Jornada 29

Benzema evita otro zarpazo azulgrana

Benzema celebra el tanto que le dio la victoria al Real Madrid ante el Huesca. / JuanJo Martín (Efe)

Un gol del ariete da el segundo triunfo consecutivo a Zidane en un partido en el que el Huesca volvió a demostrar que el técnico tiene mucho trabajo por delante

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Pese a completar otra primera parte para el olvido y ver comprometido durante muchos minutos del más aseado segundo periodo el duelo con el empate de Etxeita, el Real Madrid firmó ante el Huesca la segunda victoria consecutiva tras el regreso de Zinedine Zidane, que en su partido número 50 de Liga como entrenador de los blancos en el Santiago Bernabéu comprobó que tiene mucho trabajo por delante si no quiere que los nueve encuentros que le restan al curso adquieran un carácter meramente recreativo.

Mantuvieron los pupilos del marsellés muchos de los defectos que ya exhibieron dos semanas atrás ante el Celta, haciendo gala de una anarquía en fase defensiva que ante rivales que se juegan la vida causan serios disgustos como el que estuvo a punto de proporcionarle el conjunto oscense, que rozó un empate que le hubiese dado impulso anímico en su pelea por la permanencia pero terminó claudicando con un tanto de Benzema.

Providencial la diana del galo para evitar un nuevo estropicio de su equipo ante un adversario azulgrana. Sólo tres triunfos en once choques ante contrincantes vestidos con semejantes colores dan buena cuenta de una maldición que estuvo a punto de añadir otra muesca de no mediar la aparición del lionés, que colocó el balón en la escuadra para salvar los muebles en una jornada en la que Zidane lidió con el 'virus FIFA' revolucionando el once, con cinco cambios respecto al pulso con el Celta y la primera titularidad esta campaña para su hijo Luca y para Brahim. Dijo cuando volvió que concedería oportunidades a todos y en ello anda. Puede darse el lujo de experimentar. Hoy nada se le discute al hombre en cuya dirección están depositadas las esperanzas del madridismo.

3 Real Madrid

Luca Zidane, Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo, Marcos Llorente (Mariano, min. 78), Ceballos, Isco (Fede Valverde, min. 74), Brahim (Lucas Vázquez, min. 63), Benzema y Bale.

2 Huesca

Santamaría, Herrera, Etxeita, Mantovani, Pulido, Javi Galán, Moi Gómez, Musto, Rivera (Juanpi, min. 77), Chimy Ávila (Enric Gallego, min. 62) y Cucho Hernández (Álex Gallar, min. 82).

Goles:
0-1: min. 2, Cucho Hernández. 1-1: min. 24, Isco. 2-1: min. 61, Ceballos. 2-2: min. 73, Etxeita. 3-2: min. 88, Benzema.
Árbitro:
Estrada Fernández (comité catalán). Mostró amarilla a Pulido, Musto, Nacho y Mantovani.
Incidencias:
Partido correspondiente a la 29ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante 49.269 espectadores.

Más información

Andaba tibia la grada en un Bernabéu que registró una flojísima entrada. Y el Madrid pareció contagiarse del ambiente. Sin tiempo para asentarse, se vio enseguida abajo en el marcador. Le ganó la partida el Chimy Ávila a Nacho, al que le faltó contundencia, para meterle un preciso centro al Cucho Hernández, que fusiló cruzando con la derecha. Nada pudo hacer Luca Zidane. Ni el mismísimo Jan Oblak hubiese salvado semejante disparo. La aportación del '19' está siendo decisiva para mantener con vida al conjunto altoaragonés, interviniendo en siete de los últimos diez goles del cuadro oscense (cinco tantos y dos asistencias), que sólo tardó unos segundos más en marcar en el Bernabéu de los que necesitó para hacerlo en el Camp Nou, también con el sello del Cucho, en aquel partido de la tercera jornada que terminaría luego con goleada local.

'In extremis'

Le tocaba arremangarse al Madrid, con un mediocampo plagado de jugadores pintones y la fe infinita de Odriozola. El guipuzcoano le puso el cuero en boca de gol a Benzema, pero el '9' marró el remate. Tuvo otra pintiparada a pase de Brahim que sacó en primera instancia Santamaría, pero el esférico llegó de nuevo al trescuartista, que tocó lo suficiente para que Isco sólo tuviese que empujarla. De malagueño a malagueño. Quién le iba a decir al ex del Manchester City cuando oficiaba de recogepelotas en La Rosaleda que un día estaría en el coso blanco asistiendo al futbolista al que soñaba con emular.

Al más joven de los dos talentos malacitanos se le vio atrevido y con ganas de agradar, aunque también dejó muestras de su inocencia al regalar un balón al Huesca que obligó a Marcos Llorente a multiplicarse para sofocar el incendio. Se fue entre los aplausos del respetable cuando Zidane dio entrada a Lucas Vázquez, uno de los preferidos del marsellés en su anterior etapa y que volvió superada ya la lesión que sufrió ante el Ajax. Al ya consolidado le daba aire saber que estaba el madrileño para guardarle la espalda. Llevaba sin jugar el mediocentro desde la ida de semifinales de Copa, pero su despliegue físico es siempre imponente.

No gustaba lo visto al Bernabéu, que mostró su disconformidad en varios tramos y pitó a Bale tras una falta que el galés mandó a las nubes. La parroquia bajó hace tiempo el dedo con el '11', que pasó inadvertido hasta que soltó un centro magistral que Benzema puso con la cabeza en el segundo palo para que Ceballos rubricase el 2-1. Son las cosas del 'Expreso de Cardiff', que tan pronto se enchufa como se desenchufa. Desaprovechó poco después Bale una oportunidad inmejorable de sentenciar el choque con un remate a bocajarro con la zurda que, inexplicablemente, envió alto. Y careció de la suficiente viveza para abortar el cabezazo de Etxeita que devolvió las tablas al marcador.

Acudió entonces Zidane a Mariano en el tramo final en pos de la victoria, aun a costa de sacrificar a Marcos Llorente y retrasar a Caballos al puesto de pivote. Y terminó encontrando el gol de Benzema para celebrar su medio centenar de partidos en el Santiago Bernabéu. Muchos de ellos sufridos y alguno que otro, como el de este sábado, salvado 'in extremis'.