Mercado de fichajes

Cristiano cambia el Real Madrid por la Juventus

Cristiano Ronaldo. /
Cristiano Ronaldo.

El club de Chamartín se pliega al deseo del luso de jugar en la 'Veccha Signora', que pagará 100 millones a los blancos más doce por derechos de formación y otros conceptos, y renuncia al futbolista que ha marcado una de las épocas más gloriosas de la entidad

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Cristiano Ronaldo deja el Real Madrid. Nueve años después de su fastuoso aterrizaje en Chamartín, el máximo goleador en la historia del club más laureado del mundo, el atacante que devolvió a la escuadra de Chamartín el reinado continental con la conquista de cuatro Ligas de Campeones en el último lustro, el heredero de Alfredo Di Stéfano como santo y seña del madridismo abandona el Santiago Bernabéu para vestir la casaca de la Juventus. La entidad italiana confirmó que abonará 100 millones de euros, el diez por ciento de lo estipulado en su cláusula de rescisión, además de desembolsar otros doce por derechos de formación -que se repartirán el Nacional de Madeira, el Sporting de Portugal y el Manchester United- y otros gastos para incorporar a un futbolista que va camino de los 34 años pero que mantiene incólume su devastador olfato goleador, que le llevó a firmar 44 tantos en otros tantos partidos el pasado curso y que finiquita su trayectoria como merengue con 451 dianas en 438 choques, a razón de 1,029 por duelo.

Firmará Cristiano por cuatro temporadas, en cada una de las cuales cobrará alrededor de 30 millones de euros, para convertirse en el gran reclamo de una Serie A que ambiciona recuperar con su llegada parte del esplendor perdido y donde será, de lejos, el mejor pagado del campeonato.

«Para el Real Madrid Cristiano Ronaldo será siempre uno de sus grandes símbolos y una referencia única para las próximas generaciones», señaló el Real Madrid en el comunicado con el que, pasadas las 17:30 horas, daba cuenta del acuerdo alcanzado con la Juventus para el adiós del mito. Una nota en la que la entidad de Chamartín quiso dejar claro que la operación se ejecutaba «atendiendo a la voluntad y petición expresadas» por el futbolista. Esa era una de las demandas innegociables para Florentino Pérez para dejarle partir, que la afición merengue tuviese claro que el club no hacía sino aceptar el deseo del jugador por respeto a los inconmensurables servicios prestados. «Más allá de los títulos conquistados, de los trofeos conseguidos y de los triunfos alcanzados en los terrenos de juego durante estos 9 años, Cristiano Ronaldo ha sido un ejemplo de entrega, de trabajo, de responsabilidad, de talento y de superación», agregaba la entidad.

Cumplirá el crack de Madeira su deseo de pisar como local el Juventus Stadium para convertirse en el ídolo de una afición que ya le rindió pleitesía en la ida de cuartos de final de la pasada edición de la Liga de Campeones, cuando se elevó para batir de chilena a Gianluigi Buffon. Ahí llegó el flechazo definitivo para un astro que venía rumiando su despedida del Real Madrid desde tiempo atrás. A medida que se enamoraba de la Juventus, Cristiano Ronaldo metabolizaba su decisión de consumar el divorcio con la 'casa blanca', herido su orgullo al sentirse infravalorado por Florentino Pérez, que no se plegó a sus deseos de darle un suculento incremento salarial que le equiparase con Neymar y con Messi.

Ruptura

La relación entre el mandatario y su gran estrella nunca fue fluida y se truncó definitivamente este verano. Decepcionado al ver que no llegaba el aumento de sueldo prometido tras la consecución de la 'duodécima' en Cardiff, Cristiano Ronaldo llevó el pulso al límite en el Olímpico de Kiev. Segundos después de que Sergio Ramos alzase la 'decimotercera' en la capital ucraniana, el portugués reventó la fiesta dejando entrever que había sido su último servicio. Sus declaraciones pillaron con la guardia baja a Florentino Pérez, que tras elevar su ficha a algo más de 23 millones de euros netos anuales en la renovación que rubricaron en noviembre de 2016 y que vinculaba a ambas partes hasta 2021, llevaba meses tratando de contemporizar al luso y que confiaba en que su enfado no fuese sino otra pataleta más, parte de la estrategia de su agente, Jorge Mendes, para ver satisfechas las pretensiones de su representado, que además de monetizar su valía en términos comparativos con Messi y Neymar, libraba un pulso con Hacienda.

Más información

Pero Cristiano Ronaldo no iba de farol en esta ocasión. El Real Madrid invitó a Mendes a traerle una oferta. La condición era que ésta no fuese inferior a 100 millones de euros. Y el poderoso agente encontró comprador. La Juventus, que había vuelto a claudicar por segunda campaña consecutiva ante la insaciable voracidad de Cristiano Ronaldo, asumió la máxima que reza que si no puedes vencer a tu enemigo, lo mejor es unirte a él. La 'Vecchia Signora' se topó con un amante despechado e inició el cortejo. Cristiano, que en Kiev se quejó de la falta de cariño hacia su figura en la planta noble del Santiago Bernabéu, recibió con alborozo los piropos procedentes de la entidad 'bianconera', a la que ya había puesto ojitos tras aquel 0-3 en el Juventus Stadium. «La Juve siempre fue un club que me gustó desde niño», reveló en un vídeo con el que dio las gracias a sus hinchas por el reverencial respecto con que acogieron su espectacular chilena.

Maremoto

Tres meses después, Cristiano Ronaldo abre «un nuevo ciclo», como él mismo se encargó de enfatizar en la carta con la que se despidió del madridismo. «Ha llegado el momento de abrir una nueva etapa en mi vida y por eso he pedido al club que acepte traspasarme. Lo siento así y pido a todos, y muy especialmente a nuestros seguidores, que por favor me comprendan».

El '7' deja atrás «nueve años absolutamente maravillosos» y «únicos» en los que contribuyó como nadie a que el Real Madrid añadiese a sus vitrinas 16 títulos, incluyendo cuatro Ligas de Campeones, dos Ligas, dos Copas del Rey, tres Supercopas de Europa, dos Supercopas de España y tres Mundialitos. Trofeos que le encumbraron como uno de los mejores futbolistas de la historia, detentador de cinco Balones de Oro, cuatro de ellos conquistados mientras militaba en el Real Madrid. Un club al que podrá enfrentarse el próximo 5 de agosto, cuando la Juventus se medirá a la escuadra merengue en la International Champions Cup.

Cristiano, que remarcó en su carta de despedida que el Real Madrid «ha conquistado» su «corazón» y el de su familia, por lo que da unas «gracias infinitas», asegura que sentirá la camiseta, el escudo y el Santiago Bernabéu como algo suyo esté donde esté.

Su marcha cierra una etapa dorada del Real Madrid, que tendrá que buscar ahora en el mercado un sustituto con el que taponar el inmenso hueco que deja el delantero. El brasileño Neymar, el inglés Harry Kane, el belga Eden Hazard y el francés Kylian Mbappé son los objetos de deseo de un club que agitará el mercado las próximas semanas para ilusionar a una afición desencantada por la espantada de su leyenda poco más de un mes después de quedarse también huérfana del técnico que amasó tres Champions consecutivas, Zinedine Zidane.

 

Fotos