Ramón Fernández: «Volvería para estar en el accionariado de un club y liderar un proyecto»

Ramón Fernández en su etapa como director general del Real Madrid de baloncesto./Marca
Ramón Fernández en su etapa como director general del Real Madrid de baloncesto. / Marca

Quien fuera gerente de Baloncesto León, Cultural Leonesa y director general de la sección de baloncesto del Real Madrid analiza en leonoticias el Cultural-Fuenlabrada (club del que posee el 40% de las acciones) y reflexiona sobre su futuro: volver a León como accionista de un club deportivo es una opción real y realista

J. CALVOLeón

Pocos conocen la historia del deporte leonés como Ramón Fernández Pérez (Navia, 1958), entre otras cuestiones porque su figura, serena, discreta, inalterable entre bambalinas, forma parte de gestas irrepetibles en la provincia de León.

Su compás marcó el camino a seguir en el ascenso del Baloncesto León a la Liga ACB y bajo su tutela un club modesto, «de provincias», llegó a ser todo un referente nacional e internacional. Fue una etapa gloriosa.

Menos acertada resultó aquella aventura en la Cultural y Deportiva Leonesa. Eran los tiempos de las grandes inversiones por parte de los empresarios locales de la construcción. Mucho gasto y poca recompensa. «Cometimos errores, pero los profesionales. Los miembros del consejo lo dieron todo», advierte una década después.

Hoy Ramón Fernández se mantiene en los círculos internacionales del baloncesto y, en ocasiones, es reclutado para gestiones al más alto nivel en este deporte. Todo ello sin olvidar el fútbol, donde posee el 40% de las acciones del CF Fuenlabrada, rival este miércoles de la Cultural y Deportiva Leonesa en la Copa del Rey.

Poco amigo de las entrevistas y aún menos de las fotografías, Ramón Fernández accede en esta ocasión.

- Por recuperar la senda perdida, ¿qué ha sido de Ramón Fernández?

- Sigo trabajando, no queda otra. Tengo una empresa de asesoramiento deportivo, trabajo mucho en el extranjero y eso me permite estar activo y viajando. No me quejo. Tengo una vinculación como accionista de referencia en el CF Fuenlabrada. Cuando me desvinculé de la Cultural en el verano de 2005, en diciembre surgió la posibilidad de hacernos con el capital del club de fútbol Fuenlabrada y varios nos hicimos con el capital y hasta hoy. Sólo somos dos socios que nos repartimos la participación, en mi caso con un cuarenta por ciento.

Estuve en una institución muy querida en la ciudad. He tenido la posibilidad de trabajar con un presidente extraordinario como fue Antonio García de Celis y con un consejo en el que todo fueron facilidades

Estuve en una institución muy querida en la ciudad. He tenido la posibilidad de trabajar con un presidente extraordinario como fue Antonio García de Celis y con un consejo en el que todo fueron facilidades Cultural Leonesa

- Fútbol y baloncesto. ¿Quién le ha atrapado más?

- Son dos deportes diferentes, cada uno con una identidad propia. En el fútbol hay que estar más pendiente de todo lo que está alrededor, algo que en el basket no ocurre. Pero lo vivido en ambos ha sido muy satisfactorio. Han sido dos experiencias muy positivas. No estoy en el día a día del equipo de fútbol y verlo desde otra perspectiva me ayuda.

- Entró en el fútbol de la mano de la Cultural y Deportiva Leonesa. ¿Se arrepiente de aquella experiencia?

- No, en absoluto. Estuve en una institución muy querida en la ciudad. He tenido la posibilidad de trabajar con un presidente extraordinario como fue Antonio García de Celis y con un consejo en el que todo fueron facilidades. El recuerdo que tengo es muy bueno. Cierto es que en el deporte cuando los resultados no acompañan las temporadas se hacen más difíciles. La 2004 | 2005 fue complicada, pero solo tengo sensaciones muy positivas.

