Jornada 21

La maquinaria azulgrana no falla en Liga

Semedo y Messi doblegaron con sus goles al Girona en lo que es la octava victoria seguida del Barcelona en la competición

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

No baja el pistón el Barça en Liga que sigue sin dar mar margen de error a sus inmediatos perseguidores. Con el triunfo ante el Girona son ya ocho jornadas seguidas venciendo en un campeonato donde ha encontrado una regularidad total. No fue sencillo doblegar al rival pese al resultado final y sólo con uno más y el brasileño Arthur en el campo (se lo debe hacer mirar Ernesto Valverde) el Barça dominó y creó ocasiones tan claras que merecieron un marcador más abultado.

Sea como fuere, el Barça no falla y la distancia se mantiene en cinco puntos con el Atlético de Madrid, pero también es cierto que el Girona ha logrado conseguir que ninguno de sus partidos ante el cuadro culé sean cómodos para éste. Al menos, desde que Eusebio está en el banco de Montilivi. Venían las dos escuadras de perder en sus partidos de Copa ante el Real Madrid y el Sevilla, respectivamente, pero nada reservaron ni el de La Seca ni Ernesto Valverde, que sacó en el duelo regional lo más parecido al once de gala que ahora tiene, exceptuando la ausencia de Arthur.

 el Barça logró llegar a la portería de Bono con fluidez en el primer cuarto de hora, un tramo del partido en el que no sólo logró el primer gol tras un rechace que pescó Semedo en el área para marcar su primera diana como culé, sino que pudo poner tierra de por medio con una ocasión de las claras para Coutinho, que no acertó a superar al internacional marroquí. Bono sacaba el disparo del brasileño dejando vivos a los suyos.

0 Girona

Bono, Pedro Porro, Alcalá, Bernardo, Juanpe, Valery, Aleix García (Douglas Luiz, min. 70), Pere Pons, Granell (Paik, min. 86), Portu (Lozano, min. 80) y Stuani.

2 Barcelona

Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet (Vermaelen, min. 77), Jordi Alba; Sergio Busquets (Sergi Roberto, min. 82), Rakitic, Vidal (Arthur, min. 58), Coutinho, Messi y Luis Suárez.

goles
0-1. min. 9. Semedo. 0-2. min. 68. Messi.
árbitro
González Fuertes (asturiano). Expulsó a Bernardo (min. 51, doble amarilla). Amonestó a Lenglet, Arturo Vidal, Busquets, Bono, Juanpe, Stuani.
incidencias
Estadio de Montilivi. 14.006 espectadores.

Sin duda, sirvió esta intervención como acicate para el Girona, que acarició el empate con las ocasiones más claras del choque. Ter Stegen y Piqué serían protagonistas ante Stuani y Pere Pons para evitar las tablas. Tras sacarle el meta alemán el disparo al uruguayo, el central catalán evitaba sobre la línea el gol del centrocampista local.

Más información

Se marchaba el Barça al vestuario con el susto en el cuerpo, sabedor que el duelo no estaba atado ni mucho menos, y la vuelta al césped refrendaría las preocupaciones de los pupilos de Valverde. Stuani, máximo artillero del Girona, seguiría buscando con ahínco la meta de Ter Stegen, pero el portero alemán sacaba una y otra vez todas las que tenía el charrúa.

El Girona había decidido ir a tumba abierta a por un mejor resultado e incluso, tras la expulsión, fue más activo que el rival. La doble amarilla a Bernardo no menguó los ánimos de remontada de los pupilos de Eusebio, que se chocaban una y otra vez con el cancerbero teutón del Barça.

Había perdido por completo el control del juego el líder, con lo que Valverde se vio obligado a sacar al terreno de juego a lo más parecido que tiene a un metrónomo. Salía Arthur en el lugar de Vidal para mantener el balón y evitar que el Girona, con uno menos, siguiera en la línea atacante que venía mostrando.

Los condicionantes surtieron efecto porque con uno menos el Girona corría más, pero llegaba tarde a las jugadas. Y con las mismas, el Barça tocaba más y mejor. Con algo de espacios, el camino se allanó para lograr los tres puntos. El hueco lo encontró Luis Suárez para dejar a Jordi Alba solo que, tras una galopada, se asoció con quien mejor sabe. Messi, impertérrito, levantaba el balón sutilmente ante Bono para colocar el 0-2 y dejar el partido visto para sentencia.

Sobre todo porque al Girona no le daban ya las piernas y las ocasiones caían sólo del lado azulgrana. De hecho, Bono volvería a hacerse grande en los minutos finales ante Messi, Coutinho y Luis Suárez para evitar el tercero. Ante todos ellos, de una forma u otra, evitaría una goleada mayor. Espectacular el meta marroquí pese a los dos goles encajados.

 

Fotos