone por la mínima a Samoa, 30-29, con un golpe en la última jugada del choque

IÑIGO GOÑISan Sebastián

Estados Unidos sorprendió a Samoa por la mínima en un partido marcado por la emoción y la igualdad, decidido por un golpe de castigo que cerró el test match 30-29 a favor de los norteamericanos. Los 10.000 espectadores que se acercaron al estadio de Anoeta en San Sebastián pudieron disfrutar de una primera parte loca con veinte minutos para cada equipo y con un segundo tiempo más controlado, aunque también igualado.

A falta de pocos segundos para el término del choque, los samoanos cometieron un fuera de juego que resultó fatal para sus intereses. El pateador norteamericano tuvo una patada escorada, en la derecha, de alrededor de 30-35 metros y no lo falló, cuando las manecillas del reloj marcaban el minuto 80, sentenciaron el partido 30-29. El árbitro señaló el final y los ganadores se abrazaron para decepción de los samoanos.

El inicio condena a Samoa

A Samoa se le escapó el partido en los primeros veinte minutos. Salieron con menos intensidad que el Team USA que se impuso en cada ruck. Así llegó el primer ensayo a los nueve minutos. Un ensayo tras varias fases y minutos metidos en la 22 de los oceánicos. La conversión suponía el 7-0 de inicio.

Estados Unidos ganó en confianza y Samoa entró en una fuerte depresión deportiva. Estaban desconocidos y no podían realizar su rugby alegre y dinámico. Tras una perdida de touche llegó un golpe cómodo para los americanos, que ponían un 10-0 claro. Y no conformes con eso dieron otra vuelta de tuerca y llegó un segundo ensayo aprovechando un error samoano. Una carrera de 55 metros lo culminó el veloz ala que subió el 15-0. La transformación, complicada, no se produjo.

Diez minutos locos

Samoa estaba aturdido y en la lona, pero encontró aire en una patada larga que lo metió en campo de USA. En la segunda buena acción de los oceánicos llegó su primer ensayo. Sonó el despertador en forma de intercepción y creció a partir de ahí. Con el 15-7 el duelo se volvía a abrir.

Quizás por el esfuerzo inicial, Estados Unidos bajó la intensidad defensiva y el partido entró en un carrusel de ensayos y de locura sin control. En campo abierto Samoa es superior y lo demostraron. A la media hora movían rápido el oval y creaban ventaja para acercarse a un solo punto, 15-14. Y sin tiempo para respirar, llegó el tercer ensayo samoano. Habían cambiado los papeles y en un visto y no visto se pasó del 15-0 al 15-21 y todo indicaba que el duelo se rompería a favor de los samoanos.

Nunca más lejos de la realidad, ya que la respuesta estadounidense llegó de inmediato. Se cerraba el carrusel de tres ensayos en cinco minutos y el cuarto en ocho, con el tercer ensayo americano a falta de siete para llegar al descanso. La conversión, en la izquierda, no se produjo y ambos equipos se iban a vestuarios (20-21). Ni unos ni otros se iban contentos. Las defensas cometieron errores importantes y tuvieron veinte minutos superados por el rival.

30 EE UU

Titi Lamositele, Joe Taufete'e, Paul Mullen, Greg Peterson, Nick Civetta, John Quill, Tony Lamborn, Cam Dolan, Ruben de Haas, Will Hooley, Ryan Matyas, Paul Lasike, Bryce Campbell, Gannon Moore y Blaine Scully (C)

29 Samoa

Logovii Mulipola, Motu Matuu, Paul Alo-Emile, Kane Leaupepe, Filo Paulo, Josh Tyrell, Jack Lam (C), Faifili Levave, Melani Matavao, Tusi Pisi, JJ Taulagi, Alapati Leiua, Rey Lee-Lo, Ed Fidow y Ah See Tuala

Marcador:
Min. 9: Ensayo de Taufete'e. (7-0). Minuto 14: Golpe de castigo por Hooley (10-0). Minuto 17: Ensayo de Hanco Germishuys (15-0). Minuto 25: Ensayo de Samoa (15-7). Minuto 30: Ensayo de Samoa (15-14). Minuto 33: Ensayo de Samoa (15-21). Minuto 37: Ensayo de Dolan (20-21). Minuto 41: Ensayo de Samoa que falla en el golpe de castigo (20-26). Minuto 70: Ensayo de Dolan (27-26). Minuto 72: Golpe de castigo de Samoa (27-29). Minuto 80: Golpe de castigo que transforma Hooley (30-29).
Árbitro:
Alexandre Ruiz. Ayudado por Pierre Brousset e Inigo Atorrasagasti.
Incidencias:
Alrededor de 10.000 aficionados al rugby en el nuevo estadio de Anoeta.

Cambia la decoración

A la vuelta del descanso los entrenadores ajustaron las defensas, aunque comenzó de la forma más extraña y rocambolesca. Nada más sacar del centro del campo, el oval golpeo a un jugador americano en el rostro y otro no atrapó el balón. Los dos regalos no los desaprovechó Samoa, que anotó el ensayo a los doce segundos de comenzar el partido. Un ensayo fugaz que aumentó la ventaja a 20-26.

Esa acción llevó a engaño a la parroquia, ya que al final fue anecdótico. El partido se cerró y las defensas no dejaron apenas huecos. Se igualó el juego y si en la primera parte hubo 20 minutos para cada uno, en la segunda no hubo un dominador. Había fases donde dominaban unos y otras fases para los otros.

En las melés y en las touche tampoco había ninguna concesión y el marcador no se movió. Los minutos pasaban y Samoa seguía a un ensayo y la conversión de los Estados Unidos. En el minuto 66 se produjo la jugada tonta del partido. Un golpe a diez metros lo falló el apertura americano tras resbalar. Pero el deporte hizo justicia y tras otro error, esta vez de los samoanos, lo aprovecharon los americanos para anotar su cuarto ensayo bajo palos, a falta de diez minutos para el final, y volver a coger la delantera 27-26.

Este tipo de partidos igualados se deciden al final por los golpes y así sucedió. Samoa tuvo uno en el minuto 72 que le devolvía a la cabeza, 27-29, pero al final llegó el último golpe a favor de los Estados Unidos que cerraba el partido.

Los jugadores de Samoa realizan un baile ritual momentos antes del partido oficial ante EE UU.
Los jugadores de Samoa realizan un baile ritual momentos antes del partido oficial ante EE UU. / EFE

Contenido Patrocinado

Fotos