Una Gala en femenino

Selfie con Lydia Valentín a su llegada a la Gala./
Selfie con Lydia Valentín a su llegada a la Gala.

Mireia Belmonte, Lydia Valentín, Eva Calvo, Teresa Perales, Alhambra Nievas, entre otras, brillan en la Gala Nacional del Deporte

AGENCIAS

Las mujeres y el deporte femenino se convirtieron en el Teatro Calderón de Valladolid en las grandes protagonistas de la 37ª Gala Nacional del Deporte, organizada por la Asociación Española de la Prensa Deportiva. Nunca, en sus 36 ediciones anteriores, estos premios depositaron su foco con tanta intensidad en las mujeres que han llevado el nombre del deporte español a lo más alto, y por el escenario desfilaron buena parte de las grandes deportistas que ocuparon el podio en sus respectivas categorías en los recientes Juegos Olímpicos de Río, en Brasil.

Mireia Belmonte (coronada en Río como la deportista española con mayores triunfos olímpicos, al sumar la medalla de oro en los 200 mariposa y la de bronce en los 400 metros estilos) se llevó una de las más grandes ovaciones de la noche, y tuvo palabras de agradecimiento para su entrenador, Fred Vergnoux: El mío es un trabajo en el que yo soy quien da la cara, pero tengo un equipo fantástico detrás, subrayó además de reconocer que 2016 fue un año de cumplir sueños para ella.

La leonesa Lydia Valentín (bronce en halterofilia en Río, oro en Londres 2012 y plata en Pekín 2008, tras diversas descalificaciones de sus rivales) recordó que en Río la preparación había sido muy complicada: En enero no sabía si podría participar por una lesión, y estoy muy contenta. Tengo muchas ganas de que se cumplan los trámites burocráticos y me entreguen las medallas de Pekín y Londres para tener las tres juntas, señaló.

Ellas dos estuvieron entre las grandes protagonistas, junto a Ruth Beitia (oro en salto de altura en Río y, desde el pasado 4 de marzo, la atleta con más medallas de la historia en unos Europeos en pista cubierta), que no pudo acudir a Valladolid, si bien dejó un mensaje en vídeo donde anunciaba que pronto vendrá a recogerlo; Eva Calvo (plata en taekwondo, en la categoría de menos de 57 kilos), que recordó cómo compatibiliza sus estudios de Matemáticas con la práctica deportiva; o la nadadora paralímpica Teresa Perales (cuatro medallas en Río), ausente en la entrega, fueron otras de las premiadas.

En la ceremonia, que estuvo amenizada por el mago Jorge Luengo (que interactuó con Roberto Carlos o Lydia Valentín, entre otros) y el grupo Celtas Cortos, también se distinguió la labor de Alhambra Nievas (reconocida como la mejor árbitro del rugby del mundo en 2016, que apuntó que el deporte es para personas y no debería entender de género ya que tenemos la misma capacidad) y el trabajo de las selecciones femeninas de gimnasia rítmica (plata en los Juegos, con la seleccionadora palentina Sara Bayón en el escenario), baloncesto (plata olímpica, recogido por Isabel Sánchez, que apuntó que su reto es hacer vibrar a España con el baloncesto femenino), hockey patines (campeonas del mundo en cinco ocasiones, la última de ellas en Portugal) y balonmano playa (campeonas del mundo).

Otros protagonistas

En el transcurso de la Gala, presentada por Jesús Álvarez y Estefanía Rey, y que incluyó alusiones al quinto centenario de la llegada del emperador Carlos V a España, también hubo un reconocimiento a los dos clubes vallisoletanos de rugby que se enfrentaron en la final de la Copa del Rey de 2016: Valladolid Rugby Asociación Club (VRAC) y el Club de Rugby El Salvador, cuyos presidentes, Chema Valentín y José Carlos Martín, aseguraron que lo que se ha hecho no ha sido casualidad, ha sido un caso de éxito que ha sorprendido a todo el mundo y nuestro deber es repetirlo.

