Entrevista

Carolina Marín basa su éxito en el trabajo mental

Carolina Marin, en el acto que atendió a este medio / VIRGINA CARRASCO / COLPISA

La onubense reconoce que ha tenido que «desarrollar la paciencia» durante la lesión pero cree que «cuando vuelva a competir aparecerá una Carolina diferente, más fuerte físicamente, mentalmente, con varias mejoras en el aspecto del juego»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Ser triple campeona del mundo, cuatro veces campeona de Europa y campeona olímpica son logros al alcance de muy pocas personas en el mundo. Conseguirlo en bádminton sin ser asiática es algo casi imposible pero pocas personas tienen una determinación como la de Carolina Marín, que empezó a jugar con 8 años porque una amiga le animó y no ha parado hasta convertirse en una leyenda del volante. «Era muy mala», confiesa cuando echa la vista atrás. Su sonrisa no delata que lleva meses de trabajo para recuperarse de la lesión en el ligamento cruzado de la rodilla derecha el pasado 27 de enero durante la final del Indonesia Open. «La pierna ya ha recuperado su nivel muscular y mi rodilla está respondiendo muy bien. Solo puedo sacar cosas buenas de este proceso ya que me ha hecho mejorar muchos aspectos tanto a nivel persona como a nivel deportivo. Espero ser incluso mejor que antes».

El Mundial, que se disputa del 19 al 25 de agosto en Basilea (Suiza), es una cita importante para la onubense, que va a comenzar el próximo septiembre un curso superior en dietética y nutrición, pero su objetivo real son los Juegos de Tokio. Este proceso se lo ha tomado con un aprendizaje, en el que ha logrado sobreponerse a otro obstáculo y sobre todo «a desarrollar la paciencia, algo complicado para mí porque soy una persona muy nerviosa y activa». No para quieta y entre risas dice que visualiza un gran futuro por delante. «Yo creo que no tengo límite (ríe). Quiero construir una casa sin techo y esperamos que sea con un futuro largo y que venga con muchos títulos».

Se toma los retos con paciencia aunque no oculta que hay dos fechas marcadas en el calendario: Tokio 2020 y el Campeonato del Mundo de 2021 que se disputará en Huelva, en el Palacio de los Deportes que lleva su nombre. Aunque es un deporte individual, Carolina siempre habla en plural y de «equipo», porque incluye a Fernando, una figura decisiva en su vida y que no es un simple entrenador; Guille, el preparador físico y María, su psicóloga «con la que hablo todos los días de cómo va el proceso». Su capacidad mental es casi superior a su juego.

Pregunta: Imagino que para alguien como usted tener una lesión así se lo ha tomado como superar otro obstáculo. Es que a nivel mental usted parece muy fuerte...

Respuesta: Desde luego para mí ha sido como un obstáculo más en mi camino. Es algo que le pasa a un deportista pero afortunadamente nunca había tenido una tan grave ya que aunque he tenido alguna pero ninguna que me quitase tanto tiempo sin competir (la lesión más grave fue una fractura en el pie derecho por estrés a un mes del Mundial de 2015 que finalmente acabó ganando) y lejos de la pista. La verdad es que mentalmente me estoy encontrando muy bien, sólo me vine abajo en el momento que me enteré que tenía roto el ligamento de la rodilla porque me imaginé que estaría un año fuera de la competición.

Marin y su entrenador, Fernando Rivas,
Marin y su entrenador, Fernando Rivas, / VIRGINIA CARRASCO / COLPISA

P: ¿Cómo está siendo el proceso?

R: Está yendo más rápido de lo normal pero esto requiere un mínimo de tiempo, por lo que no podemos adelantar cosas que me han estado tocando ahí dentro. Realmente sólo puedo sacar aspectos positivos de esta recuperación y de la lesión. Estoy creciendo a nivel personal, también a nivel deportivo ya que puedo trabajar detalles que hasta ahora, debido a nuestro calendario tan completo, no le habíamos podido dedicar tiempo. A día de hoy sí les estamos dedicando mucho tiempo. Seguramente cuando vuelva a competir aparecerá una Carolina diferente, más fuerte físicamente, mentalmente, con varias mejoras en el aspecto del juego... La verdad, solo cosas buenas (ríe)

«He estado trabajando mucho el nivel emocional: intentar controlar mis sentimientos para que no afloren emociones negativas y de frustración; hemos buscado desarrollar más la paciencia, tomarme las cosas con más calma siendo consciente de que no podemos adelantar procesos»

P: ¿El trabajo mental con María (su psicóloga) ha sido lo más importante?

R: Sí la verdad, con ella he estado trabajando mucho el nivel emocional. Intentar controlar mis sentimientos para que no afloren emociones negativas y de frustración. Hemos buscado desarrollar más la paciencia, tomarme las cosas con más calma siendo consciente de que no podemos adelantar procesos. Ahora que me estoy moviendo más por la pista también voy a trabajar la mejora de los desplazamientos, además de controlar esos miedos y temores por cualquier gesto como con el que me lesioné o el sentimiento de frustración si me duele.

P: ¿Y pensar en los Juegos de Tokio le estresa o es una motivación mirar el calendario?

R: (Ríe) Si te digo la verdad para nada es algo que me agobie. Se que queda un año para los Juegos (se celebran del 24 de julio al 9 de agosto) y eso es muchísimo tiempo. Volveré a competir cuando la rodilla esté bien, me funcione perfectamente en los entrenamientos y sobre todo cuando yo esté segura de mí misma. Lo veo lejos pero es verdad que la lesión, pese a ser muchos meses, se me ha pasado rápido por lo que...

P: Si cuando era pequeña lograr una medalla en bádminton parecía imposible, conseguir dos oros consecutivos...

R: La verdad es que motiva muchísimo. Sigue siendo nuestro principal objetivo. Una vez que consigo la medalla de oro en Río nos juntamos el equipo y nos planteamos. ¿Ahora cómo nos motivamos si hemos conseguido ya todo? Europeo, Mundial, Juegos Olímpicos, ser número 1 del mundo... Todo lo que nos habíamos propuesto cuando yo era pequeña y empecé en el centro de Alto Rendimiento lo habíamos conseguido. Hablando con Fernando lo que pensamos fue: ¿Por qué no hacer historia y volver a conseguir títulos que ya has conseguido como un oro olímpico y tener cuatro o cinco mundiales? Es fácil de decir pero no de conseguir. Pero está claro que el que quiere algo, evidentemente algo le cuesta.

«¿Por qué no hacer historia y volver a conseguir títulos que ya has conseguido como un oro olímpico y tener cuatro o cinco mundiales? Es fácil de decir pero no de conseguir»

P: Ese «Puedo porque pienso que puedo», que lleva a todas partes incluso en sus camisetas de entrenamiento, imagino que le ayuda a no olvidarlo

R: Ese lema mío creo que es extrapolable para cualquier tipo de persona, de trabajo y de vida. Para un deportista, para alguien que lucha contra una enfermedad o para el que busca conseguir un sueño. Yo lo llevo en mi ámbito, que es el deporte pero lo podría utilizar cualquier persona.

Tiene nuevo partner tecnológico

Telefónica y Carolina Marín presentaron este miércoles en el Consejo Superior de Deportes su acuerdo de colaboración por el que Movistar se convierte en partner tecnológico de la deportista y ayudará a la analítica avanzada de los datos de entrenamiento y competición de la campeona a través de su unidad de datos LUCA.

Actualmente tanto su entrenador, Fernando Rivas, como su preparador físico, Guillermo Sánchez, con los entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, emplean de manera habitual el análisis de datos como apoyo a la toma de decisiones para mejorar los planes de entrenamiento y las estrategias a aplicar en la competición. La colaboración con LUCA permitirá consolidar este trabajo existente y se concretará en tres fases: una primera que priorizará la automatización de la adquisición de datos y la generación de informes para reducir el tiempo que dedica el cuerpo técnico al tratamiento manual de los datos; una segunda fase para crear herramientas software a medida para la mejora del entrenamiento y la preparación anticipada de las estrategias competitivas, y una tercera fase que incorporará algoritmos de inteligencia artificial para producir conocimiento predictivo respecto al estado de forma y resultados competitivos de Carolina Marín.

Tal y como ha indicado Rafael Fernández de Alarcón, director de Marca, Patrocinio y Medios de Telefónica, «agradecemos mucho a Carolina Marín, y a su entrenador Fernando Rivas la confianza que depositan en los profesionales de Telefónica para aplicar las técnicas de Big Data a su talento, esfuerzo y capacidad de trabajo».

Por su parte, Carolina Marín ha destacado «es un honor recibir el apoyo de una gran empresa como Telefónica y que se convierta en nuestro partner tecnológico. No sólo por lo que representa, sino porque lo vamos a vivir día a día. Mi equipo siempre ha contado con la tecnología para seguir creciendo y estoy segura de que desde este momento vamos a ser un poco mejores«.

Por otro lado, MªJosé Rienda ha declarado que »celebramos un acuerdo importantísimo. Movistar siempre ha creído en el deporte y ha estado vinculado a los valores que representa y este acuerdo le permite a Carolina Marín tener herramientas tecnológicas para rendir más y seguir creciendo. Para nosotros es un referente mundial y estamos muy orgullosos de tenerla aquí entrenando. Lleva catorce años viviendo aquí y forma parte de la familia, está en su casa. Acuerdos como este entre grandes empresas y grandes deportistas, son los que hacen que siga creciendo