Jornada 5

El Atlético se lleva los tres puntos de costumbre del Coliseum

Thomas Lemar celebra el segundo gol del Atlético. / Reuters

Con un gol de Lemar y otro en propia de David Soria que fabricó el francés, los rojiblancos prolongan su racha imperial frente al Getafe en un partido gris

MIGUEL OLMEDAMadrid

Ganar en el Coliseum Alfonso Pérez se ha convertido ya en una tradición para el Atlético de Madrid y, respetuosos como son los muchachos de Simeone, cumplieron con la historia en su visita a Getafe: ya suman cuatro triunfos seguidos al sur de la capital y nueve en el cómputo global de derbis. Aunque sólo fuera por cumplir también atajó Oblak la más clara de Ángel en la segunda parte, una volea que habría supuesto el primer gol azulón a los rojiblancos en toda la era 'cholista'.

Con firme propósito saltaron al Coliseum los atléticos, sin Godín en defensa pero con Rodri y Lemar acompañando a Koke y Saúl en el eje. El cuarteto invitaba al dominio, acentuado por el rechazo azulón a la pelota en los compases iniciales. El Atlético manejaba la pelota con posesiones largas y mordía en campo rival la salida del Getafe, que por su parte buscaba sin mucho éxito las transiciones rápidas hacia Ángel y Jorge Molina.

0 Getafe

Soria, Damián, Bruno, Cabrera, Antunes, Portillo, Djené (Cristóforo, min. 78), Arambarri, Amath (Iván Alejo, min. 63), Ángel y Jorge Molina (Guardiola, min. 70).

2 Atlético de Madrid

Oblak, Juanfran, Giménez, Lucas, Filipe (Godín, min. 71), Lemar (Correa, min. 79), Rodri (Thomas, min. 57), Saúl, Koke, Griezmann y Costa.

GOLES
0-1: min. 14, Soria (p.p.). 0-2: min. 60, Lemar.
ÁRBITRO
Sánchez Martínez (Murcia). Amonestó a Damián Suárez del Getafe y a Saúl y Juanfran del Atlético, y expulsó a Iván Alejo, del conjunto azulón, con roja directa (min. 67).
INCIDENCIAS
Partido de la quinta jornada de Liga disputado en el Coliseum Alfonso Pérez ante 12.756 espectadores.

Simeone recogió los frutos de la presión casi cumplido el primer cuarto de hora de juego. Costa metió la pierna, Griezmann cedió para Lemar y el francés conectó el latigazo desde casi 30 metros, con la fortuna de que David Soria introdujo el balón en su propia portería con la espalda, larguero mediante.

El gol, más que allanar el camino del Atlético, le hizo dar un paso atrás y ceder el balón al Getafe. Viene siendo habitual desde hace tiempo ese cambio de chip en el conjunto rojiblanco cuando se adelanta en el marcador, con peores resultados de los que desearía el Cholo. Por eso el técnico argentino, tras un remate peligroso de Damián que repelió Giménez, reordenó a su equipo en un 4-3-3, y así se fue al descanso.

Del entreacto salió un Atlético más operante en campo azulón, que intentó duplicar su ventaja con un disparo alto de Griezmann y una internada de Diego Costa tras una buena presión de Juanfran. En todo caso, el Gefate siguió descolgándose con malicia, principalmente gracias a los movimientos de Ángel, un incordio constante para la defensa. De una de sus caídas a la izquierda nació un pase de la muerte a Jorge Molina, que se topó con Giménez en su intento de embocarla con el tacón.

Golazo de Lemar

Thomas Lemar todavía anda con el cartel de los 70 millones que costó colgado del cuello. Cada partido se le mira con lupa, pero siendo justos, y teniendo en cuenta el siempre complicado periodo de adaptación al 'método Simeone', el francés ofrece detalles de talento. En la mejor jugada del Atlético en el Coliseum, cortó el área azulona con un desmarque ante la mirada de Koke, que le puso el balón al espacio. Con la ayuda de Bruno superó la salida de Soria y a puerta vacía, aunque con poco ángulo, marcó el 0-2. Un gol, su primero con la rojiblanca, que le vendrá de perlas para coger confianza.

Acto seguido Oblak evitó que Ángel acortara distancias de volea, y un par de minutos después Iván Alejo finiquitó el encuentro. El extremo, que acababa de sustituir a Amath, le dejó su huella en el gemelo a Koke y vio la cartulina roja. Con 25 minutos por delante fue la puntilla para le Getafe y prácticamente el paseíllo para el Atlético, que aún pudo gozarse una goleada que no había merecido. Sólo David Soria, con intervenciones ante Costa y Griezmann en sendos mano a mano, evitó un festín mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos