Olimpismo

Blanco ya no descarta seguir como presidente del COE

Alejandro Blanco, en el hotel InterContinental de Madrid. /EP
Alejandro Blanco, en el hotel InterContinental de Madrid. / EP

«Espero poder cumplir mi palabra», lanza el dirigente gallego, que reclama incentivos y beneficios fiscales para que las empresas inviertan en deporte, «porque el dinero público es el que es y sigue siendo poco»

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

El presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, no descartó este jueves de forma tajante volver a presentarse a la reelección en 2021. El dirigente gallego, que ocupa la presidencia del COE desde 2005, dejó por primera vez la puerta abierta a su continuidad al frente del organismo olímpico, cuando se daba por seguro que este sería su cuarto y último mandato. «Espero poder cumplir la palabra que di cuando me presenté por última vez, que fue que no me volvería a presentar, pero como ha habido un movimiento...», lanzó enigmático, sembrando muchas dudas sobre su futuro.

«Cuando implican a un presidente (Paco Blázquez, de la Federación Española de Balonmano) como futuro candidato y no a otros... En este momento no toca hablar de eso. Cuando terminen los Juegos de Tokio será el momento de hablar de elecciones en las federaciones y del futuro del COE. Vendrá otra gente que lo hará mejor que yo», respondió Blanco cuando el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), Luis Rubiales, le reclamó que continuase y le preguntó si se presentará de nuevo a las elecciones. Alejandro Blanco podría por tanto decidir seguir al frente del COE si no atisbase como sucesor a un presidente de línea continuista como es Paco Blázquez.

Respecto a la nueva regla electoral del COE que exige ser o haber sido miembro del organismo los últimos cuatro años y durante, al menos, cinco años para poder ser candidato a la presidencia, Blanco solicitó «ser justos y no cuestionar el mejor sistema electoral del mundo». «La reforma es para proteger al COE, que es una asociación privada que tiene el derecho y obligación de regular sus normas», justificó tras las quejas de Theresa Zabell, que no podrá optar al cargo.

Alejandro Blanco también reclamó, durante 'Los Desayunos de Europa Press', incentivos y beneficios fiscales para que las empresas inviertan en deporte, insistiendo en la necesidad de la financiación público-privada para potenciarlo y para crear una estructura sólida para la base. «El deporte de alto nivel sólo puede funcionar en el mundo cuando está estructurado», proclamó el máximo dirigente del COE, a quien le preocupa «el futuro y dar a los deportistas los medios para seguir compitiendo».

«El dinero público es el que es y doy las gracias al Gobierno por aumentar el dinero público, pero sigue siendo poco dinero. Sólo queda la financiación público-privada. El Programa ADO (Ayuda a los Deportistas Olímpicos) fue el primer gran ejemplo y cada vez tiene menos empresas. El dinero público en 2012-2013 bajó hasta el 70% y el dinero para los Juegos de Río era el había en 1986 y siguen saliendo resultados. Intentemos pues que las empresas puedan apoyar más al deporte. El futuro está en esto y en la innovación», señaló Blanco, para quien «el problema es creer en el deporte y no sólo palabras».

«Yo no creo en los ministerios, sino en la voluntad de hacer algo, en una política de Estado, como ha dicho el presidente Pedro Sánchez», respondió cuando se le preguntó si consideraba necesaria la creación de un Ministerio de Deportes. «Tenemos todo, pero no somos capaces de potenciar la marca del deporte. ¿De verdad algo que afecta a 22 millones de personas no es una prioridad? No somos capaces de valorar lo que hacemos en España, el mejor país del mundo en deporte», lamentó el dirigente gallego.

En el caso de su futuro, si estuviese alejado del COE en 2021, garantizó que «nunca» entrará en política, porque su objetivo es «defender el deporte sin colores de partidos» y también reclamó a las autoridades «organizar grandes campeonatos e insistir en la detección de talento». «No tenemos una estructura sólida de deporte base ni de deporte universitario», se quejó quien considera que la candidatura de Barcelona-Pirineos no puede aspirar a organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026 «mientras haya un clima de enfrentamiento y confrontación». «Sin entendimiento no puede haber unos Juegos. Cuando la tensión se relaje se puede plantear una candidatura conjunta para los Pirineos», reconoció. También reclamó a la FEFy LaLiga, en plena guerra entre Luis Rubiales y Javier Tebas, «entendimiento, respetando la competencias de cada uno».

Respecto a las candidaturas frustradas de Madrid, insistió en que España se merecía los Juegos de 2020 y que el COI demostró que era la ciudad que debía haber ganado. «A España se le está haciendo ahora justicia. En 2020 teníamos la mejor candidatura sin debate, con el 80% construido. Dijimos que los Juegos tienen que adaptarse a las ciudades y a la sociedad y en la votación nos destrozaron. Un año después la Agenda 2020 del COI es Madrid. España se merece unos Juegos y ese sueño nunca puede desaparecer. Teníamos la razón», se congratuló.

También confirmó que el abanderado español en Tokio será Saúl Craviotto si el palista catalán se clasifica, «ya que la norma dice que lo será quien tiene más medallas de oro, y él tiene dos oros, una plata y un bronce». «Esa es la norma del COE y haríamos un flaco favor cambiándola», apuntó.