- Aquel club parecía tener todo. ¿Qué falló?

- No podemos pensar que no cometimos ningún error. Si pensáramos eso los profesionales, sería no ser realistas. El consejo nos dio todo el respaldo y el apoyo. Se hizo un gran esfuerzo económico. Y no estuvimos en el segundo año a la altura. Trabajamos al máximo pero hubo cosas que nosotros no estuvimos al nivel que se nos exigía. Eso lo reflexionas, lo piensas y te das cuenta que ha habido errores. Unos subsanables y otros menos porque el deporte no para.

- ¿Su balance de entonces?

- Si tuviera que evaluar aquel momento creo que ha habido muchísimos momentos buenos y otros no tan buenos. El público estuvo de diez, la ejecutiva hizo un esfuerzo ímprobo por competir. Leon nunca reconocerá todo el esfuerzo que hicieron.

Las intervenciones de Felipe Llamazares, Segundo Martínez y Marcelino Maté resultaron determinantes en su momento para que la Cultural no desapareciera

Las intervenciones de Felipe Llamazares, Segundo Martínez y Marcelino Maté resultaron determinantes en su momento para que la Cultural no desapareciera El momento más duro

- Dos sensaciones: el día que la Cultural está a un paso de desaparecer y el día del ascenso.

- Yo siempre pensé que era muy complicado que una institución como la Cultural pudiera desaparecer. El trabajo que se hizo para conseguir que el equipo no pudiera desaparecer fue ímprobo, un trabajo liderado por Felipe Llamazares que luchó en cada situación.

El trabajo que hizo Felipe Llamazares sólo está al alcance de muy grandes ejecutivos, fue un trabajo gigantesco. Fue extraordinario.

Después hubo una persona que no sale en ningún sitio que fue Segundo Martínez. Él fue un elemento clave para aunar esfuerzos y que llegara a buen puerto. Y junto a ellos también resultó determinante la figura de Marcelino Maté. Su apoyo para que un histórico del fútbol no desapareciera resultó clave.

La llegada de Aspire ha sido fundamental. Para salir de Segunda B se necesita un poderío económico si no pasa por los patrimonios particulares de los consejeros. Desde Aspire se puso toda la carne en el asador y se llevó al club a buen puerto especialmente con Iban Bravo, el consejero delegado.

- ¿El deporte, o el futbol, hace justicia?

- Es que es muy difícil. Por ejemplo para salir de Segunda B son 80 equipos y suben cuatro, eso supone que sube el 5%. Es estadística. De Segunda A a Primera suben tres sobre 22, luego el porcentaje es otro. Y en el caso de la Segunda B con un problema añadido que son los filiales. Cualquier equipo filial quiere subir porque gana dinero con ese ascenso, algo imposible en otras entidades.

- Y ahora Cultural-Fuenlabrada.

- No era un cruce imaginable. Nosotros nos clasificamos en los penaltis. Y no era una eliminatoria agradable en el ámbito deportivo. El mejor equipo de Segunda B o entre los mejores equipos de la categoría está la Cultural. En lo deportivo es una situación complicada, pero iremos a intentar ganar.

No tengo el corazón dividido, mis sentimientos están con el Fuenlabrada; a la Cultural le deseo lo mejor pero a partir de este partido

No tengo el corazón dividido, mis sentimientos están con el Fuenlabrada; a la Cultural le deseo lo mejor pero a partir de este partido Cultural-Fuenlabrada

- ¿Con el corazón dividido?

- No no. Mis sentimientos están en el Fuenlabrada y quiero que ganemos nosotros. Nunca le desearé nada malo a la Cultural. Va a ser difícil para nosotros. La Cultural tiene un muy buen equipo, muy bien entrenado, es un chico que lleva una trayectoria impresionante como Víctor Cea. Le deseo lo mejor, pero después de este partido.

Por historia y por equipo y por jugar en casa la Cultural es un candidato número uno para conseguir la victoria.

