Jornada 6

Marcelo revive su pesadilla nueve años después

Marcelo, en una acción del partido. /Marcelo Del Pozo (Reuters)
Marcelo, en una acción del partido. / Marcelo Del Pozo (Reuters)

El brasileño volvió a sufrir en defensa con los ataques de Navas y terminó teniendo que abandonar el campo lesionado

JACOBO CASTROMADRID

Sensación de 'déjà vu'. El 4 de Octubre de 2009, el Real Madrid visitaba el Sánchez Pizjuán. Era la temporada del regreso de Florentino Pérez a la preseidencia y el del estadio de Nervión era el primer duelo contra un rival importante que tenía el equipo blanco ese curso. El partido resultó ser un desastre para los blancos, que cayeron por 2-1, dejando muy señalado a un jugador: Marcelo. El brasileño mostró sus carencias como lateral izquierdo en un encuentro en el que Jesús Navas le destrozó, llegando a anotar uno de los goles y firmando una actuación memorable. Casi nueve años después, el '12' blanco revivió su peor pesadilla.

Otra vez el mismo estadio, de nuevo el mismo rival y otra vez la misma pesadilla: Navas. Desde el inicio de partido el sevillano demostró ir a una velocidad superior que la de Marcelo. Sin embargo, fue el minuto 16, ese en el que se recuerda a Antonio Puerta, el que devolvió al lateral del Madrid nueve años atrás. Una pared dejó a Navas corriendo a la espalda del brasileño con el balón en los pies, que simplemente pudo mirarle volar. Sólo en la banda, el capitán del Sevilla cedió el balón para que André Silva hiciese el primero. No fue lo peor que le iba a pasar a Marcelo en el Pizjuán. En el segundo gol, una arrancada del palaciego dejó practicamente clavado al lateral del Madrid, que tuvo que observar como Silva hacía el segundo.

A la media hora de juego el huracán Navas cesó, pero Marcelo ya no estaba mentalmente en el campo. En el tercer gol sevillista fue incapaz de ganar un duelo por alto con Franco Vázquez, que acabó asistiendo a Ben Yedder. Su partido parecía no poder ir a peor. Parecía. En la segunda parte, tras seguir sufriendo en defensa y no aparecer mucho en ataque, acabó lesionandose. Con los tres cambios hechos, Marcelo insistió en seguir. Finalmente, tras decirle a Asensio que le hiciese la cobertura defensiva, tuvo que acabar abandonando el encuentro, dejando a su equipo con diez y poniendo en vilo a Lopetegui, que sólo cuenta con Reguilón como lateral izquierdo suplente, de cara al derbi del sábado o al multiusos Nacho. Nueve años después, el brasileño descubrió que aquella noche en el Pizjuán, que le señaló como lateral, podía empeorar. Mucha culpa de ello tuvo el entrenador del Sevilla.

Ya la pasada temporada, cuando Machín entrenaba al Girona, el actual entrenador del Sevilla detectó que la debilidad del Real Madrid estaba en el lado defendido por Marcelo. En la victoria del equipo catalán en Montilivi ante los blancos, fueron claves los ataques por su banda derecha. Es uno de los muchos entrenadores que han encontrado la debilidad del equipo blanco en ese flanco izquierdo. Marcelo da mucho en ataque, pero parte de la afición del Real Madrid empieza a cuestionar si las lagunas defensivas del brasileño, que ya estuvo poco acertado en Tallín durante la Supercopa europea, compensan sus aportaciones ofensivos. Un debate que se intensifica cuando Marcelo, como en la actualidad, se encuentra lejos de su mejor estado de forma.

Contenido Patrocinado

Fotos