En cuanto al deporte masculino español, fueron premiados los piragüistas Marcus Walz, Saúl Craviotto (que confesó estar muy feliz de lo conseguido por el piragüismo en Río) y Cristian Toro, el ciclista de 'mountain bike' Carlos Coloma (el deporte, como la vida, refleja el coraje, la garra y la entrega de mucho tiempo, apuntó), el taekwondista Joel González, el atleta Orlando Ortega, las selecciones españolas de baloncesto y de baloncesto en silla de ruedas y el presidente del Comité Paralímpico Español, Miguel Carballeda.

En cuanto al fútbol español, los reconocimientos recayeron en los campeones de la Champions League (Real Madrid), Europa League (Sevilla FC), Liga y Copa del Rey (FC Barcelona), así como en Vicente del Bosque, que abandonó su cargo como seleccionador en 2016, por su ejemplar trayectoria. El salmantino recibió con una amplia sonrisa el sonoro cariño del público presente y confesó estar apartado cien por cien de los banquillos, pero del fútbol no. Todos tenemos nuestro kilómetro final, y el mío llegó hace ya unos meses, reconoció.

El cordobés Antonio Escribano, especialista en Endocrinología y Nutrición y Medicina Deportiva, que ha coordinado el área de nutrición en más de veinte equipos de fútbol en España y en Europa, fue distinguido con el Premio Especial que otorgan los periodistas deportivos de Medicina Deportiva. En la dieta de un deportista no deben faltar buenos productos de alimentación. La clave es alimentarse bien, no sólo en el deporte, sino en la vida, sentenció. Además, se tuvo un reconocimiento especial con el diario As, cuyo director, Alfredo Relaño, recibió un premio para conmemorar las bodas de oro del rotativo y agradeció a los deportistas que brinden a la prensa especializada la oportunidad de vivir de sus sueños.

Y uno de los galardones más emotivos fue el Premio Leyenda del Deporte Español, que en esta ocasión recayó en el exatleta palentino Mariano Haro, especialista en pruebas de cross, fondo y mediofondo en la década de los años 1970, que fue cuatro veces subcampeón del Cross de las Naciones. Emocionado, recordó que en aquella época era difícil encontrar patrocinadores y tuvo palabras de especial agradecimiento a quienes le acompañaron en el camino y a los amantes del deporte. Además, los olímpicos de Castilla y León que históricamente han participado en los Juegos subieron posteriormente al escenario.

Autoridades

En la ceremonia participaron, entre otras autoridades, los presidentes del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete, del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y del Comité Paralímpico Español (CPE), Miguel Carballeda.

El presidente de la Asociación Española de la Prensa Deportiva, Julián Redondo, lamentó en su intervención la falta de recursos, los recortes en el sector y la precariedad generalizada, como lastres para combatir la banalidad en la profesión. La demagogia nos consume y el populismo erosiona nuestra credibilidad, porque en determinadas ocasiones, cuando opinamos, dogmatizamos. Boicoteemos el ruido y fijémonos en el trabajo bien hecho, invitó.

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, recordó que Valladolid en 2016 experimentó un mayor crecimiento en número de visitantes, algo que achacó a un cúmulo de razones, entre las que citó la gastronomía, los vinos, la historia y el deporte. Valladolid vive el deporte por sus cuatro costados, explicó, antes de asegurar que no hay deporte pequeño, sino con mayúsculas.

También intervino el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, que recordó que mañana martes y el miércoles 8 de marzo se celebrará en Peñafiel y en Medina de Rioseco el 54º Congreso Anual de la Prensa Deportiva e invitó a los asistentes a conocer la provincia.

Y la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, María Josefa García Cirac, agradeció a los galardonados su día a día de trabajo por y para el deporte, y su ejemplo constante de superación y de esfuerzo, con una alusión especial a los deportistas de la Comunidad que hoy fueron reconocidos, de quien dijo que son un ejemplo de esfuerzo, solidaridad y tesón.

Tras la ceremonia de entrega de los premios, los galardonados y las autoridades se desplazaron hasta la Cúpula del Milenio para participar en una cena conmemorativa organizada por el Restaurante Ríoluz, con la exposición de fotografías Héroes y testigos, organizada por la Asociación de Periodistas Deportivos de Valladolid, como telón de fodo.