- ¿Las claves para salir de Segunda B?

- Se tienen que dar muchas circunstancias, tener un buen equipo, competir muy bien y hacer una segunda vuelta a partir del primero de febrero extraordinaria. Los grupos están muy igualados. En el grupo actual los filiales, la Cultural, La Ponferradina y el Celta tienen mucho potencial. Este grupo va a ser durísimo.

- ¿Y el presupuesto es determinante?

- En una liga regular el presupuesto es determinante. La liga te desgasta mucho y las plantillas extensas tienen más posibilidades. A los jugadores jóvenes hay que hacerlos y para eso se necesita tiempo, la maduración no es de la noche a la mañana.

- ¿Baloncesto o fútbol?

- Mi pasión siempre ha sido el baloncesto. Del fútbol he aprendido muchísimas cosas que me han ayudado en el día a día, pero mi pasión siempre ha sido el baloncesto. Estoy en el club de fútbol como accionista importante y cada día hay que defenderlo a muerte. Pero mi pasión es el baloncesto. Mi estancia en el fútbol no va a ser por mucho tiempo. El presidente me ha pedido seguir y me hace ilusión pero la pasión es el baloncesto.

No volvería a ningún equipo que fuera para ser empleado, eso no. Pero sí por estar en el accionariado y liderar un proyecto. Tengo muy buenos recuerdos de León

No volvería a ningún equipo que fuera para ser empleado, eso no. Pero sí por estar en el accionariado y liderar un proyecto. Tengo muy buenos recuerdos de León El futuro ¿en León?

- ¿Volvería a León?

- No volvería a ningún equipo que fuera para ser empleado, eso no. Pero sí por estar en el accionariado y liderar un proyecto. Tengo muy buenos recuerdos de León. La gente y los aficionados son extraordinarios. Solo tengo que agradecimiento. Conmigo siempre han estado de diez. Volvería, claro que sí, pero insisto que con un matiz: solo volvería como accionista.

- ¿Cómo ve hoy el baloncesto en la ciudad?

- Me preocupa que en León haya dos formas de entender el baloncesto. Lo mismo que el Ademar y la Cultural nos han dado un buen ejemplo, el baloncesto debería liderarse sólo con un proyecto. Cada uno cuando pone dinero cree que debe gestionarlo de una forma diferente y a veces cuesta compartir una forma de gestionar poniendo dinero. Tengo buena impresión del presidente del Fundación y sé que está haciendo un trabajo bueno y con mucha paciencia. Pero también está Agustinos que con un tema de trabajo diferente también está haciendo un proyecto interesante. Las dos sensibilidades tienen su mérito. Me descubro ante las dos por mantener el baloncesto vivo en León. Espero que algún día ambas sensibilidades se unan.

- Baloncesto León... Elosúa... Qué vivencias...

- Fueron experiencias únicas. Tengo un recuerdo imborrable. Aprendí muchísimo. Tuvieron muchísima paciencia conmigo... Josecho Pardo, Dóriga... Eugenio Álvarez... que nos aportó muchísimas cosas. Para mí fueron tres grandísimos presidentes. La ciudad está en deuda con esos tres grandes presidentes. Murieron por el club, hicieron creer a las instituciones y siempre estuvieron en un plano discreto con el protagonismo entregado a los profesionales. A nivel personal he sido un privilegiado.

- Dentro de una década ¿qué imagina?

- Mientras pueda seguir activo lo estaré. Mis expectativas las he cubierto en Oviedo, muchísimo en león, tuve la gran suerte de poder llegar a una institución como el Real Madrid y poder ser yo quien me desvinculara de ella.... A lo sumo si pudiera en el ámbito de Madrid sí me gustaría ser un accionista de referencia en un equipo de baloncesto. En el ámbito de Madrid o en el de una ciudad a la que me una un sentimiento especial.

- Como León...

- Como León.

Contenido Patrocinado

Fotos